Escribe: Natalia Seoane
Fotos de “A puertas cerradas” de cooperativa de fotógrafos 

Ante la emergencia sanitaria por Coronavirus (COVIS-19) y a 7 años de la promulgación de la Ley 26.844, en un breve comunicado en redes sociales, la cartera a cargo de Elizabeth Gomez Alcorta informó sobre herramientas para que lxs empleadorxs reconozcan el cuidado como una necesidad, un trabajo y un derecho. 

La Ley 26.844 fue promulgada el 3 de abril de 2013 y determina los derechos laborales de las personas que limpian, lavan, planchan, hacen la comida y todo tipo de tareas de mantenimiento para sostener la vida cotidiana y el desarrollo humano. La norma apunta al reconocimiento social de los derechos laborales y establece el valor económico del trabajo doméstico. Nuestra legislación es clara: quienes trabajan en casas particulares deben tener acceso a cobertura de obra social, jubilación, vacaciones, aguinaldo y ART. 

Trabajo “A puertas cerradas” / Cooperativa de fotógrafos

Según el informe de Shokida Natsumi, publicado recientemente por Economía Feminista, las trabajadoras que realizan tareas domésticas y de cuidado en hogares particulares representan un 17% dentro del total de mujeres ocupadas. Lo cual implica que una de cada 6 ocupadas en Argentina trabaja en este sector de la economía. Se trata de más de 900.000 trabajadoras y representan un 22% dentro del total de ocupadas-asalariadas. O sea que de las mujeres que trabajan en relación de dependencia, 1 de cada 5 tiene como ocupación principal el trabajo en casas particulares. Los datos reafirman que las actividades económicas, reproductivas de cuidado están vinculadas con la división sexual del trabajo, históricamente feminizadas y con bajo reconocimiento económico y social. 

Trabajo “A puertas cerradas” / Cooperativa de fotógrafos

Lo que hay que saber

Durante la emergencia sanitaria por Covid-19 quienes trabajan en casas particulares deben saber que se encuentran alcanzadas en las mismas licencias de acceden quienes trabajan en el sector privado: licencia con goce de sueldo si tienen más de 60 años de edad, si tienen a cargo el cuidado de niñxs, o integran grupos de riesgo.  Además, según el Decreto 310/2020 que establece el cobro de emergencia para acompañar económicamente a los sectores más vulnerables, quienes trabajan en casas particulares tienen derecho, estén o no registradxs, a acceder al Ingreso de Familiar de Emergencia de 10.000 pesos; siempre y cuando en su grupo familiar ningún miembro cuente con ingresos correspondientes a trabajo registrado, sea monotributista categoría C o superior, perciba Salario Social Complementario u otros programas sociales de transferencia condicionada como Hacemos Futuro/Potenciar Trabajo, o cobre regularmente Jubilación o Pensión Nacional contributiva, (derivada, madres de 7 hijxs). Sólo es compatible con la Asignación Universal por Hijo y la Asignación por embarazo. De esta manera el estado se encuentra garantizando y acompañando al sector con políticas favorables que se aplican para garantizar derechos y paliar la crisis económica que afecta a la sociedad en su conjunto, y profundamente a lxs que menos tienen.

Quienes emplean a una persona y no saben cómo dar de alta la relación laboral, deben ingresar en la página de AFIP o descargar la Aplicación de AFIP. Si quién emplea a alguien para realizar tareas de servicio doméstico no cumple con el pago durante la emergencia sanitaria se puede comunicar dicha situación al 0800-666-4100 de 8 a 20 hs, contactarse por correo electrónico a consultas@trabajo.gob.ar o denunciasanitaria@trabajo.gob.ar o contactarse con Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación mediante sus redes sociales. 

Ministerio de las Mujeres, Género y Diversidad / AFIP
Ministerio de las Mujeres, Género y Diversidad / AFIP

El reconocimiento efectivo de los derechos de las personas que trabajan en casas particulares y la construcción de una Argentina Unida más justa, solidaria, es posible con el compromiso de todxs.