Daniel Gollán, médico sanitarista y hoy ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, en comunicación con el equipo de #NoNosQuedaOtra AM 740 Radio Rebelde. Las primeras medidas para reconstruir un sistema de salud arrasado; el rol de  los hospitales públicos y el plan para reconstruirlos; la prevención de los casos de Dengue y Sarampión, y el proyecto a largo plazo de un sistema de salud que busca afianzarse en red a lo largo de todo el país y volver a hacer funcionar todo lo que se destruyó.

Escuchá la entrevista completa: 

                                   

Daniel Gollán, ministro de salud de la provincia de Buenos Aires.

Las primeras medidas para reparar el daño

“Las primeras medidas fueron empezar a poner de nuevo un Ministerio en marcha, porque prácticamente había un Ministerio donde no se trabajaba: estaban rotos los procesos de trabajo. Reconstruir esos procesos de trabajo con gente que estaba esperanzada de volver a sentir que eran útiles en una función, habían sido desfuncionalizados. Ver también los centros de salud de la provincia de Buenos Aires que estaban en manos, en general, de gente con muy poca predisposición a trabajar: iban pocas horas por día, no resolvían problemas y esto llevó a un debilitamiento en la provincia muy fuerte. Reconstruir eso en lo primero”

“Los centros de salud de la provincia de Buenos Aires estaban en manos de gente con poca predisposición a trabajar: iban pocas horas por día y no resolvían problemas. esto produjo un debilitamiento en la provincia muy fuerte”

“En términos sanitarios necesitamos prioridades para estos primeros tres meses que son: la cuestión nutricional; hay serios problemas en la provincia de Buenos Aires con 50% de chicos con algún problema nutricional: en conjunto con Nación, con la tarjeta ALIMENTAR, y con los controles en las escuelas y comedores vamos a trabajar sobre el hambre en Argentina; la segunda prioridad que pusimos fue el tema Sarampión, porque volvimos con el Sarampión; ya están los equipos territoriales con todos los equipos necesarios para empezar a volver a ese estatus que tuvimos de país en donde no circulaba el virus del Sarampión. Va a llevar su tiempo, pero estamos dando una buena batalla en los lugares donde detectamos que hubo circulación del virus. La tercera prioridad fue el tema Dengue, febrero y marzo pueden ser meses complicados: se desarmaron los equipos de prevención en los territorios. Lo mantuvieron como pudieron los intendentes. Hoy tenemos enormes cantidades de casos que vienen desde los países limítrofes de la Argentina; y luego el tema de la provisión de medicamentos: próximamente vamos a estar recibiendo los primeros botiquines del programa REMEDIAR nuevamente en los centros de atención primaria, comenzando un proceso de reforzamiento de la cantidad de medicamentos de cada botiquín y por supuesto el tema de vacunas. Estamos armando el mediano y largo plazo del proyecto de salud que queremos para la provincia en estos cuatro años”.

Un Estado debilitado

“Creo que ha habido un desdén por las cosas públicas que se suma a una visión ideológica, pero que, en todo caso, es funcional a esa visión ideológica que es debilitar el Estado. La mejor manera de debilitar un Estado es desfinanciarlo, no darle los recursos necesarios y desfuncionalizar los procesos de producción de salud. Cuando querés armar un proceso ahora partís de menos veinte. Cuando quisimos poner en marcha el plan de vacunación en los territorios nos encontramos que en algunos lugares teníamos el 20% de vacunadoras que había en 2015, entonces hubo que salir a buscar vacunadores. Encontramos que los trailers sanitarios que se dejaron funcionando estaban todos arrumbados a la intemperie; los motores no andan; entonces hay que ir a reparar todo eso para después tener ese recurso para después poder salir. Hubo que rehacer todos los procesos de producción de salud que estaban prácticamente desfuncionalizados”.

El rol de los hospitales

“Son seis hospitales, tres del Bicentenario y tres co financiados por Nación, Provincia y un aporte de los municipios; a este proyecto Vidal dijo que no los iba a abrir, nosotros estamos poniendo un grupo de trabajo entre el Ministerio de Salud de la Nación y el Ministerio de Salud de la provincia y otros actores que se van a sumar para hacer un plan de trabajo de apertura de esos hospitales, o en el caso de algunos que quedaron abiertos con el 15% de su potencial, llevarlos al 100%. Pero nos encontramos que en algunos se llevaron los equipos, y otros fueron vandalizados: hay que ir a reconstruir las partes que se rompieron, volver a poner los equipos. Hay que regenerar este grupo de trabajo con un plan de puesta en marcha con recursos limitados porque hay que ir a comprar lo que ya estaba y se fue, no sabemos a dónde”.

El plan REMEDIAR y la prevención del Dengue y Sarampión

“En los 7030 centros de atención primaria registrados que hay en todo el país va a empezar a fluir todos los meses con la medicación necesaria para la población que vive en esos lugares y depende de ese centro de salud. Ahí se van a ir entregando los medicamentos como se hacía hasta el 2015. Se va a arrancar con una cantidad de 44 medicamentos y el objetivo es llegar, en un lapso lo mas breve posible, a llegar a los 75 productos que componían el botiquín en el año 2015. Pero ya se van a incorporar los medicamentos de más necesidades de uso, sobre todo en invierno”.

El ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán, junto a Nicolás Kreplak, subsecretario de Atención de la Salud de las Personas, des mismo ministerio.

“En la provincia de Buenos aires al día de hoy tenemos siete casos confirmados de Dengue, todos importados, particularmente de casos que vienen de Paraguay donde está circulando muchísimo, y también de Brasil, que en el año 2019 cerró con casi 2 millones de casos de Dengue, el brote epidémico más grande de la historia en Latinoamérica. Nosotros tenemos un intercambio de poblaciones que van y vienen de estos países y, por lo tanto, si bien ahora venimos tranquilos, no hay que bajar la guardia y hay que trabajar muy fuerte para quitarles criaderos al mosquito. Ayer largamos una campaña por redes sociales y radios, y el gobierno nacional está largando próximamente una campaña nacional. De todas formas está probado que las campañas son importantes, pero si vos no tenés en el barrio a la persona, o el trabajador de la salud que esté casa por casa haciendo visible lo que dice la propaganda, el impacto de la propaganda es baja. Entonces hay que trabajar mucho en el terreno. Hay que generar mucha conciencia y después la propia población reproduce. No hay que decaer un minuto en el permanente consejo”.

Reparar y construir lo que no se hizo

“Quiero dejar un nuevo modelo de atención en la provincia de Buenos Aires y con un modelo de financiamiento estable: esto quiere decir, dejar establecido en la provincia de Buenos Aires una red de servicios de salud entre los 1780 centros de atención primaria, los 225 hospitales municipales, y los 77 hospitales provinciales. Una red de servicios organizada, que la población sepa por dónde entra al sistema de salud, cómo va transitando el sistema de salud según la complejidad que necesite; quiero un sistema ordenado, un sistema que dé respuesta; un sistema que, además, esté en línea, no solamente con lo que hacemos en el sector público, sino también con los prestadores privados de salud que hoy están en condiciones desastrosas por las deudas del gobierno anterior. Uno sabe que estas cosas no se hacen en cuatro años, pero en cuatro años vamos a poder dejar el esbozo de una red de servicios que luego habrá que seguir consolidando”.