Escribe: María Victoria Fregenal

En el marco de la planificación ambiental de la Ciudad de Buenos Aires, el pasado jueves la comisión de Planeamiento Urbano y la Junta de Ética tuvo una reunión para debatir sobre la designación de los nuevos técnicos que conformarán el consejo del plan urbano ambiental (COPUA). Lo llamativo de esta medida es que no fue incluido el bloque del Frente de Todos. Por este motivo los legisladores de la oposición que participaron dejaron en claro su disconformidad por este dictamen.

Legisladores del Frente de Todos

El vicepresidente de la comisión, Javier Andrade, expresó: “De los candidatos que se están proponiendo no hay ninguno del Frente de Todos, vale decir que en la última elección sacamos el 35% del electorado y dentro de la legislatura somos 17 legisladores de 60” además el diputado aclaró: “El COPUA se integra con nueve técnicos a propuesta del Poder Ejecutivo y una representación de la legislatura” y preguntó “ ¿ Está garantizada la representación sin que haya integrantes dentro del consejo de la segunda fuerza en importancia dentro de la Legislatura?”.

Javier Andrade.

La mayoría de bancas que maneja el oficialismo debido a las alianzas que hizo, permite generar ese falso concepto de representatividad. Esto se evidencia en los nueve técnicos a ser designados para conformar el COPUA que son cinco del PRO, dos de la UCR, uno del GEN y uno de Consenso Federal, este último propone una candidata que fue funcionaria del PRO en la Ciudad de Buenos Aires. Para entender el contexto de por qué el Frente de Todos reclama al oficialismo por haberlos dejado afuera de esta decisión, hay que explicar de qué se encarga el Consejo de planeamiento urbano y qué ventajas manejaría el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta al mando.

El Consejo del Plan Urbano Ambiental (COPUA) puede, entre sus principales capacidades, impulsar inversiones públicas y privadas para generar mejoras, analizarr las consecuencias urbanas y ambientales del conjunto de las acciones incluidas en el plan, promover y coordinar las consultas y participación, como así también la difusión y esclarecimiento. Pero además propone los criterios para elaborar los instrumentos necesarios para implementar políticas urbano – ambientales, en especial de los Códigos de Planeamiento Urbano, Ambiental y de Edificación. No es novedad relacionar al actual Jefe de Gobierno con negocios inmobiliarios.

Larreta quiere todo para uno.

Entonces con esta conformación tendría vía libre para seguir con su lineamiento de vender todos los terrenos públicos de la Ciudad que considere.
Los legisladores del Frente de Todos expresaron que el Jefe de Gobierno en este último tiempo, mantuvo constante comunicación con el gobierno nacional, debido a la pandemia. De hecho, visibilizaron un diálogo abierto entre Rodríguez Larreta y Alberto Fernández para buscar soluciones en conjunto frente a la emergencia sanitaria. Partiendo de esta premisa,  ¿por qué ahora Rodríguez Larreta apoya un dictamen que deja afuera al Frente de Todos?
Durante la reunión, el legislador Matías Barrotaveña (FdT) apuntó: “¿Qué es lo que quieren discutir en el COPUA que nosotros no podemos escuchar?” y expresó: “Vender tierras públicas para construir negocios inmobiliarios hace perder cada vez más la posibilidad a todos aquellos que alquilan en la ciudad y no pueden acceder a la vivienda”. Lo último mencionado por Barrotaveña no es dato menor, ya que a mediados de mayo, el Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, quería llevar a cabo la construcción de torres en el barrio de Villa Crespo, en tierras públicas cedidas por el ex presidente Mauricio Macri antes de finalizar su mandato.
Siempre negociados y siempre el mismo actor, el Gobierno de la Ciudad. Pero esta vez fue más allá, dejar de lado a la principal fuerza de la oposición dentro de la Legislatura, silenciando las voces de los ciudadanos que votaron a sus representantes.