Tras prohibir los despidos y las suspensiones por 60 días el Gobierno a través del Decreto de Necesidad y Urgencia 322/2020, publicado en el Boletín Oficial, este miércoles 1º de abril, establece un paquete de medidas para beneficiar a empleadores y trabajadores que desarrollan tareas en actividades afectadas por la pandemia.

Alberto Fernandez
El gobierno a través del decreto busca paliar las pérdidas económicas sufridas por la expansión del Coronavirus

El DNU 322/2020 consiste en la obtención de uno o más de los siguientes beneficios:

  1. Postergación o reducción de hasta el 95% del pago de las contribuciones patronales al Sistema Integrado Previsional Argentino.
  2. Asignación Compensatoria al Salario abonada por el Estado para todos los trabajadores en relación de dependencia del sector privado, comprendidos en el régimen de negociación colectiva (Ley N° 14.250), para empresas de hasta 100 trabajadores. Para los empleadores de hasta 25 trabajadores: 100% del salario bruto, con un valor máximo de 1 Salario Mínimo Vital y Móvil vigente. Para los empleadores de 26 a 60 trabajadores: 100% del salario bruto, con un valor máximo de hasta un 75% del Salario Mínimo Vital y Móvil vigente. Para los empleadores de 61 a 100 trabajadores: 100% del salario bruto, con un valor máximo de hasta un 50% del Salario Mínimo Vital y Móvil vigente. Al solicitar el beneficio, el empleador deberá retener los aportes correspondientes.
  3. REPRO Asistencia por la Emergencia Sanitaria: Suma no contributiva respecto al Sistema Integrado Previsional Argentino abonada por el Estado para los trabajadores en relación de dependencia del sector privado, comprendidos en el régimen de negociación colectiva en empleadores que superen los 100 trabajadores. La prestación por trabajador tendrá un mínimo de $ 6.000 y un máximo de $10.000.
  4. Sistema integral de prestaciones por desempleo: Los trabajadores que reúnan los requisitos previstos en la Ley de Empleo (Nº 24.013) y en la Industria de la Construcción (Ley 25.371) accederán a una prestación económica por desempleo.

Los empleadores alcanzados por estos beneficios deberán acreditar ante la AFIP la nómina del personal alcanzado y su afectación a las actividades alcanzadas.

Se podrá acceder a estos beneficios si cumplen con uno o más de los siguientes criterios:

  1. Actividades económicas afectadas en forma crítica en las zonas geográficas donde se desarrollan.
  2. Cantidad relevante de trabajadores contagiados por el COVID 19 o en aislamiento obligatorio o con dispensa laboral por estar en grupo de riesgo u obligaciones de cuidado familiar relacionadas al COVID 19.
  3. Sustancial reducción en sus ventas con posterioridad al 20 de marzo de 2020.

– Los empleadores cuyo número total de trabajadores en relación de dependencia, al 29 de febrero de 2020, no supere la cantidad de 60, que cumplan con estos requisitos accederán a uno de los siguientes beneficios en materia de las obligaciones del sistema de seguridad social:

  1. Postergación de los vencimientos para el pago de las contribuciones patronales al Sistema Integrado Previsional Argentino devengadas durante los meses de marzo y abril del 2020.
  2. Reducción de hasta el 95 % de las contribuciones patronales al Sistema Integrado Previsional Argentino devengadas durante el mes de abril de 2020.

Aquellos empleadores, cuya plantilla de personal en relación de dependencia supere los 60 trabajadores deberán, a los efectos de gozar del beneficio, promover el Procedimiento Preventivo de Crisis de Empresas previsto en la Ley N° 24.013.

Se encuentran excluidos de los beneficios aquellos sujetos que realizan las actividades y servicios declarados esenciales en la emergencia sanitaria y cuyo personal fue exceptuado del cumplimiento del aislamiento social, preventivo y obligatorio, así como quienes no demuestren una disminución representativa de su nivel de actividad.