Diego Rossi, asesor del bloque Frente de Todos en políticas de comunicación, y docente en UBA y UNDAV en políticas públicas y planificación de la comunicación, en diálogo con el equipo de #NoNosQuedaOtra AM 740 Radio Rebelde. La decisión de Alberto Fernández de impulsar el Decreto de Necesidad y Urgencia 690, para declarar servicio público a la telefonía celular y los servicios de internet y de televisión por cable, además de recuperar regulación del Estado en el sector. Un primer paso hacia la incorporación de una política social que reconozca el derecho humano a la comunicación, frente a la visión mercantil. Lo que modifica, lo que gana y lo que falta.

Escuchá la entrevista completa:

                                      

Diego Rossi.

Garantizar la conectividad

“Lo que corta el gobierno es el ciclo de anuncios de aumentos cada semestre; por supuesto las telefónicas tratan de ganarle a la inflación, hablando de las tres telefónicas grandes. El año pasado el índice de precio del consumidor fue de 53,8% anual y del 63% del rubro comunicaciones, diez puntos arriba de la inflación, con eso entraron al nuevo gobierno. Es un juego como las paritarias, pero son paritarias al revés, las patronales son las empresas y el gobierno les pide por favor. En estas paritarias al revés lo que se ve es que era un mecanismo histórico que habían consagrado desde las privatizaciones, y que además de tener poder significativo de mercado en lo económico, el 30, 40, 60% de una actividad lo brinda una misma empresa, y en zonas territoriales hasta el 80%. Estas empresas tenían poder significativo a la hora de fijar las políticas. Eso pasó por un decreto de necesidad y urgencia de Macri, que modificó cuestiones de la ley de medios, entonces ahora es desatarse las manos que se había autoatado el Estado en el gobierno anterior”.

El DNU como primer paso: hay que hablar de Internet

“El decreto es trascendente pero no es revolucionario; la revolución no se hace con normas sino con sujetos sociales y justamente con un frente. El desafío del gobierno es pilotear la pandemia, y que no se dispare la inflación, porque este aumento te generaba un 1 % de la inflación de septiembre. La salida es con calidad institucional. La revolución se hará el día que logremos garantizar un piso de derechos para todos los argentinos, de tantos megas… La gente de telefónica te vendía 1,5 megas como paquete inclusivo, y con 1,5 no podés hacer una videollamada. Entonces, ¿cuál es el punto? ¿condenar a la mayor parte de los pibes a que hagan la tarea por WhatsApp?”.

“Si cambiamos la mirada infraestructural y de negocios por una mirada que incorpora la política social es un golazo”

El problema con la sensibilidad de las empresas es que ellos dicen que peligra su plan de inversiones, pero su plan deja afuera a millones de argentinos afuera. En la época que más facilidad la tuvieron para un plan de inversiones fue con el macrismo, porque los dejaron hacer lo que querían, y encima nos tenemos que comer que el ENACOM diga que el 95% de la ciudadanía y el 75% de las localidades tienen 4G, cuando sabemos que en las afueras de Rosario, Córdoba, no hay 4G, porque se inauguró con las estadísticas de las empresas. Vamos a tener que seguir trabajando sobre las inversiones privadas porque van a ser mayoritarias, el tema es qué hacemos con otros actores, por ejemplos los proveedores de Internet chiquitos, o las cooperativas, porque el congelamiento les pega a las chiquitas. Hay que poner en juego todo un mecanismo”

“Es importante que el presidente tome posición; hay que hablar de Internet. Si hay que integrar a todos a una Argentina 4.0 hay que laburar el discurso del diálogo”

“Nosotros venimos planteando que recupere el Estado la capacidad regulatoria y por otro lado, que haya un plan nacional de conectividad. El ENACOM tiene amplias facultades y posibilidades de desarrollar programas con el 1% de recaudación de las telefónicas que es el fondo de servicio universal. Ahí tenés programas virtuosos, pero la verdad es que es una demanda, y hoy están funcionando para emparchar un poco todo este despiole de la pandemia.  Hay un montón de iniciativas: el programa de infraestructura escolar del Ministerio de Educación, el programa de municipios digitales que te pone Wifi en algunos lugares, pero todo eso tiene que estar articulado. Los accionistas de Telefónica nos van a meter una demanda, con lo cual vamos a tener el circo de la demanda judicial y por debajo una cantidad de arreglos políticos institucionales para equilibrar la cancha”.