Gustavo López, presidente de FORJA y vicepresidente de ENACOM, en absoluto repudio por la grave situación que se vivió en la provincia de Buenos Aires, con varios efectivos de la policía bonaerense armados, y rodeando la residencia presidencial de Olivos. Un reclamo con argumentos sólidos, una medida equivocada y de caracter sedicioso. Cuál fue el anuncio de Alberto Fernández.

Escuchá la nota completa:

Gustavo López, presidente de FORJA, vicepresidente de ENACOM.

Reclamo justo, método equivocado

“Ayer se vivío una jornada muy tensa. Creo que el presidente lo manejó muy bien, tuvo un discurso firme y conciliador al mismo tiempo. Es decir, reconoció la justicia del reclamo por el retraso salarial, que tiene que ver con el gobierno de Vidal y Macri, perdieron el 30 por ciento del salario en cuatro años todos los empleados públicos. Sobre todo los dos últimos años fue tremendo: 17 puntos en el último años, 13 puntos en el año anterior. Pero en los cuatro perdieron. Pensá que hasta el 2015 siempre se estaba por encima por la famosa paritaria docente. Segundo punto, es inadmisible que haya gente armada rodeando la quinta presidencial de Olivos. La nación se costruye con símbolos. Ellos atacaron uno de esos símbolos. Todos los militantes políticos esperábamos una señal del presidente para saber qué hacer, si marchábamos o no, te lo digo con sinceridad, a la quinta de Olivos. ¿Qué hubiera pasado si 70 mil argentinos hubiéramos marchado a defender al gobierno? Con 50 policías con la cabeza quemada, que estaban ahí. Fue muy firme el presidente, lo manejó con mucha muñeca política, porque dice “el reclamo es justo, este no es el método”.

Policías bonaerenses sin distancia social, en plena pandemia, reclamando al presidente un reclamo salarial provincial.

De dónde sale la plata

“El tercer elemento, que muchos desconocen, es la coparticipáción, que es una ley de 1996. La coparticipación, que yo la enseño enla facultad porque doy Derecho Constitucional, es una ley muy compleja. Esto es, la torta se reparte en 25 pedazos. Un pedazo es la Nación, y los otros 24 pedazos son cada uno de los distritos. Eso quedó congelado en 1996. Allí gobernaba Menem, él hace el reparto de esa torta. La que más pierde en ese reparto es la provincia de Buenos Aires. ¿Con qué lo compensa?, con el Fondo del Conurbano, que eran 800 millones de dólares en aquel entonces”.

“La provincia de Buenos Aires aporta al PBI del país y recibe la mitad. La Ciudad de Buenos Aires es la que secunda en aporte, y también recibe menos. ¿Qué es lo que dice la ley de coparticipación? Dice que cada uno tiene que recibir por lo que aporta y por los servicios que tiene, pero también se tiene que tener en cuenta un crecimiento armónico del país, porque sino las provincias más pobres cada vez serían más pobres. Todas las provincias con menor densidad poblacional, en aquel entonces Tierra del Fuego, Santa Cruz, Chubut, La Rioja, Catamarca, que reciben más que lo que producen, es para generar armonía. Y si vos tenés el 0.5 de aporte al PBI pero te llevás el 2, ese 1 y pico es para que tu economía se modifique y puedas crecer y generar mayores recursos y mayor cantidad de servicios”.

Vidal, Macri, y Larreta, y el manejo marketinero de obras sólo para la Ciudad de Buenos Aires.

Por qué la Ciudad de Buenos Aires tenía un excedente

“Ahora, a la que peor le va es la provincia que es deficitaria. ¿Qué hace Macri ni bien llega? Vidal acordate que le pide el Fondo del Conurbano, porque se da cuenta que la va a tener estallada. Y Macri le da algo a la provincia (de Buenos Aires), pero básicamente le da a la ciudad (de Buenos Aires), que es su vidriera, lo que muestra. Una bicisenda en la Ciudad de Buenos Aires la venden hasta en Catamarca. En los aeropuertos de la argentina hay propaganda de la ciudad de Buenos Aires, del Metrobus, vos bajabas en Salta y había propapaganda. Armó primero toda su compaña electoral y después el sostenimiento de su gobierno con las obras en la Ciudad, porque en la provincia (de Buenos Aires), prácticamente no hubo obras. Entonces le duplica la ciudad. Lo que hace Alberto, no es que le quita todo. Dice: “a ustedes les pasaron 2.4, yo le voy a dejar 1.4, pero le voy a sacar el resto que es 1 punto que no esta justificado y se lo voy a dar a la provincia, que en realidad le debería dar 10”. No le puede dar 10 porque debería sacarle un pedazo de torta a cada provincia, y eso no se puede hacer porque la Constitución lo prohíbe. Lo único que estaba permitido es “lo que te di por fuera de la ley de coparticipación, te saco un poquito de lo que te di de más”. Porque Macri se lo dio por fuera de la ley”.

Presidente Alberto Fernández, junto a las autoridades bonaerenses.

“Hoy el titulo engañoso de La Nación es “Alberto le saca a la Ciudad”. Obviamente lo hacen con la intencionalidad política de que el macrismo más duro que está en la Ciudad de Buenos Aires castigue a Alberto Fernández diciendo “no les importan los porteños”. La verdad es que les dieron de más, porque querían que hicieran obras, y ahora les quitan una parte de los que le dieron de más. Por que no hay de dónde sacar. Y una ley de coparticipación es imposible de sancionar, lamentablemente. Pero no se pudo del ’96 para acá, imaginate. La ley requiere doble lectura, que el Congreso la apruebe con mayoría absoluta. No mayoría simple, la mitad más uno del total. Y a su vez que la ratifiquen todas las legislaturas. Entonces, si vos le sacás un punto a Catamarca, un punto a La Rioja… Ninguna de esas legislaturas te la va a ratificar”.

“La policía, los docentes… Todos tienen derecho a reclamar salario. La policía, más peligroso, porque está armada, por nosotros mismos. Ahora, lo que ha sucedido, capitaneado por exonerados y retirados, a los que les ofrecen un aumento e igual se quedan… Esto viene fogoneado por sectores de la política. Sectores que a pesar de los 35 años de democracia, yo no sé si es una cuestión generacional, si es porque ya pasó mucho tiempo, sectores de la política han roto en estos años, y me refiero al macrismo, el pacto del Nunca Más. El pacto del Nunca Más es un pacto no escrito, democrático, en la Argentina. Yo subí la foto de Alfonsín y Cafiero, cuando fue lo de Semana Santa. Porque en Semana Santa del ’87 los dos están juntos, y a Cafiero no le importa si después eso le va a impedir ser o no presidente de la Nación: están salvando el sistema democrático. Que el radicalismo haya tardado tantas horas en decir que no se puede bancar una sublevación policial con gente armada alrededor de la quinta presidencial, es olvidarse de toda su historia”.

“A mi me da verguenza haber pertenecido a un partido que hoy representa esos valores que no son los de la democracia, que no son los valores del ’83, que no son los valores de Alfonsín”

“En Argentina no hay condiciones para golpe. Sí hay condiciones para actos de locura, que no es lo mismo. Las extremas derechas en el mundo, aprovechando la pandemia, que es una situación muy difícil, de hastío, de extrema pobreza… Nosotros vamos a tener varios puntos más de pobreza de lo que nos dejó Macri, producto de esta crisis económica mundial. Aprovechan eso como lo aprovechó el nazismo en el ’33 con Hitler, como lo aprovechó Mussolini en Italia, aprovechan ese cansancio moral para salir con cualquier delirio. Y esos delirios en algunos sectorcitos tienen anclaje. Porque en una situación extrema cualquier delirio tiene anclaje. A mí me preocupa, los grandes medios fogonean cualquier cosa con tal de desgastar al gobierno. Así lo hizo O Globo con Dilma Roussef; después terminaron con Bolsonaro, porque uno no sabe para dónde termina disparado el tiro. La verdad es que es muy peligroso, y uno tiene que apelar al sistema político. Estamos en pandemia, no podemos ni debemos salir a la calle. Pero yo no tengo la menor duda que cuando termine la pandemia, sobre todo nosotros los distintos partidos que formamos el Frente de Todos, tenemos que militar la calle, los sindicatos, las universidades, los barrios, las asambleas populares. La pelea se va a ganar con la movilizacion de la gente en la calle.

“No se gana con quién tiene más medios, porque siempre ellos van a tener más”

“Es la única manera de fortalecer la democracia. Lo vivimos los últimos cuatro años. Cayó Dilma, cayó Evo, proscribieron a Lugo, proscriben a Evo, proscriben a Correa. No lo pudieron hacer en la Argentina porque la gente estuvo en la calle. Ni si quiera pudieron aplicar el 2 x 1. Entonces, yo espero que hoy todo vuelva a la normalidad”.