El equipo de #NoNosQuedaOtra, por AM740 Radio Rebelde entrevistó a Franco Dellavalle, referente del Movimiento Popular La Dignidad, quien expresó sus mayores preocupaciones en tanto a la situación económica del país, la injusticia del monopolio del comercio de la alimentación para los pequeños productores y la esperanza frente al nuevo gobierno.

Escuchá la nota completa acá:

 

Franco García Dellavalle en una actividad del MP La Dignidad.
Franco García Dellavalle en una actividad del MP La Dignidad.

“Todo lo que se haga de Desarrollo Social pero que sea resultado de la devastación económica más macroestructural no alcanza. Es cierto que el macrismo y Stanley le dieron mucha bola a lo social, pero lo hicieron en función de que tenían claridad y conciencia de todo lo que estaban destruyendo en el ámbito productivo y macroeconómico. Muchos decían que el gobierno de Macri iba a ser un gobierno de las finanzas y de desarrollo social. Lo cierto fue que los grandes ganadores del gobierno del macrismo fueron los sectores de las finanzas, y ellos tenían mucho miedo que se repitiera un escenario parecido al de 2001. Si ustedes recuerdan, cerca del año 2018 un funcionario dijo “lo que estamos haciendo es fantástico, nunca se aplicó un plan de ajuste tan grande en la Argentina sin que todo esto salga por el aire”. Y eso tuvo que ver un poco con que tuvieron mucho cuidado y mucho recelo con cómo manejar el desarrollo social, que fue un lugar estructurante de la política del macrismo”.

mp la dignidad alimentación
El MP La Dignidad, el pasado 10 de diciembre festejando la asunción de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner.

Nueva etapa

“Nosotros sostuvimos fundamentalmente un posicionamiento de oposición en el gobierno anterior. La CTEP y los movimientos sociales encuadrados en ella fuimos actores fundamentales en la resistencia al macrismo y en las políticas neoliberales. Hoy nos toca un rol mucho más constructivo, muchos compañeros fueron a laburar a distintas reparticiones (el ministerio) de Desarrollo Social, lo que no implica que eso no tenga también contradicciones y que no sigamos defendiendo nuestras demandas históricas.”

“Vamos a sostener el mismo activismo que siempre sostuvimos. Estamos con mucha expectativa de que se cumplan todos los planteos que hizo Alberto en su discurso y que se prometieron en campaña. Hay tres cuestiones muy difíciles en el escenario: una coyuntura latinoamericana compleja, con mucho apriete de la derecha y en algunos sectores incluso de los militares; una situación financiera muy ahogada, con la estructura de endeudamiento enorme, un estado casi quebrado; y la tercera es la situación social, que la gente no aguanta más, no aguanta un ajuste más. Entonces el gobierno tiene una tarea muy compleja de resolver. Lo que dejó el macrismo no es algo sencillo de desandar”.

“Estamos con mucha expectativa de que se cumplan todos los planteos que hizo Alberto en su discurso y que se prometieron en campaña”

Medidas a tomar

“Hay algunos debates en torno a Desarrollo Social que son interesantes. Uno es qué tipo de políticas son eficientes para el desarrollo. Lo discutíamos la otra vez con un intendente amigo de Tucumán, que decía: ‘aquellas políticas sociales que no sean de carácter universal, no tienen trasfondo’. Y un poco lo que estaban pensando para arrancar el programa de Argentina contra el hambre, donde está muy comprometida la compañera Tolosa Paz, es hacer un planteo de carácter universal. Y va a tener varias etapas: la primera arranca con todos aquellas madres y embarazadas con hijos de 0 a 6 años para estructurar todo un primer abordaje vinculado a la situación de la pobreza en el ámbito infantil y las más desprotegidas que siempre son las mujeres, que quedan a cargo de la familia, mujeres solteras o en una situación social que siempre es mucho más compleja”.

“el programa de Argentina contra el hambre busca hacer un planteo de carácter universal”

“Hay otras discusiones en torno a eso, como por ejemplo a dónde se estructura la tasa de renta, a donde va la guita esa en el consumo, porque uno de los problemas de la Argentina tiene que ver con los formadores de precios. Lo que nosotros planteamos es cómo hacemos para que todo ese volumen dinerario que va a erogar el estado no quede en la concentración de los cuatro tipos que sostienen la inflación que llegó al 60% interanual”.

Delavalle (centro) junto a Juan Grabois y otrxs compañerxs del MP La Dignidad.

“Los movimientos sociales hemos ido mutando para dejar de ser exclusivamente estructuras de desocupados que reclaman alimentos y bolsones, y en muchos casos nos hemos estructurado en ramas de la producción donde somos estrictamente vinculados a los problemas alimentarios. Nuestras estructuras son productivas pero tenemos muchos límites en otros ámbitos como la comercialización, por ejemplo, y un poco la apuesta de Rafa en el ministerio es esa; que los movimientos logren otros niveles de comercialización y de profesionalización en ese sentido, y poder incorporarnos a la lucha contra el hambre desde un lugar más activo”.

“Lo que nosotros planteamos es cómo hacemos para que todo ese volumen dinerario que va a erogar el estado no quede en la concentración de los cuatro tipos que sostienen la inflación que llegó al 60% interanual”

“Venimos llevando adelante varias experiencias, una que se hizo conocida fue el club de la leche, donde los movimientos sociales compraban la leche a los productores y la llevaban a 3 litros a $90, eso es algo completamente por fuera de los precios de mercado. Algunos de nuestros aportes que vamos a hacer van a tener que ver con eso, con la vinculación con los territorios que tenemos que nos permiten llevar adelante programas de esas características”.

Concentración en el negocio de la alimentación

“Los niveles de concentración que ha alcanzado la Argentina en su estructura macroeconómica ya no hablan de un capitalismo tradicional de libre mercado ni de competencia, todo eso ya no existe mas. Hoy hay tres pulpos que se quedan con la totalidad del mercado. En los pueblos del interior no existe Coto por ejemplo, pero tenés a todos sus distribuidores y mayoristas de las mismas marcas. Son tres tipos que manejan la totalidad del consumo, tanto en los lugares macro como en las despensitas. Entonces uno de los problemas que tenemos nosotros ahora y que los estamos discutiendo es cómo los productores logran insertarse entre los productos que van a ser favorecidos con el consumo con la tarjeta alimentaria”.

“La obligación de un militante es siempre ser optimista, pero no por optimista dejo de ver las dificultades que la realidad nos plantea. Yo lo veo bien a Alberto, en cuanto a sus perspectivas discursivas ha sido intachable, incluso para los que no venimos del palo peronista ni kirchnerista. Muchos de sus posicionamientos han sido muy bien recibidos, estamos muy contentos y con muchas expectativas. Ahora, nosotros hace cuatro años que venimos peleando la ley de góndolas directamente con estos actores, para que los sectores de las provincias y de la economía popular entren al mercado, y las condiciones de estos tipos son tan absurdas que es imposible competir. Nosotros creemos que el gran problema de la alimentación en la Argentina es la concentración económica en cuatro pulpos formadores de precios y creemos que el estado tiene que tener un rol de prevención muy fuerte ahí. Los movimientos sociales vamos a dar esta pelea, poniéndonos en el rol de decir lo que la política no puede, porque después estos tipos se la cobran. Vamos a seguir molestando como corresponde pero también empujando un poco las ideas de que si no aparece en la Argentina otro nuevo actor vinculado a la producción de alimentos que no sean los monstruos concentrados, esto no tiene solución”.

“Nosotros creemos que el gran problema de la alimentación en la Argentina es la concentración económica en cuatro pulpos formadores de precios y creemos que el estado tiene que tener un rol de prevención muy fuerte ahí”