Miércoles 3 de septiembre de 2020

José Schulman, Secretario Nacional de la Liga Argentina por los Derechos Humanos, en comunicación con #NoNosQuedaOtra AM740 Radio Rebelde sobre el caso de Facundo Astudillo Castro. Desaparición forzada en la actualidad; la importancia de que Kicillof se ponga al frente de la investigación; porqué sostiene que Berni debe ser apartado de su actual cargo; la verdadera identidad del fiscal a cargo de la causa de Facundo; el pael de la policía bonaerense; adelanto de un proyecto de ley para abordar la violencia policial.

Escuchá la nota completa:

 

José Ernesto Schulman
José Ernesto Schulman, Secretario Nacional de la Liga Argentina por los Derechos Humanos.

Secuencia histórica

“Creo que estos temas de desaparición forzada conviene ponerlos en secuencia histórica. Se habla de desaparición forzada por dos razones. Una para diferenciarla del fenómeno más o menos común de que alguna gente se pierda o no conteste el teléfono o decida irse a dar una vuelta sin avisarle a los suyos. En el derecho argentino eso se llama averiguación de paradero, y era lo único que había para la época de la dictadura. La decisión del gobierno militar de Videla de practicar como instrumento de dominación (no como acción casual sino como una herramienta de dominación), una metodología sistemática de desaparición forzada de personas, generó la necesidad de denunciarlo en el mundo. Porque si no había cuerpos, ni presos, al principio no había forma de que creyeran que ocurría”.

“Entonces durante dos años de la dictadura se hizo un gran esfuerzo porque el mundo entienda. Había una nueva manera de asesinar, que era la desaparición forzada. Se la llamó la muerte blanca, en Europa; la muerte argentina. Finalmente, tuvo destino en un convenio de las Naciones Unidas. Que está pensado para esa metodología de desaparición forzada de personas, llevada adelante por gobiernos que han ocupado la totalidad del poder. De hecho, por eso practican esa desaparición forzada de personas con una cadena de instituciones. O sea, el ejército te secuestra pero después te lleva a un establecimiento de la policía. Si después deciden eliminar el cuerpo (como hicieron con casi todos), estará la aviación, los puertos, etc. Todo el Estado en su conjunto”.

“las desapariciones forzadas actuales comienzan con un asesinato, No hay centros clandestinos de detención, entonces no hay a dónde llevar a los secuestrados como en la dictadura”

Nosotros estamos ahora ante otra forma de desaparición forzada. Una que no solo se practica en Argentina sino en toda Latinoamérica, con México a la cabeza y cifras espeluznantes. Superiores a las de la dictadura militar por año. Pero ya no es sistemática y rutinaria de un Estado en su conjunto, sino de una parte del mismo, se constituye en un Estado paralelo y realiza esa desaparición forzada”.

Maldonado y Castro

“Lo que tuvimos en Argentina como últimos casos notorios fue la desaparición forzada seguida de muerte de Santiago Maldonado y la desaparición forzada seguida de muerte de Facundo Astudillo Castro. No son exactamente iguales, aunque son muy parecidas. ¿Cuál es la diferencia entre una y otra? Ahora hay unos que se preocupan por marcar esas diferencias para no ser solidarios con la causa Astudillo Castro”.

“Bueno, a Santiago lo desaparecieron en medio de un operativo represivo. Con Gendarmería Nacional y la participación del jefe de gabinete del Ministerio de Seguridad. A Facundo lo desaparecieron en medio de un operativo de control de la cuarentena. Realizado, exclusivamente, por la policía bonaerense en la zona sur de la Provincia de Buenos Aires. A partir de allí, la sistematicidad es absoluta. O sea la fuerza por alguna razón, asesina. Porque las desapariciones forzadas actuales comienzan con un asesinato. No hay centros clandestinos de detención, entonces no hay a dónde llevar a los secuestrados como en la dictadura. Así, después de un período muy breve son asesinados y escondidos sus cuerpos. A partir de ahí sí se desata una dinámica de complicidades”.

Facundo Astudillo Castro
Facundo Astudillo Castro. No llegó a cumplir los 23 años de edad.

“La complicidad en el caso de Maldonado no es que llegó; empezó en Bullrich. Todo indica que consumado el asesinato de alguien que ella no sabía que estaba (no sabían que había un muchacho rubio, blanco, de capas medias de la Provincia de Buenos Aires, pensaban que eran todos mapuches y que no les generaría grandes problemas); cuando se dan cuenta que ese muerto es Santiago Maldonado, cambian la actitud”.

“Ahí entran en acción Bullrich y los ministerios y hacen cosas que todavía no sabemos. La causa no está esclarecida. Ni siquiera sabemos cuándo murió Maldonado. Una vez más insisto, la autopsia dice que hubo una ventana de quince días. Maldonado pudo haber muerto en el primer día de la detención o al día quince. A partir de ahí si quedó bajo agua helada en el río. Bueno, en base a la decisión de esconder el cadáver se desata una cadena de complicidades, encubrimientos y silencios. Esta cadena apunta muy alta y todavía debe ser investigada”.

“Hace pocos días, el ministro de seguridad de la Provincia de Buenos Aires volvió a decir que no había pruebas contra la bonaerense. En los casos de desaparición forzada el que tiene que demostrar que no intervino es el propio Estado. Porque justamente es una disparidad enorme de partes, es un Estado contra una persona secuestrada. Si se investiga una desaparición forzada, no se está investigando que se perdió alguien, se está investigando que el Estado asesinó una persona y escondió su cuerpo”.

Santiago Maldonado
Santiago Maldonado; quien falleció “en algún momento entre el 1 de agosto de 2017 y el 23 de agosto de 2017”.

“Berni debe ser apartado”

“En este punto, es realmente sorprendente que Kicillof no tenga cerca un abogado que le explique que cuando él dice que no va a cometer encubrimientos de un delito de desaparición forzada seguido de muerte, que no va a ser partícipe por encubrimiento de un delito que tiene una pena cercana a los veinticinco años de prisión, ¡¿qué quiere decir?! O sea, ¿quién eligió a Kicillof para decir que no va a cometer delitos penados con prisión? No entiendo lo que está diciendo. Es la tercera vez que dice que no él va a producir encubrimientos; ¡¿y cómo va a producir encubrimiento un gobernador?! No sé si se darán cuenta de la barbaridad que dice, es como si dijera ‘yo no voy a matar a ninguna niña con las manos’. ¡¿Qué está diciendo?! No puede entrar jamás en la cabeza de un gobernante el encubrimiento de una desaparición forzada”.

Sergio Berni
Sergio Berni, ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires.

“Nosotros lo votamos justamente para echar a Bullrich y el encubrimiento estatal. ¿Para qué votamos a Kicillof? ¿a fin de que estemos dudando si lo va a echar o no a Berni? No, para eso no lo votamos. El mandato del diez de diciembre fue claro. Basta de doctrina Chocobar, de asesinato, de matar a Santiago Maldonado, a Rafael Nahuel, de expulsarlo a Facundo Jones Huala. Nosotros votamos eso, somos mayoría, exigimos que el gobernador cumpla con el mandato electoral que le dimos”.

Tiene que ponerse al frente de la investigación con decisiones muy claras. Éstas empiezan con apartar a Berni del Ministerio de Seguridad. No porque esté probado que Berni fue parte, sino porque está probado que Berni no quiere investigar. Por lo tanto la presencia de Berni sigue siendo una señal muy clara a los secuestradores y asesinos de que cuentan con la defensa del Estado. La defensa a los asesinos es transparente”.

Facundo Jones Huala
Facundo Jones Huala. Actualmente se encuentra extraditado y preso en Chile, en deplorables condiciones de vida.

Un fiscal amigo de genocidas

“En Argentina no hay justicia, por eso debe ponerse al frente el gobernador. Lo hemos dicho todo este tiempo, uno de los pocos puntos de acuerdo en el movimiento popular, es que en Argentina no se recompuso el Estado de derecho. Pensar que un fiscal al cual organismos de derechos humanos hemos impugnado por su participación, complicidad y encubrimiento de los crímenes del terrorismo de Estado de los años ‘70 es justicia, no va con nosotros. Santiago Ulpiano Martínez, de él hablo. Los organismos de DDHH, en la sesión del Senado cuando lo ratificaron como fiscal federal (fue propuesto para el cargo por Mauricio Macri), lo impugnamos documentadamente; es un hombre del terrorismo de Estado. Por eso la madre varias veces dijo que no solo se trata de que sabotean la investigación sobre Facundo Astudillo Castro, sino que no quiere un defensor de genocidas en la justicia”.

Santiago Ulpiano Martínez.
Santiago Ulpiano Martínez. Todos los organismos de DDHH del país coinciden en que este fiscal ha encubierto a varios genocidas de la última dictadura.

“Es el fiscal de la causa, es el único que dice que Facundo puede haber sido víctima de un accidente. Además, ¿quién avanzó en la investigación, el fiscal o la familia? La familia, con el apoyo de la Comisión Provincial de la Memoria. También con el apoyo de las y los muchachos que se movilizan, que pelean”.

Policía bonaerense, profundamente podrida

“Desaparición forzada es un crimen de Estado. Si se comete una desaparición forzada es el Estado, o una parte/partecita de éste. Lo que quieran, porque eso sí que hay que investigar; hasta dónde llega la pudrición. Nuestra suposición es que la Policía de Buenos Aires está profundamente podrida. No lo decimos ahora. Por lo menos, lo decimos desde todo lo que pasó con la causa Etchecolatz. Podemos recordar el perro asesinado en la puerta de la doctora que tenía que hacer la pericia. O cuando le tiraban cajones con muertos a Rozanski en la casa, cuando era el juez del Tribunal Oral n°1. Mejor aún, cuando secuestraron a Jorge Julio López. Encima en medio de los juicios escribía en un papelito el nombre de Julio para amedrentar”.

Miguel Osvaldo Etchecolatz
Genocida Miguel Osvaldo Etchecolatz, Director de Investigaciones de la Policía de la Provincia de Buenos Aires entre marzo de 1976 y fines de 1977. Coordinó 21 centros clandestinos.

Necesitamos actitudes más comprometidas

“A lo que voy es que, como crimen de Estado, en el que menos se puede confiar es en éste. Entonces, para llegar a esclarecer exactamente lo que pasó se va a necesitar mucha fuerza, doblegar muchas complicidades. Estamos ante un fiscal que trabaja para el ocultamiento. Necesitamos actitudes muchísimo más comprometidas. Ya que el ministro de seguridad no las da, es un deber del gobernador. Yo creo que el gobernador Kicillof deberá tomar una decisión que va a ser trascendental para su vida política”.

“El espectáculo de ayer viendo que el presidente Fernández dice que habla por él y el gobernador. Pero el gobernador no habla, y cuando lo hace dice cosas demasiado obvias. Contempla en silencio la última provocación del fascista de su ministro de seguridad. Que hace muy poco volvió a provocar con un video brutal. Yo no soy amigo de las comparaciones históricas, pero esto es demasiado parecido a la AAA”. 

Es un fascista puesto en un lugar importante que ahora empieza a acusar a compañeros de su propio movimiento (al ‘Chino’ Navarro y al Evita), que tienen nada menos que una parte de la jefatura de gabinete de la Presidencia, de terroristas que ocupan terreno. En el lenguaje actual, eso es lo que decía López Rega y el Consejo Superior del PJ; cuando publicaban listas de enemigos dentro del peronismo a los cuales había que asesinar y se asesinaban. No estoy diciendo que empiecen a asesinar gente. Estoy diciendo que es inaceptable que el peronismo contemple en silencio el surgimiento de una corriente fascista adentro del peronismo. Nos va a afectar a todos”.

“Lo que veo es que está surgiendo una corriente fascista que nosotros tratamos de enfrentarla con los puños que tenemos. Pero también veo que hay otros que no la enfrentan. En un combate contra el fascismo, tengo derecho a exigir igualdad de partes. Tengo derecho a exigirle a Kicillof que defienda a los demócratas, a las personas que vamos a ser atacadas. Si no tiene coraje para eso ¿para qué se presentó a elecciones? ¿no sabían que esto era Argentina? De hecho no lo vi nunca en ningún acto de ddhh, no lo conozco. En los cuatro años de Macri no se acercó jamás a ningún acto del 24 de marzo. No lo ví en mi vida”.

Hay esperanza

“A diferencia del gobierno provincial, casi en antagónica posición, el gobierno nacional se comprometió con la ministra de seguridad. Que bueno, en la medida que domina todos los instrumentos, ha puesto todas las fuerzas que tiene. Está la Comisión Provincial de la Memoria, que tiene enorme capacidad de procesar datos. Ahora se incorporó la PROCUVIN (Procuraduría de Violencia Institucional). El fiscal no fue apartado, pero al instalarle otros sectores de la fiscalía, es bastante posible disminuir su peligrosidad”.

Entonces creo yo que se puede avanzar; que se puede lograr esclarecer el caso. Siempre y cuando mantengamos una presión enorme que no haga retroceder esta decisión de Fernández”.

Rafael Nahuel
Rafael Nahuel, de ascendencia Mapuche, también tenía apenas 22 años al momento de su muerte a manos de la Prefectura Naval Argentina en noviembre de 2017.

Proyecto de ley por violencia policial

“En paralelo a esto, en este marco, Fernández ha propiciado la discusión del proyecto de ley de violencia institucional. Nosotros fuimos convocados, primero por la ministra de seguridad nacional, Frederic, y tuvimos una reunión donde presentamos un proyecto. Nos propusieron y se comprometieron a designarnos como organismo consultivo en los temas de violencia estatal. Luego tuvimos una entrevista de trabajo con la diputada Penacca, ella es la presidenta de la Comisión de Seguridad del Congreso de la Nación; ahí volvimos a llevar nuestro proyecto. Hay un primer anteproyecto borrador de esa propuesta de ley. Por supuesto, todavía no es pública. Esta ley, le daría carácter específico al delito de violencia policial. O sea, daríamos un paso en lo semántico, dejando de hablar de lo institucional que es muy confuso. Pasaríamos a hablar de violencia policial y violencia del servicio penitenciario federal”.

Cristina Castro
Cristina Castro, madre de Facundo Castro.

“El proyecto está preparándose, nosotros hicimos dos aportes. Proponemos crear un observatorio autónomo e independiente, solo de organismos de derechos humanos, de los crímenes del Estado. Que tenga capacidad de alerta temprana, un mecanismo que aprendimos en Colombia. En otra oportunidad podré contar, porque es complejo. La segunda propuesta que tenemos es que todos los delitos de violencia policial y de servicio penitenciario federal, aunque sean cometidos por fuerzas provinciales, sean objeto de investigación federal; para al menos correr la relación que hay entre la justicia provincial, los policías y los gobernadores que dirigen al servicio penitenciario en cada provincia. Que por ejemplo, esta semana en Mendoza como los estaba molestando el Comité Contra la Tortura, directamente echaron a los organismos de ddhh de este comité en esa provincia. Cosa que hicieron para ocultar la integralidad de estas cuestiones de la violencia”.