Gerardo Romano presenta su obra teatral “Un judío común y corriente” el próximo viernes 29 de noviembre a partir de las 20.30 hs. en el teatro Roma de Avellaneda. En diálogo con el equipo de #NoNosQuedaOtra en AM 740 Radio Rebelde, revela las claves de la puesta de una obra que se vuelve clásica; la opresión hacia los sujetos y las sociedades en el Holocausto y el terrorismo de Estado en la Argentina; expectativas respecto de Alberto Fernández, y reflexiones sobre la coyuntura neoliberal latinoamericana.

Escuchá a entrevista completa:  

                                   

Un judío común y corriente

“La repercusión de la obra tiene que ver con lo que la obra plantea, el judaísmo post Holocausto nazi. Pareciera que el Holocausto nazi fue algo muy ajeno para los argentinos; el 9 de noviembre pasado se cumplió el 81avo aniversario del Holocausto. Pareciera que es algo que nos es ajeno, porque Alemania está allá en los mares, hablan con consonantes; sin embargo, con el advenimiento de la democracia el Holocausto nazi se resignifica, se convierte en modelo de identificación de nuestra propia tragedia que fue el terrorismo de Estado. El terrorismo de Estado fue algo que ocurrió en Argentina del ’76 hasta el ’83 de la mano de un ministro de economía que trataba de imponer el neoliberalismo. Entonces, la vigencia la va dando la propia dinámica y la curva de la Historia porque, hoy, Chile; Bolivia; Colombia; Venezuela, y Ecuador nos están hablando. Acá nos salvamos porque ya la tuvimos en 2001”.

“Lo que se propone la derecha y la oligarquía es el planteo de una sociedad exclusiva: un planteo geopolítico que es ajeno a los intereses verdaderos de la democracia de los argentinos”

“A Barreda cuando mató a su familia lo trataron como a un héroe, cuando Hitler invadió Austria la iglesia apostólica romana católica austriaca embanderó las catedrales con la esvástica. El fenómeno del totalitarismo que sería el alejamiento de la conducta republicana y el no respeto de las garantías que establece una Constitución es una circunstancia que puede aparecer en cualquier momento de la Historia. Si no hubiera sido Hitler, hubiera sido otro señor con otro apellido”.

La Alemania nazi y las circunstancias argentinas

Se dan las circunstancias históricas: alta inflación, lo que ocurre en Argentina hoy; instalación del enemigo interno, en el caso de la Alemania nazi eran los judíos y en el caso de Argentina pueden ser los pobres, los negros, los collas, los piqueteros, los k, los excluídos: entonces, la propuesta del modelo a la clase media aspiracional, que aspira a ser rico, es solucionar el problema de los pobres eliminando a los pobres, como una partida contable, no hay discusión. Chile es el ‘mejor alumno del mundo del Fondo Monetario Internacional’ y tiene 3 % de inflación anual -lo que nosotros tenemos en la mitad de un mes-. Sin ninguna duda el modelo neoliberal productivista chileno es el mejor, las variables de macroeconomía dan perfecto, pero ahí tenes a Chile: dejo a 200 personas ciegas, mató a 30 personas, y no pueden con un gobierno constitucional y democrático sofocar el estado insurreccional generado por años de injusticia y de inequidad”.

Alberto Fernández

“Yo creo que nos salvamos de la matanza porque apareció un tipo providencial con una jugada providencial como uno puede esperar de la capacidad estratégica de Cristina Fernández. Imagínate si ya le están pegando a Alberto Fernández que aún no asumió, imaginate a Cristina. Apareció un hombre que tiene la capacidad, la experiencia, y el conocimiento de haber hecho un curso intensivo de ejercicio de la política y de la gestión del Ejecutivo como jefe de Gabinete con un gobierno reformista como fue el gobierno de Néstor Kirchner. Recalco reformista, porque si es administrativo, ¿qué vas a aprender? ¿Quién podría compararse con Fernández desde la potencialidad de virtudes que pudiera tener un gobernante?”