Carlos Funes, dirigente del Club Colegiales y de la Federación de Clubes, y miembro de la Dirección del Partido Solidario Ciudad de Buenos Aires, en comunicación con #NoNosQuedaOtra AM 740 Radio Rebelde. Los clubes de barrio en situación crítica: tras sobrevivir cuatro años a los tarifazos macristas, la pandemia. Pero la ausencia de políticas para el sector es una constante del gobierno del Pro, ayer Macri, hoy aún Larreta.

Escuchá le entrevista completa:

                                     

Carlos Funes.

“Los cuatro años del macrismo fueron realmente terrible para los clubes. Me hace acordar a lo que fue la salida de la dictadura militar, donde habían desaparecido decenas de clubes en la ciudad. La llegada del nuevo gobierno nos alentó y nos sigue alentando, aunque en este proceso es difícil tener aliento a que haya un cambio. De algún modo sopla otro viento: fueron suspendidos los aumentos de las tarifas, por lo menos hasta acá; pero bueno, estamos tratando de que pueda ser escuchado el reclamo de la tarifa social, pero que se instrumente definitivamente una tarifa que tenga ese sentido, no que alguien arbitre, como durante el gobierno macrista, donde un Ejecutivo te decía cuánto pagar, o si te daban o no una rebaja, y que la tarifa social sea parte de lo que te facturan, que estés categorizado como receptor de esa tarifa”.

“Se nos dio la posibilidad desde el gobierno nacional, hasta el 31 de agosto, de no pagar las facturas de los servicios públicos si no estamos en condiciones”

“Más allá de la virtud que pudiera tener algún funcionario del gobierno de la ciudad, siento que lo que el gobierno acerca o no acerca a los clubes está relacionado a lo que esencialmente es el signo del gobierno. Yo no me puedo correr de la política en este sentido. Desde la asociación de clubes hemos logrado en este momento por lo menos sostener una acción solidaria hacia nuestros socias y socios; si vas a clubes de la zona de Flores y del sur, te vas a encontrar en los bajoautopistas armados de bolsones de verduras, vacunatorios, acciones que representan lo que es un club de barrio para un barrio para la gente”

Club Colegiales, hace apenos meses, antes de la pandemia. El impacto se siente fuerte y Larreta no toma medidas.

“Desde la asociación “Defendamos los clubes” hemos hecho todo un armado que permite pensar en una federación nacional; creo que nos tenemos que agremiar como un sector común, pero además de la tarifa social, también está el tema de tener una ventanilla única, la necesidad de poder llevar y venir con trámites, honorarios… Hemos logrado en el último tiempo con el gobierno nuevo armar algunos contactos con funcionarios de distintos organismos que nos permiten pensar que esto pueda ser más sencillo, y luego que se reglamente la ley 27098 de clubes de barrio y pueblo: es una ley que es interesante y Macri no se ocupó de reglamentarla.”

La falta de apoyo del gobierno de la ciudad

“Horacio se sienta a hacer anuncios al lado del presidente, y después viene Larreta que es el que nos gobierna. Fuera de estos discursos, es esta mirada que el macrismo tiene en general para la ciudad del maquillaje, también se maquilla el vínculo. Más allá de que intenten acercarse en muchos casos, si no hay políticas públicas concretas y querés resolver pragmáticamente con 60 mil pesos los problemas de los clubes de ocho meses, no sé”.

“Larreta no pone un peso y desde la oposición tenemos la obligación de decir esto y lo tendríamos que haber dicho antes”

“Siento que la política y la política de esta coalición que armamos para poder ganarle a la derecha y al macrismo en el país, tiene la obligación de decir que Alberto no tiene por qué bancar la política de esta coalición que gobierna al país. Larreta también tiene que ayudar. Esto que no se dice, hay que decirlo. Sigo confiando en los compañeros y compañeras de la unidad, pero para poder alimentar esa unidad lo que hay que hacer es decir la verdad y hay que oponerse. Larreta no pone un mango de verdad y hay que oponerse”.

“Necesitamos guita. Si la ciudad no piensa en cómo apoyar complementariamente y activamente los protocolos a futuro sin guita, no existe. Cualquier club va a tener situaciones que no tuvo. Abrir el club nos va a salir por lo menos 500 mil pesos, solo abrirlo. ¿Qué recursos tengo? No es solo pararse y pedir moneditas, tiene que haber política pública de ciudad para los clubes”.