El equipo de #NoNosQuedaOtra AM 740 Radio Rebelde en diálogo con Daniel “Tano” Catalano, Secretario General de ATE capital y Secretario Adjunto de la CTA, desde Bolivia, sobre el viaje de la comitiva de apoyo al pueblo boliviano ante el golpe de Estado que sufrió y la represión en las calles. Los abusos, aprietes por parte de la policía, y amenazas que recibieron desde gobierno ilegítimo de Bolivia; la búsqueda de testimonios y la decisión de poner el cuerpo ante la crisis política que se vive en el país hermano.

Escuchá la entrevista completa: 

                                     

Daniel Catalano.

La llegada

“Cuando llegamos a Santa Cruz un inspector nos separó y después nos dividió en tres grupos y hubo una etapa de interrogación. Nosotros tratamos de lidiar un poco con la situación que era muy tensa; todos teníamos en mano la certificación pero no les alcanzaba. Se generó una situación de tensión y abuso con quienes estábamos ahí. La decisión fue la de no reaccionar. Pensábamos que lo importante era llegar y dar testimonios. Hay más de cien compañeros y compañeras bolivianas que están frente a veinte abogados para dar testimonios de situaciones familiares y personales. Todos fueron victimas de balazos de goma, otros de acero y otros asesinados; la forma de asesinato en un marco represivo. Estamos en esa meta de levantar testimonios”.

Comitiva que se encuentra en Bolivia.

Intento de ayuda al pueblo boliviano y amenazas

“Nosotros no estamos acá para interrumpir un marco de negociación para que haya elecciones. Lo que hay hoy es una imposición por parte de quienes ejecutaron el golpe de Estado y el único camino posible a la normalización de un Estado de derecho es a través de las elecciones, por lo que entiendo el Movimiento al Socialismo (MAS) está haciendo todos los gestos institucionales posibles para que cese esta barbaridad, pero nuestro rol acá no es ese, nuestro rol acá es levantar testimonios para poder sacar de Bolivia lo que está sucediendo. Ustedes saben que han golpeado a los argentinos, los han hostigado, y les han roto las cámaras”.

“Hay un enojo por parte de la derecha boliviana porque Argentina tuvo un rol muy dinámico en cuanto al golpe de Estado”

“Nosotros entendemos que tenemos que ser facilitadores ahora para abrazar al pueblo que fue reprimido y hay que esperar. No sabemos cómo va a seguir esto ni cómo va a terminar, pero esperamos que estos testimonios que vamos a aportar a la Corte Internacional ayuden a que haya un marco de justicia

En La Paz hoy recibimos una amenaza directa por parte del gobierno boliviano tratándonos de ser sediciosos y terroristas, diciendo que íbamos a tener mano dura ante cualquier acción que hagamos. Es una barbaridad amenazar a un grupo de Derechos Humanos que está levantando testimonios. En La paz todas las casas tienen un whipala, acá la gente está con Evo y la preocupación que hay es enorme. El sindicalismo se tiene que volver a reconcentrar, porque hubo una parte que no tuvo una posición muy fuerte frente al golpe. El daño que se ha generado fue muy grande porque había un tejido social, cultural, y político que en pocos días lo destrozaron a fuerza de balazos. Es difícil. Nosotros tenemos que acompañar”.