Los discursos de asunción presidencial son un momento de la comunicación casi irrepetible para quienes los llevan adelante. En nuestro país se dan cada cuatro años (normalmente), y a menos que medie una reelección, la situación será única. Qué y cómo decirlo forman parte de la comunicación política más elemental y masiva. En las siguientes líneas un breve análisis de Daniel Rosso, sociólogo, docente, ex Subsecretario de Medios de la Nación y especialista en Comunicación, acerca de los discursos de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner del 10 de diciembre. Donde algunos pueden encontrar gestos, detalles menores, situaciones fortuítas, y hasta humor, otra lectura puede abarcar los elementos para devolvernos una mirada acerca del sentido de gobernar, y qué se propone como sociedad.

Entrevista para #NoNosQuedaOtra en AM740 Rebelde. Jueves 12/12/2019.

Daniel Rosso (izq), junto a Alberto Fernández, en una entrevista para revista hamartia.

El discurso comienza manejando su auto

“Es una épica contradictoria. La épica del hombre común, siempre la épica está puesta en personajes excepcionales ¿no? En este caso la excepcionalidad es su carácter de hombre común, es alguien que arranca el auto y maneja el auto con el auto implementa su primera política distributiva, porque como todos saben la patente salió en la quiniela, hubo una primera distribución de recursos”

“Más allá de esa anécdota llega manejando el coche, ingresa saludando a los presentas, lleva a Michetti en su silla de ruedas. Porque es efectivamente el hombre común que ingresa al Congreso, sale como presidente, pero continúa siendo un hombre común con responsabilidades excepcionales como decía Néstor Kirchner. Michetti fue varias veces abandonada por sus propios compañeros y no se trata de una anécdota. Fue lo que sucedió en varios actos públicos y al mismo tiempo hay una escena de cierto parloteo entre Michetti y Cristina Fernández de Kirchner, también en una escena en que comparten anécdotas, y es de lo que habla la gente, de lo que habla la sociedad. Se trata de personas comunes”.

Fernández y Michetti

Los muros emocionales

“Fernández propuso algo en su discurso que fue a mi juicio destacado: el propuso una especie de reformismo emocional de la Argentina ‘ponerle limite al odio para que no tenga poder sobre nuestros espíritus”, que el odio no nos colonice. Una especie de ingeniería de sentimientos como punto de partida para superar lo que llamó los muros emocionales.¿Qué son los muros emocionales? Ese dispositivo que puso en juego el macrismo a través de su alianza con los grandes medios hegemónicos, con sectores de la justicia y sectores de servicios de inteligencia para generar escenarios de separación, estigmatización, encarcelamiento incluso de dirigentes políticos por un lado y de marginación de un sector de la sociedad. Implementó una especie de fuerza cívica social de odiadores para operar en los medios y en la sociedad y producir la separación de un sector, marginarlo”.

“Alberto Fernández vino a plantear que hay que terminar con esos muros emocionales y ahí hace una operación que me parece muy interesante de redefinición de lo que se entiende por grieta. Para el macrismo y el neoliberalismo en general eliminar la grieta era un escenario de uniformidad, es decir, pasamos a ser todos iguales y todos cultores de un camino único que es el neoliberal. Alberto Fernández plantea una resolución de la grieta en donde el planteo es aislar a los odiadores históricos, lo que dice es: sin reducir el odio de ese sector de la sociedad, si no se puede reducir su odio, por lo menos situarlos en un lugar en donde estén bajo control de los consensos ciudadanos y básicamente sean ellos detectados y puestos en un lugar de enfrentamiento.

“Alberto Fernández plantea una resolución de la grieta en donde el planteo es aislar a los odiadores históricos”

Si no se produce esa operación de auto exilio, es muy difícil plantear la eliminación de la grieta en los términos que plantea Alberto Fernández, sino que el planteo de la grieta se plantea no en la homogeneidad sino en la diferencia: el fin de la grieta para él es criticas diferentes y discursos diferentes polemicen entre sí, pero sin llegar a esa frontera del odio. Hay una redefinición del termino grieta que me parece muy importante. Es una confluencia entre populismo y republicanismo. En esta lógica de que la grieta se sostiene en la diferencia, el populismo es posible en asociación con el republicanismo, porque puede haber diferencias muy fuertes, pero eso se puede tramitar mediante una pedagogía de la diferencia en términos de pluralismo”

“Hay una redefinición del termino grieta”

“Hay otra idea de republica que es que no es un lugar donde no hay diferencias: es un lugar donde hay proyecto que pueden ser antagónicos. En esa idea de república se polemizan y no niega la existencia. Lo que desaparece en este planteo de Alberto Fernández es la idea de esa fuerza civil de odiadores que lo que hace es no reconocer la existencia de un diferente u otro discurso sino de eliminar, marginar y eliminar a ese diferente”

Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner

La Plaza de Mayo

“El discurso de Cristina me pareció de una gran creatividad, porque en un momento la ex presidenta gira en el escenario y cambia de interlocutor y comienza a dirigirse al presidente de la Nación. Y en una gran pieza escénica ella queda entre el pueblo en la plaza y el presidente en el escenario y se dirige a él en el nombre de ese pueblo y le dice “presidente, confíe en su pueblo, no se preocupe por la tapa de un diario, preocúpese por llegar al corazón de los argentinos”. Y lo trata de usted, porque ya no le habla a su amigo Alberto Fernández, le está hablando al presidente de todos los argentinos y argentinas. Hace de intermediaria entre el pueblo y el nuevo presidente y es como un instante mágico de gran magnitud política donde Cristina parece transferirle la relación con el pueblo y su base electoral, estando ya ella en el corazón de una parte de los argentinos, y de alguna manera dándole consejos a su amigo Alberto Fernández para qué hacer para estar él en el corazón de los argentinos”.