Sergio Burstein, referente de familiares del atentado a la AMIA, en comunicación con el equipo de #NoNosQuedaOtra AM 740 Radio Rebelde, a cinco años de la muerte de Alberto Nisman. La utilización mediática y política del caso; la serie estrenada en Netflix sobre Nisman; una justicia que no quiere seguir avanzando, y su opinión sobre la próxima “Marcha de los Paraguas”.

Escuchá la nota completa:

                                     

Sergio Burstein

Nisman: el caso que no conviene aclarar

“Todavía no podemos saber qué ocurrió porque la justicia no quiere, poder pueden. El tema es cuando no quieren hacerlo y necesitan seguir respondiendo a ese poder mediático, judicial y político; seguir lucrando con la muerte de una persona. Hace un año que la causa no se mueve en la investigación de Alberto Nisman, no hay nada y no va a haber. Van a intentar caminos extraños como separar la causa, enjuiciar a los policías asignados a la custodia de Alberto; separarlos de Diego Lagomarsino para qué, para poder establecer quizás en ese juicio al policía que tuvo un asesinato, entonces ya poder enjuiciarlo a Lagomarsino como partícipe de un asesinato porque ya hubo un juicio previo. Toda esta maraña que están intentando hacer lo último que puede dar como rédito es la muerte de Nisman. Incluso ya hablamos de su muerte como una cosa cotidiana, ya se naturalizó. Entramos en el juego perverso de la muerte de una persona que no puede alegrar a nadie, más allá de todas las diferencias y coincidencias que uno podía tener con Alberto”.

“Espero que se hayan bajado de la marcha por respeto. alguien me dijo: ‘lo hicieron por vergüenza‘. llegó el momento de respetar la verdad, de dejar de lucrar con la muerte de Alberto Nisman, excluyo de esto a sus hijas, y a su familia”

“No tengo ninguna duda que lucraron y que algunos pretenden seguir lucrando con la muerte de Alberto Nisman. A ninguno les preocupó la verdad verdadera, salvo a las hijas que se vieron envueltas en un torbellino de juegos políticos, jurídicos, de una elección, del desconcierto, de no poder creer cómo Alberto terminó en esa situación. Pero bueno, no hay manera de analizar esto sin perspectiva, sin pensar cómo fue produciéndose esto que llegó al desenlace de la muerte de Alberto. No voy a seguir eludiendo, no tengo dudas de que Alberto se suicidó. Y no tengo ninguna duda que dos personajes nefastos que van a ser convocados para hacer homenaje frente al Teatro Colón, Waldo Wolff y Patricia Bullrich. La fiscal Viviana Fein que se jubiló, dijo: ‘ahora sí puedo decirlo, yo estoy convencida de que Alberto Nisman fue inducido al suicidio‘. Yo tengo derecho a pensar que Wolff, Bullrich, Laura Alonso, Jaime Stiuso, y tantos otros lo llevaron a este camino. A aquellos que les pagaban desde el exterior; desde Estados Unidos, desde Israel, lo llevaron al suicidio. Todos ellos son responsables de la muerte de Nisman, y fundamentalmente, el responsable número uno, es Alberto Nisman, no nos vamos a hacer los desentendidos y mirar para el costado: por lo que hizo y permitió no hacer”.

De la realidad a la pantalla: Netflix y causa AMIA.

“De lo único que estoy seguro es que hubo un atentado, 85 muertos y casi 300 heridos, y una justicia y un Estado ausente. Tengo dudas sobre la camioneta, porque se ha mentido tanto… Según la investigación, a la SIDE se le escapó la camioneta el día sábado anterior al atentado; si ellos venían siguiendo la camioneta, ¿no sabían por dónde estuvo la camioneta?, ¿dónde paró?, ¿dónde la estacionó?, ¿la SIDE no sabía el recorrido de la camioneta?, ¿llegaron de casualidad al parking?, ¿hasta cuándo nos van a mentir los servicios? Lo bueno del documental es que nos entrevistaron muchísimo. La expectativa era que sea sobre Nisman, pero no pudieron evitar tratar el atentado, los superó”.

“Nisman: El fiscal, la presidenta y el espía”, la serie de Netflix.

No podían separar la muerte del atentado y de la SIDE. El documental en sí a mí me colmó las expectativas. No sabía por qué lado iba a ir, pero creo que hay que mirarlo, más allá de los que conocemos la investigación, al espectador común le pediría que lo mire sin ningún prejuicio, sin ninguna opinión formada previa. Pero para nosotros, los que conocemos, es importantísimo cuando apenas inicia el documental el reconocimiento prácticamente directo de la SIDE y de la CIA, por dos agentes, que reconocen que se hizo todo mal, que se colectaban pruebas para lograr un objetivo ya prefijado: acusar a Irán. El FBI mintiendo respecto del ADN, de Berro. No se perdió, el ADN lo hicimos nosotros, está en la causa. El ADN dijo no fue Ibrahim Berro. Es mentira lo que dijo Nisman. Es mentira la declaración de los hermanos, que ahí se ve perfectamente que la traducción estuvo al revés; es mentira lo que dijo Stiuso: eso es una prueba para que entiendan que los familiares hace 25 años venimos diciendo lo mismo que se dice en ese documental pero no por parte de familiares, sino por parte de la CIA, del FBI, de un tipo nefasto que se llama Stiuso”.

El rol de Stiuso

Stiuso es un monje negro, los alcances de Stiuso todavía tienen efecto, es necesario para muchos que buscan desestabilizar, mentir, y difamar; no tiene límites, es su trabajo. Stiuso le llenó la cabeza a Nisman. En el documental, cuando dice: ‘a nosotros, a mí, nos llegan informaciones de servicios de inteligencia, nos llega información de servicios colaterales, léase Mossad, CIA, y nosotros lo único que hacemos es recibir, y eso se lo pasaba a Nisman y la obligación de Alberto era transformar los informes de inteligencia en pruebas, no era mi responsabilidad‘: ya estaba abriendo el paraguas para despegarse de Nisman y culmina cuando dice, ‘no, yo lo había denunciado a Bogado un mes antes, no pertenecía a la SIDE, Alberto sabía de esto, estaba informado’. Mentira, no estaba informado”.

Stiuso y Nisman

“Hay gente muy cercana a Stiuso, muy cercana, por lo que uno conoce, y los dos están muertos: uno es el Lauchón Viale, que era un hombre que estaba muy cercano, frecuentaba ese antro que tenían en Boyacá y Juan B. Justo, con señoritas que trabajaban: de repente fue acribillado por la policía de la Provincia de Buenos Aires. Y Alberto Nisman, el muñequito de torta de Jaime Stiuso, muerto también en circunstancias extrañas…  Alberto era peligroso, Alberto era un castillo de naipes que se estaba cayendo, derrumbando; al tomar posición política respecto de estar en contra del memorándum cuando nos había asegurado, en la última reunión que mantuvimos con él, de que él se iba a mantener totalmente ajeno a opinar respecto del memorándum, inmediatamente a la semana, se metió, denunció, y pasó todo lo que pasó”.

Las familias y las organizaciones

“En pocas palabras, el 18J, organización a la que yo pertenecía, y el 95% de los familiares, querellantes o que activamos, o que estamos desde la primera hora en esta búsqueda de verdad, no creíamos más en Alberto Nisman: el reconocimiento más importante de la posición que había tomado Nisman es en esa última reunión, cuando Olga Degtiar le dice: ‘mirá Alberto, venimos a buscar respuestas’, éramos ocho personas, ‘lo que necesitamos es que nos digas de una vez por todas si tenés elementos para avanzar, si esta llama de esperanza que nosotros todavía tenemos encendida tiene posibilidades de intensificarse o realmente no tenés nada, si no tenés nada preferimos que nos digas la verdad a que nos sigas dando esperanza que nunca se cumplen, y esto es porque hace dos años y medio nos dijiste que tenías cuatro camionetas que no podían identificar y buscaban en distintos talleres; y que en tres tenían caminos para identificar y pasó un año y medio, ¿y qué respuesta tenés a esto? Y dijo: ‘uy, ¡qué memoria!’, y al final dice: ‘bueno, no, al final no pudimos lograr nada’, pero dice: ‘les voy a comentar algo, ustedes saben que en la SIDE, en una de esas dos vertientes hay información de una llamada telefónica entre Mohsen Rabbani, agregado cultural de la embajada de Irán, y Carlos Alberto Telleldín“.

“Era la primera vez que había una prueba judiciable para unir al armador de la camioneta con un ciudadano iraní que trabajaba en la embajada como agregado cultural y que era señalado; por fin aparecía un nexo, por fin había un contacto cierto para poder probar que se conocían, que estaban en contacto y de ahí, en más, sí poder decir que hay una prueba judiciable para poder pensar y sostener que Irán es responsable en el atentado a la AMIA”.

“Le pregunté a Alberto ‘¿cuándo viene esa prueba?‘ y nos dice: ‘momento, ustedes deben saber que la SIDE nos entrega la información de acuerdo a los momentos políticos que a ellos, a Jaime stiuso, les conviene'”

“Sobre esto hay ocho testigos, no es un invento, un fiscal reconocía que la SIDE manejaba, de acuerdo a los momentos políticos, la información del atentado a la AMIA. Este es Alberto Nisman, el héroe con pie de barro que aceptó como fiscal que le manejaran la información de acuerdo a lo que al otro le convenía en detrimento de la verdad, de lo que pasó con 85 víctimas y más de 300 heridos. Alberto Nisman recibía plata, desde Israel. ¿En concepto de qué?, no lo sabemos. Tenía una cuenta donde estaba su hermana, su mamá, y Lagomarsino. Se encontraron 666 mil dólares ¿Quién le depositaba dinero desde el exterior?, ¿en concepto de qué? Muchas dudas”.