Miryam Gorban, nutricionista, investigadora con dos doctorados Honoris Causa (UBA y Universidad Nacional Rosario), Coordinadora de la Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria de la UBA y militante, en comunicación con #NoNosQuedaOtra AM740 Radio Rebelde en el marco de la columna “Ciencia en Alpargatas” de Liberación UCyT, con Nuria Giniger, para hablar sobre la soberanía alimentaria. Intervención estatal en Vicentín; programa Alimentos Bonaerenses del gobierno de la provincia; la soberanía alimentaria como concepto en disputa.

Escuchá la nota completa:

 

 

Miryam Gorban
Miryam Gorban en 2018.

Soberanía alimentaria y Vicentín

“La expropiación de Vicentin tiene mucho que ver con la soberanía alimentaria, porque nuestro país tiene la característica de la concentración monopólica del comercio de los alimentos. No solamente en la línea de comercialización sino que también en la línea de la producción. Tenemos que pensar que solamente diez empresas acaparan el comercio de granos y el comercio exterior. Si nosotros pensamos que de esta manera le cerramos el paso Dreyfus, Cargill, etc, ya estamos dando un pasito para adelante. Esto no es todavía la soberanía alimentaria, desde ya, ésta no existirá sin una reforma agraria. No hay soberanía alimentaria sin cambiar el modelo productivo, porque presupone dejar de fumigar por ejemplo. Presupone el acceso a la tierra, a los créditos, a la agroecología, al conocimiento; pero es un pasito que se agrega a otros que se están dando. La creación de la Dirección de Agroecología Nacional desde el Ministerio de Agricultura, que no mereció prensa y está dirigida por Eduardo Cerdá. Se ha creado la Renama y ha mostrado acá en todo el país y en el exterior también que se puede producir de forma agroecológica en terrenos de más de mil hectáreas, no solamente en la huertita familiar. Otro pasito que se ha dado es esto de esta semana, que tampoco ha recibido prensa, hay que buscarlo con lupa; hablo del proyecto de alimentos bonaerense que ha largado el Gobierno de la Provincia, promoviendo la agricultura familiar y la agroecología. Realmente son pasos cualitativos importantísimos que se van sumando. A ello agrego las declaraciones, no transformadas todavía en políticas públicas por supuesto, pero sí declaraciones de un ministro; el de medioambiente. Que por fin estigmatiza a la contaminación ambiental de los ríos y demás producida por el modelo productivo basado en veneno. Me parece que todo esto suma”.

Cerdá
Eduardo Cerdá, director de la Dirección de Agroecología Nacional.

Producimos commodities, no alimento

“Creo que ayer, en la charla que tuvimos con el ministro Gollan, él allí lo explicó muy bien; lo que es la soberanía territorial, la soberanía aérea y la soberanía marítima. Creo que todo esto tiene bastante que ver. Cuando hablamos de soberanía aérea, hablamos de Aerolíneas, quién puede subestimar eso; pero basta con ver quienes se han puesto a ridiculizar esta terminología para cruzarse de vereda. Son los que han elogiado y difundido el modelo neoliberal; esta es la verdad y lo que nos ha llevado a que tengamos esta contradicción. Mucho hablamos de los cuatrocientos millones de personas que se podrían alimentar con la cantidad de alimento que producimos, pero han enmascarado detrás de esto que en simultáneo tenemos un plan de Argentina contra el hambre. Es decir que lo que producimos son commodities, que van destinados a los estómagos de los animales, al estómago de los automóviles, en disputa con nuestros propios estómagos; esto parece que no se habla. De quiénes son los dueños o propietarios de las tierras tampoco se habla, pero por supuesto que son los que se oponen a esto. Porque decime, ¿qué país en el mundo tiene un solo propietario para un millón de hectáreas y que no sabemos qué es lo que produce? Entonces, ¿de qué soberanía están hablando? Esto es lo que nosotros necesitamos recuperar. Por eso nosotros decimos que todo esto apunta en este sentido, pero no bajamos los brazos y no damos un cheque en blanco. Porque va a depender de qué rol se le dá a Vicentin, de que sentido, de qué brújula le ponemos; si va a orientarse hacia la soberanía alimentaria realmente o si va a seguir repitiendo el mismo modelo que tenemos hasta ahora. Por eso hablamos de que tiene que ser una empresa pública, participativa con la inclusión de las cooperativas, de los productores familiares (que son los que dan la riqueza a nuestro país realmente) y con la participación de los trabajadores; y por supuesto con el control del Estado. Esto también permite ver que las cosas no se resuelvan a nivel individual y privado, sino que resuelvan sobre la base de políticas públicas”.

“este mamar de la teta del Estado para derivar la riqueza argentina hacia otro rumbo, realmente habla de que necesitamos una política soberana, independiente y autónoma”

“Por otro lado, eso de que se hayan comido o se hayan llevado puesta a la Junta de Granos, al IAPI, a la marina mercante y a los puertos, habla de que hemos perdido. ¿Cómo no vamos a tener soberanía si no tenemos puertos? ¿cómo no vamos a tener soberanía si no tenemos marina mercante? Claro que necesitamos recuperar lo que implica a toda la logística. En este momento todo el comercio de alimentos está basado en el transporte automotor, eso es una aberración.  Significa encarecer el valor de los alimentos que tienen que llegar a nuestra mesa, no solamente a los puertos europeos”.

“Toda nuestra riqueza, no sabemos a dónde va a parar. Evidentemente va a parar afuera, a nuestro país no le queda nada. Entonces esta evasión de divisa, esta triangulación del comercio exterior como ha hecho esta empresa, este mamar de la teta del Estado para derivar la riqueza argentina hacia otro rumbo, realmente habla de que necesitamos una política soberana, independiente y autónoma”.

¿Seguridad o soberanía alimentaria?

“La ONU no contrapone la ‘seguridad alimentaria’ con la ‘soberanía alimentaria’. Nosotros diferenciamos perfectamente, ahí no tienen en cuenta lo que es la seguridad de lo que es la soberanía. Cuando hablamos de seguridad, hablamos de un concepto técnico, elaborado desde la FAO y que habla de la calidad y los cuidados de los alimentos. Cuando hablamos de soberanía, hablamos de un concepto político, porque la alimentación es un tema político y depende del modelo productivo que tenga cada país en función de sus condiciones. Sobre todo es muy importante hoy en el Día de la Ciencia Digna (16 de junio), porque hace unos años Andrés Carrasco le metía un hachazo a Monsanto demostrando los efectos de los agrotóxicos en la genética. Eso fue creativo desde el punto de vista de nuestro país; creativo es todo lo que está desarrollando nuestra ciencia hoy en el Día de la Ciencia Digna; vale la pena destacar y tener en cuenta el aporte de nuestros científicos, que los tenemos gracias a ser uno de los pocos países con acceso a una universidad pública y gratuita”.

Miryam Gorban
Miryam Gorban en la actualidad.

Mercado interno o externo, esa es la cuestión

“En la línea de la comercialización, o sea los supermercados, tenemos la concentración monopólica de la distribución de los alimentos. Es el mismo problema de la logística, todo por vía terrestre. Encima todos le echan la culpa a Moyano, lo cual no es cierto, la culpa la tiene la industria automotriz. Así como a nosotros nos han desarticulado, lo han desarticulado en Brasil y en Venezuela también. Entonces bueno, un país tan extenso como Brasil no tiene desarrollo ferroviario, todo es automotriz; ¿por qué? Porque favorecemos a esa industria, que pertenece a las monopólicas que determinan las políticas a seguir”.

“Hay que tener en cuenta que lo que viene a nuestra mesa lo producen agricultores familiares, no lo produce Vicentin. Pero al mismo tiempo, Vicentin que tiene la fábrica de aceite para hacer nafta, si lo hiciéramos de aceite de girasol y reconvertimos la industria, nos bajaría los precios de los insumos de primera necesidad. Si la molienda de harina de soja se transforma en una molienda de centeno, de arena, de trigo, también beneficiaría a bajar los precios de nuestra mesa. Es decir, una cosa es orientarse al mercado interno y otra cosa orientarse al mercado externo; de eso se trata. Entonces acá tenemos la contradicción; la banderita esta de los cuatrocientos millones de alimentos para el mundo y mientras tanto tenemos un plan de Argentina contra el hambre, ¿cómo se explica eso? ¿cómo me lo explican? ¿producimos para cuatrocientos millones y no producimos para cuarenta y cuatro millones? ¿de qué se trata? En verdad, producimos commodities, no producimos alimento; producimos para las vacas y para los automóviles, no para las personas. De eso se trata”.