El Dr. Ricardo Nissen, director de la IGJ (Inspección General de Justicia), en comunicación con #NoNosQuedaOtra en AM 740 Radio Rebelde, para conversar sobre el régimen de las Sociedades por Acciones Simplificadas (SAS), su vinculación con las sociedades Off-shore, y su utilización fraudulenta. El nuevo rol que asumirá la Inspección General de Justicia (IGJ) será totalmente opuesta a la adoptada por el Macrismo.

Escucha la entrevista completa acá: 

                                     

Las sociedades off-shore y las Sociedades por acciones Simplificadas (SAS)

“Por un lado, las sociedades off-shore están constituidas en paraísos fiscales, que las utilizan los argentinos para actuar en la Argentina pero que se inscriben a nombre de terceros en una guarida fiscal para pagar menos impuestos, normalmente para otra utilización o para ocultarte y no aparecer como dueño del negocio.”

“Y por otro lado está un modelo argentino de sociedad que se incorporó a la Ley Argentina durante los últimos años, en el año 2017, que se llama Sociedad por Acciones Simplificadas (SAS), que curiosamente está dentro de la Ley de Apoyo al Capital Emprendedor (Ley 27.349), pero no solo pueden acceder los emprendedores sino cualquier persona que quiera hacer cualquier tipo de emprendimiento.”

“La Resolución 6/2018 de la IGJ bajo el Macrismo permitió el ingreso de cerca de 60 sociedades constituidas mayormente en el Estado de Delaware, Estados Unidos por argentinos para trabajar en la Argentina. Esas sociedades deberían haber sido constituidas en el país, según lo que marca nuestra Ley de Sociedades.”

Ricardo Nissen, director de la IGJ, confirmó que el gobierno va a modificar el régimen de las SAS creado por el Macrismo.
Ricardo Nissen, director de la IGJ, confirmó que el gobierno va a modificar el régimen de las SAS creado por el Macrismo.

Habilitación de empresas SAS de “Bajo Costo”

“Los problemas son miles, en primer lugar, no es lo mismo empresa que sociedad, yo puedo hacer mil sociedades pero eso no significa que la economía o que las Pymes progresen económicamente. Hacer una sociedad es cumplir un tramite, en la cual la IGJ tiene facultades de control para fiscalizar que las sociedades no sean ficticias o nulas. Una cosa es armar sociedades y otra cosa es que eso genere empleo, que genere productividad y aporte al desarrollo de la economía nacional. No necesariamente para hacer una sociedad se está creando una empresa, la empresa se crea con otro fin y se maneja como una sociedad porque tiene socios, pero también la puede manejar uno unipersonalmente si tiene una empresa unipersonal.”

“Las SAS es un régimen que se incorporó en el 2017, en la Ley de Apoyo al Capital Emprendedor en vez de incorporarlas a la Ley General de Sociedades (Ley 19.550) como debía ser. Se incorpora a la Ley de Apoyo al Emprendedor porque teóricamente hay que apoyar a los emprendedores porque son gente que no tienen dinero y así poder contribuir a la productividad, pero resulta que la ley no dice que estas sociedades son para emprendedores a pesar de que están en una ley de emprendedores, sino que cualquiera puede acceder a los beneficios que deberían tener los emprendedores pero que no son los beneficiarios exclusivos, como por ejemplo un capital mínimo, un objeto amplio, los directores no afectan garantías por su gestión, no inscriben los balances en ningún lado, etc.”

“El macrismo inventó estas Sociedades de Acciones Simplificadas para que la justicia no las controle”

“Estas sociedades que deberían llamarse Sociedades de Emprendedores porque están incorporadas en la Ley de Apoyo al Capital Emprendedor, les asignaron un capital muy bajo y un objeto muy amplio, sin control por parte de la Inspección General de Justicia por el sistema digital por el que se constituye, donde la IGJ insólitamente no puede ingresar hasta que finalice el tramite. Como a ningún emprendedor se le pide que demuestre serlo, cualquiera puede acceder. Entonces si yo quiero hacer una sociedad, porque soy un empresario, y tengo mis socios, uno tiene que tener un capital social de $100.000 o $12 millones si cotiza en bolsa, y este capital debe ser acorde al objeto y nada de eso se requiere para la SAS. Las cuales deberían estar destinadas para los emprendedores para fomentar el capital emprendedor.”

“Tiene que haber un registro de emprendedores para que el acceso a las sociedades de emprendedores, llamadas SAS, puedan acceder para quienes fue hecha esa ley”

“En el capítulo III se establece una sociedad especial para los emprendedores que su tipo social se incorporó a la ley general de sociedades. La mirada que tenemos desde la IGJ no es contra los emprendedores ni tampoco contra el sistema digital. Pero que no se aproveche un esquema dado para ciertas personas con un tipo societario distinto con muchos beneficios para los que no lo son y lo utilizan para hacer cualquier cosa.”

“Las SAS representan el monumento a la opacidad e implican directamente el traslado del riesgo al tercero. Es una sociedad constituida para el fraude”

“Hemos descubierto SAS que se constituyen en 24 hs aportando 500.000 o 600.000 dólares para comprar propiedades cuando el contrato de éstas tiene un capital de $30.000. Esta avivada la hace muchísima gente. También hemos descubierto a personas que tienen entre 38 o 40 SAS a título particular, porque nadie le pide que tiene que demostrar que es un emprendedor. Los que terminan siendo perjudicados son los verdaderos emprendedores, que la ley se hace para ellos, esto es muy parecido con lo que hicieron con el blanqueo, que dijeron que los resultados económicos del blanqueo iban a ser en beneficio de los jubilados.”

“Ningún argentino puede estar en contra de un emprendedor porque todos queremos alentar esa actividad”

“Las SAS se constituyen a través de un sistema digital. La IGJ que tiene como obligación controlarlas, por la ley de creación 27.349, no puede ingresar en el sistema y recién se entera cuando ya están inscriptas. Estas sociedades se constituyeron para que la IGJ no las controle.”

La relación de las SAS con las OFF-SHORE

“Las SAS tienen las mismas ventajas que las offshore. Una sociedad offshore es una sociedad en la que no se conocen los socios, que el capital es mínimo, que puede desarrollarse en cualquier parte del mundo, y en la que pueden accionar los ciudadanos argentinos en el extranjero y en Argentina”

“Las sociedades offshore son un negocio muy cuestionable, para mí es un ilícito”

“Lo que puede hacer la IGJ es dictar resoluciones generales y particulares, estando facultada para reglamentar las leyes que aplica. Tenemos facultades para reglamentar una ley a través de resoluciones generales y eso es lo que estamos haciendo. Pero no puede modificarla, ya que la ley solo la modifica o la deroga el Poder Legislativo. A través de los reglamentos se pueden abordar lagunas de la ley, por ejemplo, la resolución 28/2017, del anterior gobierno, dijo que la sociedad no estaba sujeta a controles, resolvió que no tenía que inscribirse los balances en la IGJ, y que los directores no tenían que presentar garantías. Nosotros vamos en sentido opuesto, queremos que las sociedades no sean instrumento de fraude.”

“Por ejemplo, un vehículo cualquiera de una SAS atropella a una persona. La víctima, que a lo mejor sufre daños graves, cuando tiene que hacer la acción por daños y perjuicios, puede demandar a la SAS que era la dueña del vehículo. Pero resulta que la SAS tiene un capital de $30.000. Entonces responden los socios, no, porque tienen limitada la responsabilidad al aporte que efectuaron, que es el 25% del capital social. Entonces, si un tercero no puede cobrar su crédito porque no puede ir a la sociedad porque no tiene plata, y no puede ir a los socios porque no están obligados a responder con su patrimonio particular, eso se llama abuso del derecho y es un acto ilegitimo.”

“Por ahora estamos trabajando con las resoluciones y con el Ministerio de Justicia para modificar los sistemas digitales.”