Andrés Cirnigliaro, presidente de IEASA, ex ENARSA, en diálogo con el equipo de #NoNosQuedaOtra AM 740 Radio Rebelde. El objetivo de recuperar la línea programática de Enarsa y la energía argentina; el objetivo de reactivar y terminar las obras de las represas; los aumentos de precios durante la gestión macrista; la necesidad de una reforma del marco normativo referente al sector energético eléctrico y gasífero.

Escuchá la entrevista completa: 

                                   

Andrés Cirnigliaro, ENARSA.

El camino hacia la soberanía energética

“La materia prima de YPF es la explotación de hidrocarburos. Si bien ENARSA en algún momento supo hacer eso también, en este momento nos caracterizamos por la importación de gas, la obra pública y algunos emprendimientos en materia de energía eléctrica. ENARSA fue creada en el 2004, en los primeros años de gobierno de Néstor Kirchner, con un objeto social muy amplio: el propósito que tenía era que el Estado tuviese un actor protagónico en el sector energético, que recordemos es un sector que se caracteriza por pertenecer al sector privado. Después de la privatización de YPF en Argentina no existían por parte del Estado dentro del sector. ENARSA se crea en 2004, mucho antes de la estatización de YPF, y encara una serie de emprendimientos que tenían que ver con la explotación y exportación de hidrocarburos, con la construcción de centrales termoeléctricas y con obras de distinta envergadura en ese sentido“.

“En gobierno de Macri lo que se llevó a cabo fue una reestructuración de la empresa, en el cual se le instruye una línea programática que tenía que ver más con el desprendimiento de sus activos”

“Empieza un proceso en el cual se venden dos centrales termoeléctricas, dos centrales muy importantes, además se vende un área de exploración en la zona de Neuquén y se modifica el nombre. Nuestra intención es cambiar el nombre a ENARSA, y estamos trabajando en un proyecto de decreto que no solo modifique el nombre, sino que desestime la línea programática que impulsó el macrismo para que recupere un rol protagónico en el sector de gas y energía eléctrica”.

“La ENARSA que fue pensada en el 2004 tenía una función. IEASA tenía otra. Uno podría decir que no hace falta cambiar el nombre y simplemente recuperar la línea programatica y sería suficiente. Lo cual sería válido. Ahora, lo que yo propongo es lo siguiente: como bien sabemos las palabras tiene carácter performativo. ENARSA significa Energía Argentina Sociedad Anónima. Y IEASA significa Integración Energética Argentina Sociedad Anónima. Yo creo que en esa diferenciación radica la conceptualización de cada uno de los proyectos para la energía. En uno, ENARSA, el Estado hace propia la energía, y en el otro se para desde afuera a modo de integrador. Hay una diferencia sutil, pero conceptualmente muy grande”

“Lo que sucedió en los últimos cuatro años, es que se llevó adelante el plan del ex ministro Aranguren, que en su momento lo que hizo fue establecer un precio de referencia, alto, según nuestras consideraciones, y lo que buscó es equiparar la demanda con la oferta con ese precio relativo. Eso desencadenó una serie de aumentos continuados hasta el año pasado, que congelaron por la campaña electoral. En la Argentina se tiene que dar una discusión profunda de los marcos normativos que están vigentes para la energía elecrtica y el gas. Se implementaron en un período donde había una conceptualización del Estado y de la prestación de los servicios que no es congruente con la actualidad, y además me atrevería a decir, y esta es una discusión muy profunda, nunca funcionaron”.

Desdolarización de las tarifas

“No creo que sea una utopía, es una decisión política. Hay que diferenciar lo que es la oferta y la demanda. La producción de los hidrocarburos es un commodity que se mide por valores internacionales y hay que analizarlo desde ese lado. Ahora, cómo ese servicio le llega a la demanda tiene que ser una política de Estado que lo que haga es ponderar uno u otro valor. Nosotros consideramos que tanto el gas como la energía eléctrica son bienes de consumo, y el Estado tiene que tener un rol activo en garantizar el acceso a esos servicios, por eso la definición tarifaria tiene que ir en ese sentido”.

Los proyectos de ENARSA

“Nosotros hacemos dos tipos de importaciones, gas natural que viene de Bolivia y gas natural licuado que viene en barcos hasta el regasificador en Escobar. Hay algunas cosas que estamos todavía analizando de lo que hacía la gestión anterior de IEASA.  Lo que nos sucedió a nosotros es que tuvimos la campaña en términos de precio más exitoso en materia de gas natural licuado; por supuesto que ayudados por la situación mundial de la pandemia, que hizo que los precios internacionales se vieran en sus precios más bajos,  pero también tuvimos una serie de decisiones acertadas en el marco de la empresa, que llevó a que las cuatrolicitaciones que hicimos tuviesen más o menos los mismos resultados. La Argentina tiene que ir en un sendero de recuperación de la producción nacional, que posibilite la menor importación a lo largo del tiempo”.

“La empresa que nos encontramos estaba en un proceso de desarticulación, y nosotros tenemos la tarea titánica de recuperar una empresa QUE es fundamental y estratégica para el sector energético”

“Nosotros somos 100% estatal: el Estado tiene que aprovechar este recurso. Tenemos además la obra más importante, en materia de obra pública y energía del país, que son las represas del sur con financiamiento externo. También la responsabilidad de recuperar una obra que había sido paralizada como las del noroeste argentino argentino. Después de la visita del presidente a Formosa, nos pusimos a trabajar en su recuperación y estamos en via de lograr los presupuestos necesarios para reactivarla. Tenemos como prioridad absoluta la ejecución de la obra de las represas. Queremos revertir la ralentización de la obra para llegar a un nivel de actividad óptimo. Estamos trabajando en ese sentido y aun durante la pandemia logramos establecer una serie de protocolos que nos permitiese mantener la actividad en la obra y lo que proyectamos es que, una vez superada la veda invernal que está atravesando la Patagonia, tomar una serie de decisiones concretas de nuestra parte, para que podamos reactivar y alcanzar los niveles de actividad que nos permitan cumplir con los objetivos que son tener la primera turbina funcionando en septiembre de 2023”.