Graciela Duarte, referente de la Villa 31 y 31 bis, del Movimiento Popular La Dignidad Corriente Villera Independiente en diálogo con #NoNosQuedaOtra AM 740 Radio Rebelde. Mientras espera por los resultados del análisis médico para saber si ella y su hijo tienen Coronavirus, Graciela nos contó sobre los espacios compartidos con Ramona Medina, y el dolor y la bronca al conocer la noticia de su muerte. También explicó la grave situación que viven los habitantes de la villa por la falta de agua; la desidia de los funcionarios de gobierno; las viviendas prometidas que los vecinos rechazan por falta de condiciones dignas; y un reclamo a los Gobiernos de la Ciudad y Nación, que deben declarar la emergencia sanitaria, alimentaria, y de violencia de género, para frenar la tragedia.

Escuchá la entrevista completa:

                                     

Villa 31 y 31 Bis.

El dolor tras la anunciada muerte de Ramona

“El contexto es de dolor y bronca de perder una compañera más dentro del barrio; una luchadora más, una militante más, una luchadora más que no se cansó de pedir de que le arreglaran el suministro del agua y que le llevaran a las viviendas dignas que estaban preparadas para los vecinos y vecinas de las autopistas. En el barrio Padre Mugica todos nos conocemos. Todas las compañeras luchadoras que estamos ahí por alguna u otra razón nos conocemos. A Ramona la conocíamos por los panes caseros que hacía para vender; para tomar el mate siempre pasábamos por ahí. En las asambleas feministas que hacíamos Ramona siempre contaba sus experiencias, como todas las compañeras. Es doloroso ver la ausencia del Estado, es doloroso ver cada video que ella reclamaba para que le conecten el agua. Es triste saber que hoy tenemos más de 900 casos positivos casos dentro de la villa“.

“La pandemia cada vez aumenta más. En cada nota decía, “me da miedo que seamos Brasil dentro de la Villa”, y hoy está pasando. estamos en una emergencia sanitaria y alimentaria dentro del barrio”

“En Carlos Mugica tenemos una Gerencia. Hay un gerente que se llama Diego Fernández y tiene a su equipo trabajando en el territorio. Y si bien responde a María Migliore, él hubiera dicho en una reunión, le hubiera dicho: ésta es la falencia que estamos teniendo. Él vio que la pandemia llegaba. Hay una manzana del sector ferroviario y se le reclama todo el tiempo. Creo que si hay que buscar culpables vamos a dar muchas vueltas. Creo que el Gobierno de la Ciudad y ahora en conjunto con el Gobierno Nacional, que están trabajando dentro del barrio para frenar la pandemia, que hagan un equipo de primera y se pongan a tomar decisiones: que las decisiones sean la emergencia sanitaria y la emergencia alimentaria y la cuestión de la violencia de genero”.

Abandono

“Es muy doloroso saber todo lo que está pasando. Yo estoy sentada en una cama de un hospital esperando el resultado del test de Covid-19 con mi hijo. Hoy, la militancia es la lucha, el estar con el vecino, la vecina, tratando de decirle que la mejor medicina es quedarte en tu casa. Yo trato de salir para que se queden en casa. Ver el panorama de mi barrio es muy doloroso. Mi hijo puede estar contagiado. Presentó síntomas: tos, dolor de pecho. Yo no presenté síntomas, pero soy una trabajadora social, trabajo con la salud y tengo contacto con un montón de vecinas y vecinos. Ante la duda hay que hacerse testeos. Si tengo Covid-19 que mis vecinos y vecinas se enteren para que tengan el cuidado y tomen las medidas que corresponden”.

“Yo estoy sentada en una cama de un hospital esperando el resultado del test de Covid-19 con mi hijo”

“Entré a la guardia el día sábado y no me dieron la cena, pasé frio con mi hijo y no me dieron una manta. Mis compañeros y mis compañeras de las organizaciones sociales me tuvieron que asistir dentro del hospital donde en el baño no había papel higiénico, no había seguridad, nosotros teníamos que hacer el aislamiento“.

Villa 31 y 31 Bis.

El gobierno de la ciudad y el silencio que convalida

“La emergencia sanitaria tiene que salir ya, creo que el Ministerio de Seguridad de la Nación tienen que poner un principio y un fin a esto. En abril de hace dos años cuando Diego Fernández asumió el cargo de la Secretaría de Integración Social y Urbana, había policías por todos lados. Yo creo que hoy tienen que hacer lo mismo, andar pasillo por pasillo y decirles a los vecinos que se queden en casa porque vamos a colapsar. Tenemos que cuidarnos, tenemos que querernos, tenemos que cuidar nuestras familias, nuestro barrio, a nuestros enfermeros, enfermeras, a nuestros médicos, a nuestros profesionales de la salud, porque si cada día que pasa hay más infectados vamos a tener a nuestros profesionales de la salud en peligro y si nosotros los ponemos más en peligro aún, ¿quién nos va a ayudar cuando más lo necesitemos? Esto es el comienzo, no pueden frenar el nivel de contagio, pero sí pueden hacer algo”.

“Creo que Larreta vendió lo que tenía que vender, se quedó con 180 millones del barrio del banco del BID, del cual las viviendas de infraestructura que se están armando muchos vecinos rechazan, porque no son condiciones dignas”

“Entró muchísima plata. Si bien saben que la villa 31 Carlos Mugica es el barrio que tiene presupuesto sólo para el gasto de infraestructura, hoy, el compromiso que supuestamente tiene la Secretaría de Integración Social Urbana junto al gobierno y Larreta es que todo el efectivo que se está implementado para mejoramiento de viviendas, y exteriores, es que esa plata va a ser enviada al Ministerio de Salud para que los vecinos y vecinas de la villa 31 estén asistidos en salud como corresponde. Larreta es un caradura y un nefasto.  Si nosotros pedimos urbanización y radicación es porque queremos estar en mejores condiciones, pagar nuestra boleta de luz, agua y que esa plata sea para seguir mejorando nuestra ciudad de Buenos Aires”.