Escribe: Martina Larumbe

Desde el día viernes a las 18hs hasta ayer, también a las 18hs, la Asociación Madres de Plaza de Mayo marchó sin parar alrededor de la pirámide de Mayo de la Plaza de Mayo bajo la consigna “El amor venció al odio”. Se trató de la 31º Marcha de la Resistencia, la cual comenzó en 1981 para exigir justicia por sus hijes al gobierno dictatorial, y cesó en 2006, ya que las Madres entendieron que “el enemigo ya no estaba en la Casa Rosada”, en reconocimiento de las políticas de derechos humanos del gobierno de Néstor Kirchner.

En 2015 en nuestro país asumió el gobierno de Cambiemos con Mauricio Macri de presidente, y nos retrotrajo a la teoría de los dos demonios y al negacionismo sobre nuestres desaparecides. Es en este contexto en el cual las Madres definen retomar esta histórica marcha de lucha y resistencia, y lo hacen hasta 2019, considerando que la de ayer fue la última Marcha de la Resistencia, porque el enemigo ya no estará en la Casa Rosada.

Madres de Plaza de Mayo Marcha de la Resistencia
Acto de cierre de la 31va Marcha de la Resistencia

Luego de las veinticuatro horas de marcha, que sostuvieron organizaciones políticas, sociales, sindicales, culturales y estudiantiles, se realizó un acto de cierre, en el cual hablaron Ariel Basteiro, ex embajador argentino en Bolivia; Sergio Palazzo, secretario general de La Bancaria y Hebe de Bonafini, Presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo.

“Hemos ganado una pequeña batalla, no hemos ganado la guerra. Porque el cuarenta y tanto por ciento se quedan acá para jodernos. La responsabilidad es trabajar sin pedir nada y poner todo para la patria como hicieron nuestros hijos. Lealtad y solidaridad, sobre todo solidaridad en un momento como este. Ellos daban la mitad de su sueldo a la militancia”, sentenció Hebe, quien hizo mucho énfasis en los tiempos que se vienen para el país y en el rol de la militancia de acompañarlos.

“Todos los militares no son iguales. Tenemos que entenderlo porque sino vamos a terminar como Chile y como Bolivia. No perdamos tiempo en los juicios a los militares que ya están perimidos. Entre un milico preso y un chico que coma elijo un chico que coma”.

bandera madres de plaza de mayo resistencia
Bandera de las Madres alrededor de la pirámide.

“Nuestros hijos nos hicieron entender el valor de la vida, porque dedicaron toda su vida a la mllitancia. Ellos no es que se querían morir, los mataron los milicos asesinos, que los hubo y sigue habiendo. (…) Amamos la palabra revolución. No es una mala palabra, es una hermosa palabra que tenemos que usar más seguido. Esta marcha, que es la última, es revolucionaria y siempre fue revolucionaria“.

“Nos equivocamos mucho en estos cuatro años. Cada vez que cerraba una fábrica iban diez, quince como mucho. Ahora, si iba alguien como Axel, con todo lo que lo quiero a Axel, pero si iba él ahí sí iban todos. Si hubiéramos ido a todas las fabricas no las hubieran cerrado”.

“Tenemos que cuidar los medios de comunicación. Es mentira eso de que tienen que ser independientes. Hasta ahora fueron de ellos y ahora tienen que ser nuestros. Y no para hablar mal de ellos. Nosotros somos felices de lo que hacemos y tenemos que hablar de eso”.

“Las madres tenemos un espíritu de alegría siempre. A pesar de todo lo que nos pasó. Estamos orgullosas y contentas de los hijos que parimos, y de todo lo que nos enseñaron”.

“Por favor jóvenes pongan el cuerpo sin pedir nada, ningún cargo. Las Madres no somos un organismo de derechos humanos, somos una organización política que defendemos la vida. La defendemos con nuestra vida, porque somos abuelas de 90 años que ponemos el cuerpo. Porque todavía podemos, todavía cantamos, todavía decimos, todavía peleamos. Como a todos les pido pónganse al servicio del líder o del referente político que a ustedes les guste, ayúdenlo sin pedir nada. Arréglense con su trabajito. Porque hay miles de pibes que no tienen nada, ni comida, ni cama, ni nada. Pensemos en los jubilados que han muerto y en la gente de la calle”.

“Ustedes compañeros no son el presente ni son el futuro. Son la reserva moral de esta patria que los necesita. ¡Viva la patria!”

Así culminó la marcha, bajo las consignas “El amor venció al odio” y “Macri Chau”, y las canciones de festejo y reivindicación. Con mucha esperanza hacia el gobierno de Alberto Fernández y Cristina Fernández, preocupación por les que peor la están pasando, y un mensaje claro a la militancia: poner el cuerpo sin pedir nada a cambio, porque la Patria lo demanda.