Jueves 23 de julio del 2020

Escribe: Tomás Matamoros

Después de la victoria de su equipo el Leeds United frente al Charlton Athletic por 4 a 0 comenzaron los festejos por la consagración del título, y por si fuera poco el ascenso a la primera división. Entre sonrisas, canticos y abrazos, el DT argentino Marcelo Bielsa se olvidó del protocolo por la pandemia y quedó en el centro del festejo.


Minutos después desaparecieron él y sus ayudantes de la escena, fueron por las camisetas de campeón, y saltaron de nuevo al campo de juego para repartirlas con los protagonistas del equipo. Ante esto, el loco decidió mantenerse al margen y observar a la distancia. Llegó el momento más esperado por los fanáticos, que a pesar de no poder estar dentro del estadio se mantuvieron en las inmediaciones del estadio observando todo a través de las pantallas, el Leeds levantaría una copa luego de muchos años.

Ante esta situación Bielsa, como nos tiene acostumbrados, decidió no participar del levantamiento oficial por que según él no debe robar protagonismo a los verdaderos héroes. Aunque estaba decidido a no participar, fueron los protagonistas quienes lo llamaron para que esté a su lado mediante el famoso cantito “Marcelo Bielsa”. Ante este pedido el loco no tuvo más remedio que levantar la cabeza y con una sonrisa caminar nuevamente al centro de la ceremonia, mientras los jugadores le abrían el camino con admiración. No fue ni más ni menos que él, quien tuvo que levantar el trofeo, por pedido de los jugadores y el propio capitán del equipo.

Una vez finalizado, devolvió el trofeo a los jugadores, festejó con ellos unos minutos y en cuanto pudo volvió a ser Bielsa: agachó la cabeza, se ubicó junto a sus colaboradores y su traductor, y volvió a mirar desde lejos, como acostumbra el argentino.

Ya habiendo pasado algunas horas de finalizada la celebración el loco se animó a hablar y desde el club confirman una nueva locura del entrenador en cuanto a la formación de un equipo completamente competitivo. Si bien aun no estampó su firma de renovación, ya existen algunos pedidos para afrontar la Premier, que hoy en día son descabellados.

El loco pretende unir a dos goleadores en su equipo, pero no son dos jugadores que pueden no llamar la atención en un mercado de pases. Bielsa quiere tener en su formación al sueco Zlatan Ibrahimovic y al uruguayo Edinson Cavani. Si bien lo del uruguayo puede encaminarse de manera más sólida debido a que no tiene equipo luego de no renovar con el PSG, se sabe que hay otros equipos que están sondeándolo, como el Benfica.

Por el lado de Zlatan, se torna mucho más difícil, porque está atravesando un buen momento en el Milan y además exige diez millones de euros por año de contratación. Si hay una luz de esperanza por parte de la dirigencia, es porque el mismo Ibrahimovic afirmó que aun no le confirmaron continuidad en el equipo italiano.