Columna de Juan Carlos Junio, secretario general del Partido Solidario y director del Centro Cultural Floreal Gorini, para #NoNosQuedaOtra AM 740 Radio Rebelde. El camino inminente hacia la expropiación de Vicentín; las tradiciones históricas revolucionarias y qué pensaría Belgrano; el impuesto a la riqueza, y el fuerte debate político que se dará en el marco de una crisis económica y sanitaria.

Escuchá la entrevista completa:

                                   

Juan Carlos Junio.

Belgrano, la bandera y la economía

“La historia tiene un sentido importante si somos capaces de hacerla trascender al presente. A Belgrano le tenemos que dar esa lectura. Fue un gran patriota no solo por la creación de la bandera, que es una lectura empobrecedora; habría que decir que la creación de la bandera fue un acto de rebeldía de Belgrano, en un momento en que se discutía todavía si había que declarar la independencia definitivamente de los reyes de España. Belgrano rompe con esa línea y desde allí decide la creación de la bandera, pero lo principal es su visión del momento histórico, de la perspectiva futura para la Nación; él tenía una visión muy progresista en todo sentido: uno era sobre la tenencia de las tierras, que no podía sostenerse en tal grado de concentración, que las tierras del Estado debían repartirse y las que tenían dueño y no se explotaban tenían que pagar un impuesto; Belgrano fue partidario de la educación gratuita, y tenía una visión sobre el rol de la mujer que la sacaba de una visión atrasadísima”.

“Él tenía una visión del Estado que venía de la Revolución Francesa, de Rousseau, estaba muy influenciado sobre esas ideas, y tenía la idea de que el Estado tenía que jugar un rol importantísimo porque esa era la ideología de la época. Me atrevo a decir que en el caso de Vicentín estaría completamente de acuerdo en terminar con este fraude al Estado, a la sociedad, a los bancos nacionales, a los productores, y a corregir esa situación con mucha determinación. Belgrano estaría de acuerdo”.

El largo camino de la expropiación

“Lo primero es la expropiación de la empresa que, rápidamente va a ir al Parlamento y va  a comenzar el trámite parlamentario; una vez que la empresa esté expropiada, que es una figura contemplada por la Constitución Nacional. A mí me tocó ser diputado y reestatizamos YPF. En la Constitución Nacional la expropiación es con indemnización, que se debe ponderar por especialistas del Estado Nacional. Desde que el Estado tiene todo el poder jurídico que le da la ley irán definiendo en el marco de un debate las distintas posibilidades de gestión que nosotros imaginamos, y en ese momento sí efectivamente nosotros estamos proponiendo que haya una gestión en que los movimientos cooperativos y los productores tengan participación directa en la gestión”.

“Lo que hay es un debate, nosotros aportamos ideas. una vez que se logre la expropiación, la cual será una enorme batalla política, el gobierno irá definiendo el modelo de gestión de esta enorme empresa”

“Los principales promotores de esto son las propias entidades cooperativas agrarias, algunas de las cuales son muy grandes y poderosas, tienen representación como CONINAGRO y la Federación Agraria, y tienen voluntad de hacerlo y lo han manifestado”.

El debate sobre el impuesto a la riqueza

“Trabajo intimamente con Carlos Heller hace unos 50 años, no es un misterio, hay una convicción profunda. No solo de los que tiene la iniciativa parlamentaria, que son Máximo Kirchner y Carlos Heller, sino también de la Presidencia de la Nación. Todo indica que no quieren tener una dificultad de carácter técnico, porque esto va a ser un debate fuerte. No va a ser como estas leyes que se votaron para apoyo a los trabajadores de la sanidad, sino que va a ser una fuerte controversia política. Yo creo que en unas semanas va a tener estado parlamentario y ahí tendremos un gran conflicto político porque el establishment se va a oponer totalmente a esta iniciativa del gobierno nacional. Es inminente. En el medio está la discusión de la deuda, está costando mucho llegar a un acuerdo; los acreedores están apurados y el gobierno argentino no acepta ese apuro. De cualquier manera, todo indica por lo que se ha dejado trascender que la diferencia ya es pequeña, pero cada punto que se discuto son 1500 millones de dólares. Estamos cerca, pero es también un motivo de grandes tensiones entre el gobierno y el establishment. El establishment apoya a los prestamistas y no apoya al gobierno, está contra el gobierno por una política filosófica y política y lo quiere desgastar. En eso también hay un marco, que se expresa en los medios, entre los prestamistas asociados al establishment local y a los medios de comunicación local y a un núcleo de periodistas locales, y por otro lado al gobierno y a una gran parte del pueblo que apoya la negociación del gobierno”.