Diego Rubinzal, economista, docente de Economía Política en la Universidad Nacional del Litoral, y colaborador de suplemento Cash de Pagina/12 y la revista Acción del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos, en comunicación con el equipo de #NoNosQuedaOtra AM 740 Radio Rebelde. La necesidad de un Estado interventor en la crítica situación que atraviesa el mundo; el caso Vicentín; los ejemplos de expropiación en plena crisis sanitaria en los países europeos.

Escuchá la entrevista completa: 

                                   

Diego Rubinzal, economista.

“Las estatizaciones no están en el ADN kirchnerista”

“En primer lugar la estructura económica argentina no tiene absolutamente nada que ver con la venezolana, con lo cual un planteo de ese tipo no tiene ni un piso de racionalidad. Por otra parte, esa consigna lo que intenta dar a conocer es que hay una cierta idea del sector del gobierno, el kirchenrismo radicalizado, que busca avanzar sobre la propiedad privada, lo cual tampoco es cierto analizando en detalle los doce años y medio del gobierno de Néstor y Cristina. Cuando uno analiza seriamente se da cuenta que las estatizaciones no están en el ADN kirchnerista, el kirchnerismo durante las estatizaciones que llevó adelante durante su gobierno, como el caso del correo, agua, y demás, fueron todas nacionalizaciones de empresas que eran un desastre, era un rescate de empresas. Es lo que está sucediendo ahora en Vicentín”.

“Si uno analiza la historia económica mundial se va a dar cuenta que todos los países que tuvieron un salto en el nivel de desarrollo tuvieron una intervención del Estado muy importante”

“La comisión europea en sus reuniones en mayo aprobó un nuevo marco regulatorio que lo que hace es dar vía libre a los países europeos para que avancen en las nacionalizaciones de empresas. No solamente genera este marco regulatorio autorizando nacionalizaciones, sino que también define otro tipo de cuestiones, por ejemplo, que cuando el Estado intervenga en las empresas, esas empresas durante determinado cantidad de tiempo no pueden distribuir dividendos o pagarle bonos a sus cuadros gerenciales”.

“Este tipo de medidas tienen que tener un determinado consenso social. Ese consenso social lo tenés que ir generando. Entiendo que no es una cuestión de dogmatismo, sino que cada caso particular tiene que ser analizado. En el caso de Vicentín me parece bien que se avance en esta ley de expropiación, que todavía no sabemos, hoy está segura la intervención, la expropiación aún no está. Fundamentalmente me parece que sería importante por tres cosas: en primer lugar, el primer problema estructural que tiene Argentina es la faltante de dólares: decir que eso se va a solucionar teniendo una empresa como Vicentín sería falso, pero sí este es un sector en el que suele haber maniobras de atraso en las liquidaciones de exportaciones y demás y eso te genera tensión en el mercado cambiario, y tener una empresa en ese sector te ayuda a evitar eso. En segundo lugar, es conocido que en este tipo de sectores hay muchos mecanismos de evasión impositiva y no es lo mismo que el Estado mire de afuera eso, a que tenga una pata adentro; y hay una tercera pata que tal vez a mediano plazo puede ser interesante y es que al manejar una empresa como Vicentín puede ser una punta de lanza de armar un proyecto de una empresa estatal de alimentos, que también creo que sería importante para asegurar la seguridad alimentaria”.

“Yo soy defensor del modelo cooperativo, sobre todo en lo que son los pueblos del interior, donde las cooperativas brindan servicios de agua, internet, de una manera a la vez competitiva y favorable a la comunidad. Me parece que la pata cooperativa debería estar en este extremo de rescate de Vicentín y lo que sí creo es que dado el volumen de fondos que se va a requerir para poner en marcha a esta empresa, va a requerir que sea el Estado que se ponga al frente de eso. Desde ese punto de vista no veo que las cooperativas puedan ponerse al frente de eso, pero sí creo que pueden ser un actor complementario que participe de este rescate”.