Dr. Jorge Aliaga, físico, ex decano de Ciencias Exactas de la UBA, ex Sub Secretario de Evaluación Institucional MinCyT, y Secretario en la Universidad de Hurlingham, en diálogo con el equipo de #NoNosQuedaOtra AM 740 Radio Rebelde. Aliaga, además de toda su experiencia en gestión y formación científica, se ha vuelto en estos meses de aislamiento, una fuente de análisis de datos sobre la pandemia COVID-19 de inmenso interés y utilidad para la difusión de informacioń veraz sobre la emergencia sanitaria. Ante la pululación de noticias falsas, teorías de mala fe, o simplemente terrorismo mediático desatado, la lectura crítica e informada del ex decano representa un antídoto eficaz, un bálsamo de cordura. La falsa dicotomía salud-economía, qué es el pico y el achatamiento de la curva, el contagio exponencial, la importancia vital del Estado presente, y la denominada inmunidad de rebaño, todo en esta nota.

Escuchá la entrevista completa:

Jorge Aliaga.

La pandemia que podría haber sido y la que és.

“Estudie física y durante muchos años lo que enseñé fue a diseñar experimentos y analizar datos; a eso sumále mi experiencia de gestión como decano de UBA 8 años y tengo una cierta percepción de qué temas pueden tener interés para la población. Anoté los datos que iba marcando el Ministerio de Salud. No tengo otras fuentes que no sean las fuentes del Ministerio de salud; empecé a observar si se podía observar alguna sistemática. Lo primero que me imaginé porque era natural, es que a los tres o cuatro días del aislamiento se dijera bueno, ‘¿pero si estamos en casa por qué los casos siguen subiendo?‘. Los casos siguieron subiendo cómo venían: al principio de la epidemia todos los países se comportan igual, cambian un poco según las costumbres de cada sociedad; hay sociedades más distantes y se contagian menos pero la diferencia es menor. Es muy contagioso este virus”.

“Lo que veíamos es que veníamos con una tasa de crecimiento de la epidemia que más o menos se duplicaba la cantidad de casos entre tres o cuatro días. Eso es equivalente a que se multiplicaran por diez cada diez días. Para el 25 de marzo cuando se empiezan a ver los efectos de las medidas tomadas, teníamos 500 casos. Como veníamos en ritmo de multiplicar los casos por diez cada diez días, diez días después del 25 de marzo, en lugar de tener 500 hubiéramos tenido 5 mil, y diez días después hubiéramos tenido 5 mil por diez, 50 mil. Eso es para que tengan una idea de lo que puede pasar con este tipo de epidemias cuando vos dejas que crezca naturalmente, sin hacer nada. En lugar de sumarse casos, se multiplican”.

“no tenemos una cuarentena absoluta. nosotros seguimos yendo a los supermercados. Y eso es porque hay gente que está exceptuada, y es un porcentaje importante”

“Los casos nunca se detuvieron porque justamente están los exceptuados: personal de salud, de seguridad, supermercados; gente que ha tenido que seguir trabajando porque si no la sociedad no puede vivir. Eso se da fundamentalmente en las ciudades grandes”

“Una cosa que se ha observado es que el virus, además de ser contagioso, lo que lo hace complicado como epidemia es que el tiempo de contagio es largo. Pasan cuatro y a veces hasta diez días hasta que realmente vos tengas síntomas. En ese tiempo contagiaste a otro. Lo que se está viendo es que no es tanto el problema aquellos que no tienen síntomas, el problema más grave son los presintomáticos, es decir, la gente que va a tener síntomas, pero todavía no los tuvo y ya está contagiando. Eso es difícil de detectar porque justamente no tiene nada que indique que está enfermo. La única forma de detectar eso que es como se ha hecho en muchos países: identificás a una persona que te das cuenta que está enfermo y tratás de ver con qué personas estuvo en contacto. Eso se ve mucho en los barrios populares por el hacinamiento, las formas de vida. Rápidamente tenés que tratar de identificar esas personas y ver si tienen síntomas, si no tienen síntomas igual aislarlas porque pueden tenerlo dentro de dos o tres días y estar contagiando. Si no haces una cosa muy pro activa esto se te escapa de las manos. Pero esto se puede hacer si la cantidad de casos son decenas o a lo sumo centenas, cuando empiezan a ser miles de casos activos todos los días, no tenés recursos para hacer eso. Entonces llegas a ese punto en que lo único que te queda por hacer es mandar a la gente sí o sí a la fuerza a la casa”.

El mito del pico de contagio

“Yo en mis informes que muestro en twitter, muestro cómo hubiera sido la curva si no se hubiese hecho nada. Es un escenario que no hubiera pasado porque al gente no es inconsciente. Pero si vos hubieras dejado la epidemia con la velocidad que venía, seguir, hubiéramos tenido el pico natural de la epidemia por estos días, donde hubiera habido uno o dos millones de casos en el día. Entonces a mitad de ahí tendrías casi la mitad de la población ya contagiada. Entonces probabilísticamente es más difícil que una persona que ya está contagiada se cruce con una que no está, porque cada vez hay menos. Entonces la velocidad de crecimiento es menor. Se empieza a hacer más lento entonces bajan la cantidad de casos nuevos todos los días hasta que llega un momento en que todos se contagian y se para. Ese sería la evolución natural entre comillas de la epidemia“.

“lo que estábamos haciendo es ganando tiempo para que llegue una vacuna o un tratamiento eficaz . si hubieramos mantenido esa velocidad de crecimiento que teníamos, el pico no iba a ocurrir nunca”

“La gente que está diciendo que va a haber un pico dentro de veinte días, lo que está diciendo es que se les escapó de las manos la situación, porque como veníamos y con la cantidad de casos que veníamos, no es verdad que iba a haber un pico, no teníamos esa descripción de la curva y esa velocidad de crecimiento”.

“Eso hubiera sido a principios de mayo. Nosotros no estamos en ese escenario, estamos en un escenario en el que, por los exceptuados, y por alguna gente que no cumplía con el aislamiento veníamos con 100, 120, 180 casos por día. Si vos hubieses mantenido esa tasa un poco mayor, con esa velocidad de crecimiento, el pico estaba dentro de décadas. Iba subiendo tan lento, que pareciera que la mitad de la población con esa tasa llevaba décadas. No es que eso iba a pasar”

Aislamiento en Ciudad de Buenos Aires.

“Me molesta que se diga que va a haber un pico como si fuese una consecuencia natural del virus. El pico hubiera estado si no hubieramos hecho nada. Lo que hay que decir para ser honestos intelectualmente es bueno: ‘vamos a tener que abrir la economía porque hay demandas, porque la gente necesita salir, porque el círculo rojo presiona, o lo que sea’, ¿esa es una realidad? Es una realidad. Sepamos que eso del otro lado lo que va a implicar es más casos y más muertos. Cómo manejamos esas dos cosas es un dilema. Si reactivamos la economía va a haber más muertos. Todos los países que dejaron correr la enfermedad este año tienen un pico enormemente mayor de muertos a la cantidad que tuvieron los años anteriores por cualquier caso. Lo que queda claro es que esto no es una gripe”.

Aumento de contagiados y la reactivación de actividades

“Evidentemente todos los indicadores dicen que hay más casos en este momento. Todos. No es que ampliamos la lupa, no nos parece que sea el escenario ese. Se han tomado decisiones políticas de reabrir ciertas actividades o de no hacer el seguimiento que se debería haber hecho en los hacinamientos, particularmente en la Ciudad de Buenos Aires, entonces los casos se van multiplicando. Lo primero que tenes que hacer en testeos es detectar a quien hacérselos y eso se puede hacer si vos tenes el seguimiento de todos los contagiados, y para eso necesitas que no sean muchos. Si son miles, se te fue de las manos”.

“Lo último en reactivarse van a ser los colegios. No es que los chicos vayan a tener síntomas graves, el problema es que contagian. No podes tener a los chicos separados a medio metro en un aula. Si entra un contagiado, a la noche están todos contagiados. Hay actividades que van a ser muy difícil de retomar y hay que tener en claro que por ejemplo, el problema de los getriátricos es terrible porque cada vez que entra el virus a un geriátrico genera una tasa de mortalidad enorme, pero desde el punto de vista epidemiológico no te genera una estampida, pero en cambio cuando entra el virus en un asentamiento donde viven miles de personas, ahí sí tenés un problema epidemiologoico. A lo mejor la moratalidad es menor, pero la cantidad de infectados va a ser enorme. Eso es lo que hay que tratar de evitar”.