Columna de Juan Carlos Junio, secretario general del Partido Solidario y director del Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini, en #NoNosQuedaOtra AM 740 Radio Rebelde. Se reglamenta la ley de alquileres: posible impacto para las y los inquilinos de la Ciudad de Buenos Aires; beneficios y obligaciones de la nueva ley que afecta a más de 9 millones de ciudadanos.

Escuchá la entrevista completa: 

                                     

Juan Carlos Junio.

Aprobación y reglamentación

“Es un paso adelante importante, finalmente se aprobó. Sale al encuentro de un problema que en el orden nacional involucra a 9 millones de ciudadanos y ciudadanas, y un número muy importante en nuestra ciudad. En CABA hay un 30% de personas que son inquilinos, fue creciendo ante la imposibilidad del sueño de la casa propia, ya que hubo un proceso de dolarización del valor de la propiedad y no se corresponde con los ingresos en pesos de una gran parte de los trabajadores y las clases medias; fue creciendo la cantidad de inquilinos, porque no pueden acceder a la casa propia. Acá en la ciudad esa es la estadística, es un problema social muy grande. En Argentina y en una gran parte del mundo”.

Los avances

“Es un avance, no sé si es la solución total, pero se pasa de dos a tres años, hay una estabilización de un tercio más, se amplía la posibilidad de ofrecimiento de garantías a otras alternativas… En fin, yo diría que en términos generales es una ley que avanza a favor de los inquilinos. Acá el problema es que hay grandes desarrolladores que tienen 100 departamentos, lo que está en discusión es una pelea con los grandes propietarios, hay edificios que son construidos por una constructora y no se venden, se alquilan todos”.

“hacen faltas políticas de un Estado popular muy grandes para desplegar una posibilidad de compra de vivienda”

“Las cuestiones de fondo en el tema de vivienda son muy complejas: una vivienda tiene un valor muy importante, un departamento de dos o tres ambientes, ni hablar una casita. Una primera cuestión es la política de vivienda del Estado, tiene que haber un Estado que tome la decisión política de hacerlo y que tenga los recursos para hacerlo. Tenemos un Estado que no tiene plata. Sin una política de Estado no creo que el tema social de la vivienda pueda tener solución. Después hay otras cuestiones que están vinculadas estratégicamente a la economía, como estos fenómenos de la dolarización versus la pesificación de los ingresos de los inquilinos. Es un problema que viene desde hace 40 años. Es un problema muy estructural y que requiere de políticas estructurales que depende de un gobierno que tenga la voluntad de encarar el problema social de la vivienda”.

“Una política de vivienda no puede ser como el UVA, tiene que tener una visión social, demográfica y de derechos humanos. El UVA de Macri tenía un concepto financiero. Una política de vivienda social tiene que ser propia de un gobierno popular”

“También hay un problema del diseño del país estratégicamente a mediano y largo plazo; para encarar ese tipo de cosas vos tenés que tener una política regional de relocalización, de estímulos a la gente joven en materia laboral, de estímulos a los jóvenes profesionales para que se queden en sus pueblos y no emigren, facilidades para la vivienda; en fin, tiene que haber una continuidad de un gobierno popular democrático, que en términos estratégicos tenga una visión. De cualquier manera el Procrear fue un plan muy positivo y a pesar de las limitaciones del tema geográfico hubo una cantidad muy valiosa que pudo tener una vivienda. Fue, de los últimos tiempos, la mejor experiencia que recuerdo”.