Diego Rossi, asesor en políticas de comunicación del bloque FpV-PJ en Diputados y docente UBA-UNDAV en Políticas de Comunicación y de Gestión Pública, en comunicación con el equipo de #NoNosQuedaOtra AM 740 Radio Rebelde, sobre los cuatro años de macrismo en políticas de comunicación; la postura de Alberto Fernández frente a la Ley de Medios; el rol de ENACOM; y los actores que se espera entren en juego en la nueva gestión de gobierno que asumirá en diciembre.

Escuchá la entrevista completa: 

                                     

Diego Rossi.

La política comunicacional del macrismo

“Han sido fronterizos con la legalidad y la legitimidad. La primer frontera fue un decreto de diciembre de 2015 que, a contramano de lo que decía la ley de medios, le daba amplia discrecionalidad al presidente para nombrar y remover a los representantes en el ENACOM, el ente que regula no solo lo audiovisual sino también a las empresas telefónicas y a las telecomunicaciones. Entonces de ahí para adelante lo que han hecho en la comisión bicameral en los cuatro años fue no convocarla; en realidad la convocaron en 2016 y en ese momento designaron a los tres miembros por las tres minorías. No patalearon mucho estos tres contra las políticas gubernamentales. Cuando venció el mandato de Cynthia Ottaviano en la Defensoría del Público, ahí sí que entró en acefalía el organismo y se nombró gente o se firmaron actas para mantener en stand by la situación hasta el punto que, el asesor del actual presidente de la Bicameral, el señor Costa, un asesor de él que no tenía experiencia en la materia lo puso de interventor y así estamos. Estamos con alguien que va a trascender el gobierno de Cambiemos, que nombró cinco o seis asesores propios, y se va a quedar ahí”.

Radio y televisión

“Hay un señor que se llama Pereira y otro señor que se llama Laferriere, son estos radicales ubicuos, o que formaron parte de una alianza que perdió en las elecciones actuales y hay un par de cargos que sí están vencidos de representantes pero que, la verdad, yo estoy de acuerdo con la mirada que dice que si hay un nuevo cambio de gobierno no se puede estar poniendo cualquier gente en cualquier lado”.

“los representantes de enacom, A LOS que todavía no se les venció el mandato, tienen mandato hasta el año que viene, ASÍ QUE no se entiende por qué un diputado y un senador que se va la semana que viene, que ya se despidió de sus compañeros, tenga que abrochar esto”.

“Van a ser importantes los nombres que estén al frente de Telam, de ARSAT, de la Secretaría de Medios, del ENACOM, del Ministerio de Cultura… Son todos organismos que deciden políticas en un país que es muy presidencialista, así que más allá que estemos en el Congreso, a veces, las señales que de la composición del gabinete o de los colaboradores del presidente van a marcar mucho lo que vaya a pasar”.

Ley de medios: Alberto Fernández

“No concuerdo con todo lo que piensa Alberto Fernández sobre la comunicación, sí que de alguna manera quiso dar vuelta una pagina, quiso salir de ciertos preconceptos; ahora, hay cuestiones mas densas: la ley de medios tiene que estar y tiene que actualizarse, pero también tenemos la relación con las telefónicas, recordemos que Alberto Fernández en España se juntó con gente de Telefónica, en México se junto con el dueño de Claro, tuvo reuniones con la gente de Personal y Cablevisión: por eso creo que el paso a paso va a incorporar por un lado cierto equilibrio de relaciones con los grandotes y un reconocimiento relativo a otros sujetos de la comunicación. Yo creo que ahí no hay que esperar todo del Estado, hay que entender que él tiene que presionar al tercer sector: es importante las sociedades que brindan conectividad en las provincias, que en la mayoría son públicas, con lo cual me parece que sí habrá más aire para los posicionamientos y los debates. Tampoco esperemos una vuelta de tortilla al estilo setentista”.

“El Estado va a tener un protagonismo en términos de coordinador, no como Macri que va a aceptar los papeles que traigan para firmar como hizo con la fusión de Clarín y Telecom. De todas maneras que el Estado coordine y admita un debate, no implica que tome una postura de fuerza”

“En primer lugar no inclinar tanto la cancha a favor del grupo Clarín sería importante; luego hay otras movidas que no son argentinas, son regionales. Telefónica está vendiendo activos en Latinoamérica y en otras partes del mundo, por lo cual, también hay que acostumbrarse a que el criterio clásico de soberanía está restringido por movimientos re polentas que incluye a Google y a Facebook. Hay países como Perú que para llevar Internet a los lugares que no tienen hay una línea entre Facebook, Google y Telefónica: y el Estado queda pintado. Entonces, ¿qué me parece que puede suceder? Yo no creo que Alberto Fernández vaya a tomar una postura de fuerza con respecto a Telefónica pero sí alertó que sería bueno que funcione la defensa de la competencia: que es como si fuera un arquero que ataja penales. Se tiene que enhebrar una política con defensa de la competencia y con otras políticas muchas más fuertes que sería la regulación y el fomento

Alberto Fernández y Carlos Slim.

“Hoy, como quedó el país, hasta Clarín perdió. Tenemos un país quebrado en términos de la inversión en dólares con lo cual somos considerados un mercado más deprimido, aunque tengamos potencialidades. Entonces quien traiga dinero será gente de afuera. Cuando se arme un diseño para las nuevas autopistas de la nueva generación no vamos a pensar en las tres redes de la telefonía móvil que son las que están alimentando el mercado audiovisual y de telecomunicaciones, sino que probablemente haya que pensar en una infraestructura compartida. Entonces, el negocio va a seguir siendo concentrado, lo que digo es que pueden venir nuevos jugadores, y parece que no es el tiempo de Telefónica. Hay que pensar qué va a pasar con las empresas grandes que se la llevan grande, tanto plataformas como Google y Facebook y otras plataformas digitales y fondos de inversión globales que puedan tener restos para venir a comprar con poco dinero y hacer una inversión por dos o tres años. Ahora es ver quién se sienta y firma el proyecto y lo hace público para tomar una decisión con, por ejemplo, fútbol para todos, para tomar una decisión con la cuota de pantalla para Netflix o YouTube”.

El control sobre los medios del Estado

“La palabra control puede tener una mirada positiva y una negativa. Cuando los diputados hablan de control de contenido hablan distinto de nosotros, porque existieron los fantasmas del racismo. Creo que sí puede haber una regulación pero en el marco de una geopolítica del cyberespacio: tenemos que saber donde estamos parados y aunar fuerzas. Nosotros en este momento -otra de las cosas que nos rompieron fue la UNASUR- tenemos que ir armando y ese armado lleva un tiempo. Es una búsqueda de un nuevo sentido común. Para poner eso en juego así vas a tener a todo el establishment en contra. Creo que hay que tener una forma inteligente de ir acomodando los tantos; no comerse peleas que no podes dar ni tampoco creer que por resolver algunos resfríos estás dando la gran batalla. Hay un proceso de construcción a varios años”.