Escribe: María Victoria Fregenal

Los legisladores que integran el bloque del Frente de Todos presentaron el día lunes un proyecto para crear una comisión investigadora en el contexto del escándalo de espionaje ilegal durante el gobierno macrista. Esta iniciativa busca investigar la responsabilidad de las autoridades porteñas frente al traslado de cinco agentes de la policía de la Ciudad para desarrollar tareas en la AFI. La diputada Victoria Montenegro interpeló en noviembre del año pasado a Felipe Miguel sobre rol que cumplían esos agentes.

La oposicion pide, no les dan. El Pro frena la creación de una comisión para investigar el espionaje ilegal.

El Jefe de Gabinete porteño respondió que esos efectivos cumplían servicio como custodios por orden judicial y que no habían prestado servicio en la agencia de inteligencia. La comisión que busca conformar la oposición podrá pedir información, expedientes y peritajes al Poder Judicial de la Ciudad como así también recibir declaración de autoridades. El último dato no es menor ya que el viernes pasado los legisladores del Frente de Todos solicitaron una sesión informativa especial para exigirle a Felipe Miguel explicaciones sobre el rol que cumplían los agentes en el período 2016 – 2019 pero el jefe de gabinete porteño no se presentó y el oficialismo no dio quórum.
Para entender cómo se llegó a esa información hay que remontarse a marzo de 2019 cuando la policía de la Ciudad, en un operativo en conjunto con la DEA, secuestró 400 mil dólares. Ese dinero se guardó en la sede de Cyber Crimen pero desaparecieron 60 mil dólares. A raíz de la desaparición de una parte de lo incautado se comenzó a investigar a los policías que habían participado del allanamiento y la principal sospechosa fue la subcomisario Cecilia Padilla, quien es la esposa de Leandro Araque (ex miembro de la agencia de inteligencia). En el allanamiento a la casa de Padilla, dictado por el juez de la causa, se llevaron el celular de Araque, entre otros objetos. La evidencia quedó guardada durante meses en las oficinas de la policía de la Ciudad hasta que en Diciembre de 2019 pasó al juzgado de la causa. Recién en mayo de este año a través de la investigación del Juez Villena cuando inspecciona el celular incautado, descubre el entramado del espionaje ilegal.

La diputada Victoria Montenegro interpeló en noviembre del año pasado a Felipe Miguel sobre rol que cumplían esos agentes.

Entre tantas evidencias encontradas en el celular del ex agente Araque se pudo comprobar que los efectivos de la policía de la Ciudad en realidad cumplían funciones en la agencia de inteligencia. Lo extraño de este descubrimiento fue que no solo espiaban a dirigentes de la oposición, periodistas, sindicalistas y empresarios, sino también a miembros de su propio gobierno.
El blindaje mediático que tiene el gobierno porteño ya es moneda corriente frente a los escándalos que viene atravesando la gestión de Horacio Rodríguez Larreta. Lo importante sería que el jefe de gobierno, si realmente cree en la transparencia de su gobierno facilite a los legisladores las herramientas, respuestas y el apoyo para crear la comisión y poder esclarecer la función de los agentes que utilizó el gobierno macrista.