Jueves 16 de julio del 2020

Escribe: María Victoria Fregenal

La Legislatura porteña aprobó en el día de hoy la adhesión al protocolo nacional de interrupción legal del embarazo con 49 votos a favor, 7 en contra y 3 abstenciones.
El protocolo cuenta con una actualización y regulación en el marco jurídico. Esta sanción permite que las personas, incluyendo menores de edad, que sufrieron violación o que transitan un embarazo riesgoso puedan elegir si desean abortar sin complicaciones para su integridad física. Además le da herramientas al personal de salud, en materia de medicamentos y prácticas, para proceder de manera correcta frente al procedimiento, como así también permite denunciar ante la justicia un caso de abuso sexual.

Los diputados expusieron en el recinto posturas a favor y en contra en un debate que duró 3 horas. Algunas de las voces que se mostraron en contra de la aprobación fue el legislador del bloque Vamos Juntos (VJ), Guillermo González Heredia, que declaró: “la vida pasa por los afectos” y agregó “este protocolo conforma una sociedad que no tiene nada que ver con eso, desalienta el compromiso, la solidaridad y los afectos, yo quiero una sociedad que defienda las dos vidas”. Entre las frases polémicas que dijo el diputado se refirió al protocolo de interrupción legal del embarazo como una “cultura del descarte”. Sin quedarse atrás, su compañero de bloque, Claudio Cingolani (VJ) aseguró: “Adherir a una simple resolución ministerial lesiona nuestro sistema jurídico y es un protocolo bastante ambicioso”. Siguiendo la línea en contra de la aprobación, Claudio Romero (VJ) dijo que tenía preocupación por no saber que responder a algún vecino de la Ciudad le pregunte por qué en la Legislatura se trató ese tema.

Por otro lado las voces a favor como fue el caso de la diputada por el Frente de Todos, Laura Velasco reveló: “En la Argentina cada 3 horas una de menor de 15 años es madre y en un 90% se trata de abuso intra familiar y cada 5 minutos una menor de 19 años es madre porque atravesó un embarazo no deseado”. Seguido a esos datos, la legisladora expresó: “hoy es un día muy importante en la Ciudad de Buenos Aires y debe ser un homenaje a las niñas obligadas a parir como tortura”. Por el mismo bloque, Ofelia Fernández afirmó: “La ILE es una derecho, tiene que ser una realidad”. La diputada de Vamos Juntos, Victoria Roldán Méndez se mostró a favor a la adhesión y defendió: “nadie obliga a una mujer a abortar, lo que estamos haciendo con este protocolo es garantizarles su derecho a elegir, su derecho a decidir sobre su cuerpo”.

Victoria Montenegro (FdT) en su oratoria expresó: “Primero celebramos que tengamos Ministerio de Salud de la Nación, después que su primer decisión sea este protocolo” y agregó “el estado no puede imponer la maternidad”.
Un paso más hacia un derecho que tendría que establecerse en todo el país para que las mujeres no mueran en abortos clandestinos y para que las niñas no sean obligadas a ser madres. Poder diferenciar la maternidad deseada de la forzada y dar las herramientas para elegir y no morir en la decisión son conceptos que van a acercar a la sociedad argentina a ser más justa e igualitaria.