Rodolfo Tailhade, diputado nacional por el Frente de Todos, en comunicación con el equipo de #NoNosQuedaOtra Radio Rebelde AM 740. Los millones de dólares fugados en la Ciudad de Buenos Aires que podrían financiar políticas públicas; la corrupción de Cambiemos y una respuesta a Lousteau; la reforma judicial y su compromiso para pedir por la liberación de los presos políticos de nuestro país.

Escuchá la entrevista completa: 

                                     

Rodolfo Tailhade.

“Lousteau publicó en Clarín una columna donde arrancaba su argumento recordando unas palabras de Cristina donde aseguraba que, en Capital Federal, hay tanto presupuesto que hasta los helechos tienen luz. A partir de esta frase Lousteau empieza a desarrollar su argumento de que todos estos privilegios que ha recibido la Ciudad de Buenos Aires durante el mandato de Mauricio Macri en términos de presupuesto y coparticipación no son tales sino que es justicia en función de la gran gestión que lleva adelante Larreta; que no hay déficit fiscal, y que el presupuesto de la ciudad no es tanto por cabeza. Basicamente cuestionó la decisión del gobierno nacional de retraer un punto y medio de su coparticipación diciendo de que se trata de un castigo político y no de una decisión económica”.

“Si a Losteau le interesa tanto el reordenamiento fiscal, busquemos los mil millones de dólares que se robó la corrupción macrista, que es una suma interesante para aportar al reordenamiento que pretende”

“Le señalé cuatro o cinco denuncias y causas, que son las que conozco porque las hice yo, en donde haciendo la cuenta de lo que se afanaron los macristas en cada hecho llegamos a ese número. La causa más importante es la reconocida como Peajes; ahí el Estado le pagó cash a las concesionaria de acceso norte y de acceso oeste 746 millones de dólares en concepto de un acuerdo entre las partes para que las concesionarias de peajes no sigan con una demanda que habían planteado en el CIADI contra el Estado argentino por supuestos incumplimientos con los contratos de concesión que tienen ellos en las autopistas de hace muchos años. El presidente de la Nación inicia una negociación que termina con ese pago. Solamente se trató de sacarle cash al Estado en una operación fraudulenta. Después menciono tres o cuatro cosas más para llegar a los mil millones de dólares que solo abarcan cuatro o cinco hechos y dejamos afuera un montón de denuncias y de otros hechos que inclusive han sido denunciados pero no han sido considerados por la justicia”.

“Con estos mil millones de dólares si los ponemos en el plan contra el hambre financiaríamos la política publica un montón de tiempo”

“Nosotros denunciamos en 2016 la políticas de Lebacs que tenía Sturzenegger, porque si la justicia consideró que en el dólar futuro había delito, en la política de Lebacs de Sturzenegger también lo había porque eran situaciones similares; de hecho eso fue lo que determinó que Argentina llegara al Fondo Monetario Internacional. Otra denuncia que hicimos fue la corrida de abril-mayo 2018, que es el principio del fin para Macri, el famoso salto de la cotización del dólar. Se llevó en dos días JP Morgan más de 1500 millones de dólares a 20 pesos y en 48 hs a 40; 1500 millones de dólares muy baratos porque tenía información privilegiada, porque arregló con gente del gobierno. Eso generó un perjuicio fundamental y con una sangría de reservas de casi 30 mil millones de dólares. En 20 días de Luis Caputo como presidente del Banco Central se perdieron otros 15 mil millones de dólares. En estos números está la explicación del estado actual de la economía argentina de este momento”.

La justicia contra la corrupción macrista

“Los nuevos funcionarios tienen que ir advirtiendo este tipo de denuncias. A mí lo que me parece es que el presidente dijo: ‘desembarcamos en la administración pública, nos ocupamos de inmediato en las cosas más urgentes y, mientras, en todo caso, vamos preparando un informe para la sociedad argentina de algunas cosas graves y gruesas que han pasado en cada área, pero no nos focalicemos en eso en este momento‘; porque acá ganamos las elecciones no para denunciar a los ex sino para mejorarle la vida a los argentinos. Hay que hacerlo, no me cabe duda de que lo vamos a hacer, es una cuestión de tiempo. Lo que plantea Alberto no está mal, nos eligieron para gobernar y mejorar la calidad de vida; mientras tanto, en paralelo, por supuesto que cada Ministerio y en cada área se tiene que revisar lo que se encuentra, y no es fácil en 20 días encontrar todo eso y mucho menos hacer una evaluación de cada caso. El gobierno tiene la intención de mostrar las situaciones más grandes, pero luego de auditorias, de revisión de hechos, de denuncias; yo creo que se va a hacer pero también es cierto que hay cosas que son prioridades”.

Reforma judicial

“Se puede reformar. Primero se está trabajando con discreción. Necesitas dos cosas o tres para reformar el Poder Judicial: la decisión política, el consenso social, no solo político -no vamos a tener el acompañamiento de Cambiemos- como, por ejemplo, lo que sucedió con la ley de medios, que atravesó un periodo de discusión pública; eso es lo que hay que hacer con la justicia, por más de que se trate uno, dos o tres años el proceso. Si vos le querés cambiar alguno de los privilegios a los jueces como lo que quiere hacer Alberto, si la sociedad no acompaña, en cinco minutos te declaran la inconstitucionalidad de alguna de las leyes y pasó sin pena ni gloria. El tercer elemento es el propio Poder Judicial: también tenemos que negociar o legitimar la reforma con los propios miembros del Poder Judicial, que no están todos contentos con esta situación de privilegio, con la clara asunción de un compromiso partidario, en este caso del macrismo, que asumió gran parte del Poder Judicial o los sectores más poderosos. Hacia adentro del Poder Judicial tenemos que generar instancias de legitimación de la reforma. Es difícil que se pueda avanzar sin que desde adentro haya sectores que estén acompañando estas iniciativas”.

Libertad a los presos políticos

“Desde la política uno puede acompañar los procesos, movilizarse y discutir, pero las decisiones y la firma de un papel que absuelva a personas que están privadas de la libertad depende de la justicia y en ese sentido me parece que las sociedad puede aportar mucho generando el contexto político o apropiado para que aparezcan estas resoluciones, que no tienen nada que ver con la impunidad”

“En nuestro país hay presos políticos y la solución es judicial. El Poder Judicial se tiene que hacer cargo de lo que hizo, de la devastación del estado de derecho de los que fueron responsables”