En la columna de “Ciencia en alpargatas” para #NoNosQuedaOtra AM 740 Radio Rebelde, Soledad Gori, bióloga, investigadora en CONICET y parte de la plataforma de Ciencia creada Anti Fake News-Covid-19, y CONFIAR. Cuáles son los avances de la vacuna rusa y la de Oxford, que se producirá en la Argentina; la batalla cultural contra las “fake news” (noticias falsas), que pueden provocar hasta la muerte; todo sobre la plataforma creada por científicos y científicas para chequear la información que recibimos sobre la pandemia.

Escuchá la columna completa:

                                     

Soledad Gori.

La vacuna rusa

“En el caso de la vacuna rusa el problema que tiene es que no están los reportes y eso a los científicos no nos gusta. Si se exige para uno se exige para todos. Las demás tienen reportes sobre las fases anteriores. Embarra un poco la cancha cuando se dice que tendrá inmunidad duradera porque es imposible saberlo”.

Carrera mundial por la cura

“La vacuna tiene varias fases, la primera arranca dentro del laboratorio, se llama fase química o fase cero: se hacen todas las pruebas de laboratorio donde se prueban diferentes formulaciones, primero un cultivo y después se pasa a animales de laboratorio; luego sí se pasa a humanos en la fase uno, que siempre son pocos, una decena, como para primero ver las dosis. Estamos viviendo todo muy aceleradamente y quizás se hacen fases combinadas, quizás se expande un poco el número de voluntarios y no solo ves la dosis sino que también la seguridad al mismo tiempo, que es lo que está en los reportes de la vacuna  de Oxford: fue un número bastante importante donde se combinó las fases. Se trata siempre de ir sumando voluntarios cuanto más avanzan las fases para ver si son inseguras, los efectos secundarios de todas formas nunca son graves, siempre en todo caso son leves”.

Alberto Fernández anuncia que la vacuna de Oxford se producirá en Argentina.

“En el caso de la de Oxford tiene un número importante, le dieron una vacuna a 500 personas y a otras 500 otra vacuna; y lo que vieron además es si se hacía un anticuerpo:  vieron eso, que generaba anticuerpos y memoria celular, lo que se hace en la fase 2. En la fase 3 lo que se hace es ver toda esa inmunidad que se vio en la 2, se extrapola a una mayor cantidad de personas, por ejemplo, a 30 mil, y ahí ya encontrás poblaciones más heterogéneas y la realidad es que esa es la fase más importante porque hay que esperar a que se expongan naturalmente al virus y ver si su sistema inmune, que se preparó por la vacuna, puede protegerlo o no”.

“Vos para poder lograr esa inmunidad, en verdad, deberías dejar que todos salgan, que todos se contagien y es algo muy nuevo como para experimentar. La inmunidad de rebaño se asocia a la vacunación, no a la infección natural en sí. Hay muchos patógenos que tienen mecanismos de evasión, se escapan del sistema inmune y si se escapan nunca van a poder entrenarse. La gripe por ejemplo muta frecuentemente; el punto es ese, con la vacuna lo que se puede hacer es agregarle diferentes componentes que ayudan a fortalecer la respuesta. Eso no lo tenés en la infección natural”.

“Fake News” y Ciencia anti “Fake News”

“Nos encontramos con lo que se encontraron todos, una lluvia de desinformación e información falsa que llegó por WhatsApp, por las redes, luego impactó en los medios rápidamente, y muchos trabajos preliminares levantados por periodistas que quizás no estaban especializados y empezaron a comunicar cosas que estaban en plataformas que estaban en la comunidad científica con malas interpretaciones de esos trabajos. Ahora vemos que hay un poco más de responsabilidad y en ese sentido estuvo bueno hacer hincapié en eso, y aclarar lo de preliminar”.

“Nadie chequea nada y en esa cadena es donde se va deformando la realidad”

“Empezamos a ver muchas dudas en la población y súper básicas: por ejemplo, que el té caliente te va a curar o que si pasás eucalipto por toda la casa el virus no entra. Es muy complejo el mundo de las “fake”, porque tienden a sensibilizar y a confirmar algo que vos ya creías, las que tomás como propias y las que compartís, porque hay algunas que desestimás, y otras que compartís. Hay gente naturalista que cree que tomando algo te vas a curar. Ahora por ejemplo con esto, con las dudas de la vacuna. Ni hablar cuando aparecen los falsos expertos y tiran cuatro conceptos complejos y ya creés que tienen razón. Rápidamente decidimos darle una salida colectiva y lo ofrecimos rápidamente a CONICET para hacerlo de una manera oficial, y sobre todo, para que, después del desprestigio que tuvo el organismo durante los últimos años, se vea en ese marco oficial”.

Dióxido de cloro, y muerte

“Lo importante es basarse siempre en las evidencias, porque si no ahí empieza el problema de las opiniones, y nosotros no nos basamos en las opiniones. Cada uno puede tener sus creencias, pero nosotros cuando hacemos ciencia nos basamos en evidencias. Hay poca educación a nivel científico, creo que la gente no sabe cómo se generan esas evidencias y no hay pensamiento crítico aceitado como para decir, no pará, ¿cómo se yo que esto me hace bien si no estoy comparando con otra persona que no lo está tomando y están los dos en fase de recuperación de Covid y esta persona también se está sintiendo bien y no lo está tomando al dióxido”.

“No hay pensamiento crítico. realmente te estás metiendo algo que no está ni regulado ni estandarizado “

No hay ninguna evidencia científica de que el dióxido de cloro funcione como medicamento para prevenir ni para curar ninguna enfermedad de todas las que desde no sé qué año que arrancaron a decir que autismo, soriasis, HIV, enfermedades autoinmunes, etc. Primero no tiene que ser tóxico, y después vemos si tiene un beneficio en el cuerpo. Hay mucho fanatismo con el dióxido. Hay gente que está lucrando con eso, gente muy convencida y que está en las redes promocionándolo, y la realidad es que se ve un discurso medio armado, que no te hace mal, y que el punto es el protocolo, que no sé quién lo estandarizó”.

“Es complejo, realmente te estás metiendo algo que no está ni regulado ni estandarizado, y te dejás llevar por gente, y en algunos casos médicos homeópatas, que me he enterado que lo están recomendando, cuando saben que no hay ninguna evidencia. En resumidas cuentas no hay evidencias científicas de que prevenga ni cure nada y encima hay reportes de efectos perjudiciales, ya que si queda un poco más del límite que puede haber para que no te haga daño, donde se ven los daños que pueden ser tan graves como fallos hepáticos, renales, o multiorgánicos como le pasó a este chiquito, porque es un oxidante muy fuerte y lo que primero se ve es que hace más difícil que llegue el oxígeno a los tejidos por ejemplo, entonces eso ya genera un fallo multiorgánico muy fácil. Si se pasan de rosca pueden llegar a la muerte. ¿Cómo supieron que dosis le tenían que dar a este chiquito? No hay nada estandarizado, nada se sabe y es una persona X que te dice por redes sociales qué tenés que darle a tu hijo”.

Accedé a la página y checqueá la información

“Nosotros interactuamos más por las plataformas de redes sociales. La plataforma tiene un buscador donde uno puede colocar la palabra clave de lo que está buscando y le saltan tanto los verdaderos o falsos, tanto como las “fake news” que son las que impactaron en medios o cadenas de WhatsApp, que es más visual y la gente puede asociar rápidamente. Además, verdaderos o falsos, aunque obviamente no hay verdades y falsos sino más consensos o no. En ese verdadero o falso apresurado hay muchas consultas de la gente. Hay una herramienta donde además de saber cómo desconfiar de una noticia, uno puede checquear cosas que ya circularon y ya están desmentidas, entonces puede rápidamente subir esas noticias y ver si están o no. En el caso de nuestras redes nos pueden mandar consultas, donde además de responderlas en el momento las tomamos para después lanzarlas en la plataforma”.