Dialogamos hoy con Elisabeth Möhle, Licenciada en Ciencias Ambientales (USAL), Magíster en Políticas Públicas y Doctora en Ciencia Política (UNSAM). La entrevistamos en la habitual columna “Ciencia en alpargatas” de @LiberacionUCyT con Nuria Giniger en el programa #NoNosQuedaOtra por AM740 Radio Rebelde. El acuerdo de Cancillería con China para la producción masiva de cerdos, sus implicancias, intereses y las condiciones que podemos poner desde Argentina.

Escuchá la nota completa acá:

Elisabeth Möhle Licenciada en Ciencia Ambiental
Elisabeth Möhle, Licenciada en Ciencias Ambientales, Magíster en Políticas Públicas y Doctora en Ciencia Política (UNSAM).

“En principio lo que hay que decir es que desde que apareció ese comunicado de Cancillería a principio de julio y se hizo la campaña ambientalista en contra cambiaron los números de lo que se está hablando y la discusión puede empezar a ser otra. El comunicado original hablaba de pasar de producir 6 millones de cerdos por año a 100 millones, lo cual más o menos en cuatro años es una escala descomunal, es multiplicarlo por 15. Tendríamos que pensarlo no solo en cantidad de cerdos, sino también en personal del Senasa, que se debería aumentar también. ¿Y de dónde sacas esa cantidad de especialistas en 4 años?”

“Ahora la idea sería duplicarlo. O sea pasar a 12 millones. Lo cual ya es otra escala, es otra discusión, se pueden discutir las condiciones pero es algo que desde un principio es razonable. De hecho, Neme ayer dijo que había habido una confusión, un error de tipeo. Yo lo que entiendo es que se hablaba de la proyección pero en realidad los números reales siempre fueron duplicar la producción actual. Los productores también estaban de acuerdo con que 100 millones son un delirio. Esto permite tener una discusión más concreta”.

“desde que apareció ese comunicado de cancillería a principio de julio y se hizo la campaña ambientalista en contra cambiaron los números de lo que se está hablando y la discusión puede empezar a ser otra”

Impacto ambiental

“Hay varios puntos en ese sentido, algunos ya aparecieron también en comunicaciones de los funcionarios de Cancillería. Uno es por ejemplo en qué lugar se van a establecer estas industrias. Es muy importante descentralizar el AMBA, dejar de traer todo el trabajo acá, o a la Provincia de Buenos Aires y La Pampa, y que eso más bien vaya a provincias más postergadas como las del norte. Y ahí aparece otro problema como la cantidad de agua que necesitan los establecimientos, porque son lugares de agua con un montón de animales que necesitan agua para consumir, limpiar, etc. Hay que ver que haya agua disponible y que eso no compita con el consumo en los hogares y con otras actividades económicas que se puedan llevar adelante, por ejemplo la agricultura”.

Feedlots

“Con el tema de los feedlots y la ganadería intensiva o extensiva, es decir grandes territorios o más sencillos, siempre se juegan dos variables, por un lado el impacto ambiental intensivo en un feed lot o sino la competencia con la conservación de los bosques nativos, por ejemplo. Entonces es como que ganás por un lado o perdés por el otro. O la otra alternativa son los proyectos de ganadería integrada donde conservás el bosque a la vez que tenés animales pero eso es técnicamente más difícil, requiere mucho más trabajo, inversión, con Ciencia y Tecnología. Es un proyecto que está llevando adelante el INTA, que está buenísimo y hay que tender hacia ahí pero requiere de mucho trabajo”.

Producción industrial porcina daño ambiental
Producción porcina industrial.

Condiciones del acuerdo con China

“Sí, se pueden producir cerdos de otra forma, o sea en chiqueros y no en estas mega granjas industriales pero el proyecto chino es una unidad de negocios que está planteada de esta forma y yo entiendo que las inversiones están para eso o no están para nada. Entonces lo que se puede hacer desde Cancillería es determinar algunas condiciones respecto de cómo van a ser esas granjas pero no decirle a los chinos que vamos a hacer otra cosa con estas inversiones”.

“Es una forma de producción que también tiene que ver con el precio y con cómo se está produciendo en China, no sé los intereses específicos que haya ahí pero el modo está relacionado con la productividad de estas granjas”.

“lo que se puede hacer desde Cancillería es determinar algunas condiciones respecto de cómo van a ser esas granjas”

Posiciones ambientalistas

“Hay varias corrientes dentro del ambientalismo que apuntan a diferentes cosas. Por un lado Soledad Barrutti entiende que todo lo que sea tender hacia la industrialización animal está mal, entonces es un poco también por principios. Prefieren que se produzca en chiqueros, donde los animales estén más cuidados, y no haya esa lógica de tratar al animal como un factor más de producción y sea otro el trato. Lo mismo de otra forma los antiespecistas y veganos se van a oponer cualquiera sea el número a este tipo de establecimientos. Después hay otra rama del ambientalismo que trabaja desde otro lugar, que tiene que ver con mirar cualquier política productiva o actividad económica y ver cómo podemos hacer, entendiendo que hay actividades que no nos gustan pero no podemos optar por otra en este momento del país, y de qué manera es la mejor forma de llevarlas adelante”.

“hay otra rama del ambientalismo que trabaja desde otro lugar, que tiene que ver con (…) cómo podemos hacer, entendiendo que hay actividades que no nos gustan pero no podemos optar por otra en este momento del país”

Ciencia aporta a política y conciencia social

“El lugar principal para dar esta discusión es el Ministerio de Desarrollo Productivo. Argentina necesita crecer, desarrollarse, crear empleo, bajar la pobreza y tenemos que pensar de qué manera se articula eso con la protección ambiental. Y en ese sentido me parece bien la campaña ambientalista, aunque siguen sosteniendo que no al acuerdo aunque sea menos, y a veces es un poco refractario. Está buenísimo para poner este debate sobre la mesa y que cada vez haya más consciencia de no invitar a los ambientólogos cuando las decisiones ya están tomadas sino al principio, cuando estamos definiendo qué vamos a producir en la Argentina. Incorporar a la dimensión ambiental desde el diseño mismo de qué se va a producir en el país”.

“Argentina necesita crecer, desarrollarse, crear empleo, bajar la pobreza y tenemos que pensar de qué manera se articula eso con la protección ambiental”