Escribe: Natalia Seoane

Portada: Ida Vázquez

La Comisión de Mujeres y Diversidad de la Cámara de Diputados desarrolló la primera reunión informativa con el objeto de abordar la Inclusión Laboral Travesti y Trans. Se espera continuar con el tema la semana próxima.

La Diputada del Frente de Todos Mónica Macha abrió el diálogo y señaló que más del 90% del colectivo está sin trabajo formal, le dio la palabra a la Presidenta de la Comisión de Legislación Laboral, Vanesa Siley quién dejó expresado su predisposición y apoyo.
Los proyectos que están en consideración recogen el espíritu de varios presentados en los últimos 10 años, están revisando específicamente aquellos que tienen estado parlamentario que corresponden a las diputadas del Frente de Todos Gabriela Estevez, Cristina Alvarez Rodriguez, Monica Macha, y de las ex legisladoras Olga Rista (UCR) y Araceli Ferreyra (Movimiento Evita). En la mayoría proponen un cupo del 0,5 al 1,5 por ciento en la administración pública. La inclusión laboral trans, se enmarca dentro de las llamadas “políticas de acción positivas”, donde el Estado promueve prácticas para compensar las desventajas históricas para un colectivo postergado.
El encuentro fue moderado por la periodista parlamentaria especializada en temas de género y diversidad Amanda Alma quién al terminar el encuentro, señaló “es la primera vez que lxs travestis y trans son convocadxs” institucionalmente para expresar sus necesidades ante el legislativo e incidir en la política pública. Participaron representantes de diferentes organizaciones del colectivo trans de Córdoba, Río Negro, Chaco, Buenos Aires y CABA, compartieron información acerca de la precariedad de las condiciones de vida, las barreras en el acceso a la salud, la educación y la vivienda del colectivo trans.

El tono de los relatos de las referentes se fueron amalgamando, muy alineadas, peronistas con sus tintes y particularidades. Afirmaron la necesidad de debatir, de lograr acuerdos y de no ir para atrás. Está el consenso en la agenda pública, las organizaciones trans expresan muy claramente la situación, acuerdan, es tiempo de que la voluntad política se exprese con una media sanción, para que con urgencia avance una ley que exprese las singularidades, ahora y sin demora!

En primer lugar Marcela Tobaldi, de la Organización la Rosa Naranja mencionó la falta de respuesta del Estado acerca de la gestión de los ingresos al “Potenciar Trabajo”, un programa de la cartera de Desarrollo Social que ni bien inició la pandemia, inscribió personas trans para que puedan acceder al cobro de dicha transferencia condicionada de ingresos. Destacó los sindicatos como aliados para conseguir trabajo para personas trans, marcó el interés sobre avanzar en el ámbito privado y pidió avanzar para que “no sigamos hablando de la tragedia trans”. Say Sacayán, dijo que “necesitamos que diseñen políticas que transformen las condiciones de vida realmente”, y parafraseando a Lohana Berkins cerró: “cuando unx entra al Estado, transforma el Estado”.

Seguidamente, intervino Ornella infante, actual Directora de Políticas Antidiscriminatorias en el INADI, quien recordó su trayectoria como trabajadora de la Cámara de Diputados y mencionó que hasta el año pasado había 10 proyectos presentados y solo cuatro compañeras trans trabajando, tres travestis en el bloque de diputados Evita y una compañera, que ya era trabajadora del Congreso Nacional; de esta manera visibilizó la necesidad de estar incorporadxs en los propios despachos.
Conmovió la activista trans y diputada nacional por el Frente de Todos de CABA Paula Arraigada que dijo el colectivo trans “fue víctima de un genocidio por goteo”. Expresó “este es un sueño anhelado” Diana Sacayán, pudo ver que “con trabajo se alarga la vida” de nosotras y agregó “apostamos a que podamos vivir una vida feliz”, eso es lo mejor que podemos “hacer por las que están vivas”.

También hablaron Karin Tuma Secretaria de Identidades Trans, Travestis, Intersex y No Binaries de la Liga LGBTIQ+ de las Provincias y Candelaria Sajama referente de ATTTA Córdoba, y sostuvieron que el trabajo formal permite el acceso a otros derechos, como vivienda y salud. Tuma enfatizó “¡Queremos trabajar!” y es imprescindible la “reparación histórica del Estado para con nosotres, después de décadas de vida vulneradas”.
Estuvo presente también Claudia Vázquez Haro, Presidenta de OTRANS Argentina y Directora de Diversidad Sexual de FPyCS, UNLP quién mencionó la confluencia de muchas organizaciones en este tema, la necesidad de desbordar el cupo en el Estado: “queremos trabajar en cualquier rubro, no en los más precarizados. Nuestras necesidades existen: Aquí y ahora. Cupo estatal sí, pero inclusión laboral formal para nuestra población y pidió “Inclusión para travestis y trans, sin demora”

Marcela Romero, (Casa Trans/FALGBT), a su vez dijo que “tenemos que ir por una “ley abarcativa” que comprenda muchas generaciones, niveles de formación, trayectorias, necesitamos oportunidades porque “capacidades tenemos todas”. Luego, Vanesa Cufré, dirigente trans del Movimiento Evita y actual asesora de Género y Diversidad en la Secretaría de Economía Social del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, mencionó la necesidad de incorporar más varones trans en el debate, de volver más integral el proyecto para ir por otros derechos y expresó que de las 5149 solicitudes al programa Potenciar Trabajo se realizaron 4109 altas efectivas. Finalmente, Ivanna Gutiérrez se expresó sobre la importancia de combatir “el travesticidio social”, “nuestras vidas no han sido” contadas en “cuentos infantiles”. Hay que mirar integralmente la problemática que viven las “adolescencias, niñeces, sobrevivientes adultas mayores”.
Como explicaron las referentes trans, el Estado está en deuda con el colectivo de personas trans y debe reparar de manera integral su vida y garantizar el acceso a oportunidades y derechos, mencionaron que no están en nombre de ellas mismas, sino de sus compañeras, sus espacios políticos y agradecieron poder contar su realidad.


La hora de lxs diputadxs

Brevemente intervino la Diputada Paola Vessbesian, quien recordó la necesidad de reafirmar principios, mencionó la mirada federal y puso el eje del “trabajo como ordenador social”. A su turno Brenda Austín, quien mencionó su apoyo y rescató parte de los relatos de las sobrevivientes trans. Mara Brawer, fué una de las diputadas más contundentes en su intervención, dijo que “es necesario que el proyecto tenga en cuenta toda la trayectoria de vida” y finalizó “las grandes leyes que tienen apoyos transversales y se sancionan con gobiernos populares, va a salir”. Seguidamente, Monica Macha presidenta de la comisión y autora de uno de los proyectos, cerró el encuentro diciendo “lo que genera de derechos es la implementación de una ley” porque habilita que se “reconozcan derechos que no estaban considerados”. Agradeció a todas porque “Nos han enseñado a ser desobedientes al patriarcado, aun con las marcas en sus cuerpos y en sus vidas”.
La edad promedio de una persona trans es de menos de 40 años, muchas fueron expulsadas a temprana edad de sus hogares familiares, 7 de 10 abandonó los estudios, otras tantas producto de la violencia institucional y la persecución policial ha tenido antecedentes penales. El 90% se vé teniendo como única posibilidad de supervivencia el trabajo sexual, en la calle; 9000 personas trans realizaron el cambio registral, otrxs tantxs no lo desearon y otrxs aún no han podido efectivizar ese derecho, el acceso a salud- inclusiva y amigable- es deficitario, de forma sistemática el colectivo ha estado frente a situaciones discriminatorias por ser travesti/trans. Las que están vivas son sobrevivientes. La pandemia agudizó problemas preexistentes, es hora que la política discuta realmente con ellxs que es trabajo realmente y que pueda darle una inflexión a esta situación.