Sebastián Premici, periodista de la Agencia de Noticias Cadena Del Sur, y autor del libro “Santiago Maldonado, un crimen de Estado“, en comunicación con el equipo de #NoNosQuedaOtra AM 740 Radio Rebelde. Las pruebas que confirman el asesinato de Santiago Maldonado como un crímen de Estado, y la coordinación entre Inteligencia de Gendarmería, ministerio de Seguridad, policía de Epuyén y Carabineros en Chile para encubrirlo; la utilización de la muerte de Fabián Gutiérrez para instalar agenda mediática y desviar la atención de las causas por espionaje ilegal que el macrismo practicó a diestra y siniestra.

Escuchá la entrevista completa:

                                   

Sebastián Premici.

Fabián Gutiérrez: investigación y utilización mediática

“El hecho cae en un momento donde a la oposición les viene bien para tapar la enorme estructura de espionaje ilegal que empezó a salir a luz a partir de distintas causas judiciales y que tiene a todo el macrismo en la mira: Macri, Bullrich y a todos los funcionarios de la AFI. Se agarraron de ese tema para reflotar la causa de los cuadernos cuando son ellos los que están arrinconados porque se empieza a ver cómo había sido esa estructura de espionaje ilegal, que fue transversal a todo el gobierno de Cambiemos, incluso antes de que llegaran a la presidencia”.

“Pensemos en las imágenes iniciales de los cuadernos: un imputado tenía un determinado abogado, entraba a una reunión y salía con otro, porque adentro estaba esperando un abogado de la AFI para guionar la declaración”

“Lo de Marijuan fue en una causa y lo de los cuadernos fue en otra, estuvo tres días Marijuan haciendo allanamientos. En el caso de los cuadernos me parece más interesante pensar cómo fue el mecanismo de extorsión de los famosos arrepentidos, él mismo llego a decir que lo habían presionado para decir tal o cual cosa en la causa de los cuadernos. Demuestra cómo no solamente guionaron a los arrepentidos, como el caso de Leonardo Fariña que cambia su declaración en 2016, sino que también cómo los apretaron. Lo que se descubre de la estructura de la AFI es el área operativa, gente que salía a hacer operaciones, abogados puestos para presionar. Eso pasó de alguna manera con Gutiérrez, y es la misma historia de siempre. El eje no tiene que ser Fabián Gutiérrez, el eje tiene que ser Bullrich y todo lo que hicieron: tratar de instalar lo que están tratando de ocultar, sino la agenda la siguen marcando ellos. Lo de Fabián Gutiérrez sirve para pensar el mecanismo de extorsión que hicieron en la causa de los cuadernos”.

Causa Maldonado, crimen de Estado

“Hay que volver a foja cero, luego de la represión ilegal, planificada un día anterior donde Nocetti, jefe de gabinete de Patricia Bullrich en el Ministerio del Interior, le había dado órdenes a la Gendarmería de avanzar contra los mapuches. A partir de la desaparición de Santiago, a las 12 del mediodía, hay un parte de la Gendarmería donde están mandando a Esquel una de las áreas de inteligencia. Claramente los mandaron por algo. Yo soy de los que creen que Bullrich no sabía todo en ese momento, se fue enterando de a poco a medida que pasaban las horas lo que realmente sucedió. Lo invariable de todo esto es que lo primero que hicieron fue encubrir lo que sea, de salvar a Gendarmería a cualquier costo y de cualquier hecho que hayan cometido en ese territorio. Por eso mandaron a gente de inteligencia de la propia Gendarmería ese 1 de agosto, tanto a Esquél como al Bolsón. Y la estrategia fue vincular a Maldonado con la RAM, sacarlo del territorio, instalando que no estaba en esa protesta del 1 de agosto. Lo dijo Bullrich el 7 de agosto, lo dijo el juez el 6 de agosto. Para abonar esa idea utilizaron otra estructura de inteligencia de la Gendarmería, tomaron información recogida mediante inteligencia y la usaron para usufructo político del gobierno de Mauricio Macri”.

“En el momento que se lo vincula a Maldonado con un hecho con un puestero, que instala Bullrich en el Senado, el gobierno puso un grupo de policías a instalar un rumor dentro del expediente, luego un funcionario, Gonzalo Cané, lo presenta dentro del expediente, y mucho tiempo después yo encuentro, esto es lo nuevo, lo que no llegué a incluir en mi libro, que estas estructuras paralelas con dos comandantes de Gendarmería habían estado reunidas con el comisario de ese lugar, en el mismo lugar en que se instala esta versión. Son estas mismas personas que luego viajan a Chile a hacer un acuerdo de cooperación con los Carabineros y a partir de ahí se empiezan a pasar fichas de personas vinculadas a la causa mapuche que eran considerados blancos de investigación, bajo una supuesta hipótesis de subversión en la región”.

“fue un crimen de Estado por estas tres instancias: se planificó la represión, se la abonó, se construyó la idea del enemigo interno alrededor de los mapuches, se ejecutó la represión y luego el encubrimiento”

“La versión del puestero de Epuyén se instala en el expediente el 15 de agosto. El 16 de agosto Bullrich está en el Senado diciendo “tenemos esta hipótesis”. El 15 de agosto el Comandante Jorge Domínguez y Rafael Benz, ambos de Inteligencia de Gendarmería, están reunidos con los funcionarios del ministerio de Seguridad que estaban en la zona con el comisario de Epuyén ¿Cómo se sabe esto? Porque a partir de la coordinación que hicieron con los carabineros chilenos, los carabineros cayeron en cana porque hicieron lo mismo, plantaron pruebas contra los mapuches del otro lado de la Cordillera. Cuando le secuestran los celulares, aparece un montón de documentación, entre ella los mensajes que se mandaban con la inteligencia de Gendarmería y con el comisario de Epuyén. Después estas personan viajan a Temuco, y hay un mensaje que uno de los comandantes le dice a su par chileno, necesito que me pases información que acordamos, está la ministra preguntando en Buenos Aires es decir Patricia Bullrich puesta en el seguimiento de esa información de esas operaciones de inteligencia; esto está documentado, y surge del propio material judicializado en Chile, el problema es que hay que judicializarlo acá en Argentina y que se tome como prueba”.

“Para mí todo esto empieza en febrero del 2016 cuando Bullrich se junta con empresario rurales de la Patagonia y son estos los que le piden la represión. En marzo se manda un conjunto de normas al Congreso, entre ellas la modificación de la flagrancia, el agente encubierto, el plexo normativo represivo del macrismo está ahí. Después se fue construyendo la idea de enemigo interno alrededor de los mapuches, Facundo Jones Huala… Hasta llegar al 1 de agosto. La ejecución de esa represión y luego el encubrimiento. Ahí tenés tod ala secuenca del crimen de Estado”.