Escribe: Tomás Matamoros

La selección sub 23 Argentina derrotó nuevamente a Colombia por 2 a 1 y se coronó campeona una fecha antes de finalizar el torneo que le dio el boleto para disputar los próximos juegos olímpicos en Tokio. Los goles lo convirtieron Urzi y Nehuén Pérez.

El equipo conducido por el “Bocha” Batista hizo un buen partido y consiguió la plaza tan ansiada. El próximo domingo disputará el último partido frente a Brasil, pero ya con la seguridad del primer lugar en el preolímpico, y con la probabilidad de que en caso de conseguir la victoria pueda dejar afuera de los juegos olímpicos a su clásico rival que se ubica en segunda posición con tan solo dos puntos de seis jugados.
El equipo argentino acumuló su sexta victoria al hilo y aunque fue mucho más que su rival, le costó bastante encontrar el gol, y luego aguantar el resultado.

Luego de un primer tiempo muy sólido, pero con pocas llegadas al arco, Argentina encontró en los pies de Urzi la ventaja en el resultado. A partir del golazo del juvenil de Banfield, todo empezó a ser más fácil y rápidamente los pibes pudieron ampliar la diferencia luego de un córner muy bien pateado por Álvarez y un cabezazo sublime de Nehuén Pérez.
Con el partido ya casi en sus bolsillos, y con las valijas armadas, los jugadores argentinos se relajaron y dejaron venir a Colombia que por la expulsión de Urzi tuvo ventaja deportiva durante treinta minutos y empezó a hacer sufrir al conjunto nacional. Gracias a Fuentes y Carrascal, los cafeteros consiguieron poner incómodos a a la Argentina, y a los 25 minutos del segundo tiempo consiguieron descontar luego de un remate desde el punto del penal que Cetre convirtió en tanto.

A partir de ese momento, el “Bocha” comenzó a transpirar y metió mano en el equipo. Con el correr de los minutos lo único que debía hacer Argentina era aguantar, ¡y así fue! Aguantó, metió y corrió, y a pesar de sufrir dos jugadas claves que de milagro no terminaron adentro, el seleccionado consiguió la victoria que los depositó en Tokio y se consagraron campeones invictos a una fecha de finalizar el certamen. Ahora toca Brasil, que buscará romper la racha para conseguir la segunda plaza para los juegos.