Natalia Stoppani, integrante del Secretariado de la CABA del Partido Solidario, e investigadora de temas educativos en el CCC Floreal Gorini, docente en CABA y asistente en el Ministerio de Educación de Nación, en comunicación con el equipo de #NoNosQuedaOtra AM 740 Radio Rebelde. Los nuevos desafíos de la educación que generó la pandemia, la discusión por la mercantilización de la educación con respeto a las plataformas y las dificultades para asegurar la posibilidad de conectividad de les estudiantes. La crisis como expresión de un punto de partida a un nuevo modelo educacional que implicará la articulación con diferentes ámbitos de gobierno.

Escuchá la nota completa:

                                     

Natalia Stoppani.

“La educación en la pandemia: a dónde queremos ir y dónde no volver”

“El desafío está planteado en relación a si esa normalidad que era la anterior al momento de pandemia es el lugar al que queremos volver después de no tener clases presenciales por más de tres, cuatro meses. Me parece que el desafío está en no naturalizar aquél punto de partida, porque aquél punto de partida era desigual y es desigual. Las condiciones de partida son muy desiguales porque la estructura económica es muy heterogénea y cualquier salida no es fácil y no de un día para el otro. Está planteada en la comunidad educativa, en el campo académico, en el propio Estado, que no puede ser a la que tenemos que volver, creo que todes los actores involucrades en estas discusiones están pensando en cómo hacer para modificar algunas de las cosas que expresan esa desigualdad”.

“El aula es irremplazable, este es un momento de excepcionalidad que nos lleva a tener que agilizar los modos de vinculación con les estudiantes y las plataformas”

“Volver a insistir con que la virtualidad no reemplaza de ningún modo a la escuela porque educar es un acto humano que necesita de de cuerpos y cuerpas en acción, necesita de gestualidades, necesita de tonos, miradas y un montón de cuestiones que son, para mí, la centralidad del qué hacer educativo: el quehacer educativo es una relación social construida entre aquellos que habitamos las aulas, por más que la plataforma sea la mejor y la más rápida y con mil megas. No es un problema tecnológico, el problema radica en centrar todo en un problema de conectividad. Por supuesto que es un problema que nuestros pibes no tengan acceso a las mejores condiciones de conectividad en un contexto como este en el que las posibilidades de encuentro son nulas. Por supuesto que es un problema y forma parte de una demanda de la sociedad en su conjunto, siglo XIX mediante, la conectividad es una cuestión fundamental por abordar. Ahora, no hay que confundir los recursos tecnológicos y los modos a los que se llega a esa conectividad respecto de los modos de enseñar y de aprender. Podemos perfeccionar las técnicas virtuales, pero me parece que no es el foco de la discusión, porque lo que se cuela, entre otras cosas, es la discusión por la mercantilización de la educación, las plataformas virtuales o las ofertas de educación virtuales que hacen algunas empresas u organizaciones, que por supuesto que parten de que aquél que no paga no accede, y ahí ya tenemos un principio de exclusión que es incompatible con el derecho al a educación”.

La crisis: un nuevo punto de partida

“Creo que como toda crisis, te pone sobre la mesa todo lo no resuelto y lo a medio hacer. Me parece que los trabajadores y las trabajadoras de la educación asistimos a condiciones muy parecidas a otros trabajadores que ven que el llamado trabajo en casa supone una carga intensiva del trabajo mucho más alta que el que sucede en las oficinas o en las aulas. Les docentes tuvimos que ordenar también ese vínculo con les estudiantes porque si no efectivamente estás hasta las doce o dos de la mañana respondiendo. Se termina imprimiendo una lógica de la urgencia y la inmediatez que no es propia de la docencia y de la enseñanza, te lo digo como investigadora y como docente: hay que reflexionar un poco sobre la tarea docente. La enseñanza y el aprendizaje es un proceso, en la virtualidad está mediada incluso por los problemas de la conectividad que hace que muchos pibes no puedan acceder al aula virtual, entonces las urgencias son resolver la crisis sanitaria y cuidar a les estudiantes y las familias”

Aula virtual.

“Les docentes tuvimos que ponernos a hacer algunas tareas que antes no eran parte del quehacer cotidiano. Muchas tareas se trasladaron al entorno virtual y se necesitó de mucha articulación entre les docentes y los equipos de conducción. Hay condiciones de trabajo que se ponen sobre la mesa que hay que pensar sabiendo que es un momento de excepcionalidad. Creo que estamos poniendo como docentes una cuota muy importante de trabajo que requiere el estar y acompañar a les estudiantes, desde ya sabiendo la cantidad de demandas que el colectivo docente tiene.