Julieta Otero, también Según Roxi, presenta en el Teatro Roma de Avellaneda, “Roxi canta las cuarentena”. En diálogo con el equipo de #NoNOsQuedaOtra AM 740 Radio Rebelde, y después de cuatro meses callada, Roxi rompe el silencio y se enfrenta a la cámara desde la intimidad de su casa con el puño lleno de verdades de cuarentena: la hiper convivencia familiar, las dificultades gastronómicas, las recetas de tik tok, el exceso de pantallas y la escuela virtual, entre algunos de los rubros donde desplegará su quirúrgica capacidad de definir… y quejarse.

Escuchá la entrevista completa:

Julieta Otero en Según Roxi.

Una madre que te canta las cuarenta en cuarentena

“Este contexto es espectacular para escribir, aunque no tenía ganas de escribir cuando empezó la cuarentena. Yo escribo desde chica, el formato siempre fue el diario íntimo, o sea, la reflexión, que en verdad es el primer genero de todos los que escribimos. Después esos diarios íntimos fueron tomando distintas formas. Cuando me dediqué al teatro, finalmente, en mi adolescencia, ese diario se transformó en obras de teatro: también escribí canciones, poesías, había una necesidad de decir. Ese diario íntimo cuando me transformé en madre se transformó en una serie web, idea de mi amiga Azul Lombardía, guionista, actriz y directora. Entre la maternidad y el trabajo no tenía tiempo para pensar, pero bueno, nos juntamos a tomar mate por la vida y por la serie web. Ahora con dos hijas que ya son grandes, no tenía ganas de hablar de la cuarentena, porque la verdad que es ya bastante vivirla: es un auto chocado, no tenés ganas de mirar todo el tiempo de qué se trata; pero bueno, estuve cinco meses en silencio y llegó la propuesta del Roma y dije bueno, voy a hablar”.

“Roxi canta las cuarentena”: Miércoles 23 de septiembre a las 21 hs. ¡No te lo pierdas!

“Al principio los separados lloraban por si le quedó el pibe del otro lado, ahora es por favor que se vaya del otro lado. El separado está esperando que le toque la semana sin los chicos. La verdad que la madre o el padre que descubrió la semana sin hijos hay cosas que no larga más, hay cosas que llegaron para quedarse, es una cosa hermosa. El amor infinito por los hijos hace que uno tenga esa ilusión del nido mientras crecen, que es muy hermosa y simulada por porquerías románticas que miramos en la tele y en películas que nos hacen soñar con un ideal de familia jugando al dominó en la mesa y en una fogata; en verdad somos un grupo de gente que nos estamos revoleando cosas por la cabeza y queremos un espacio de intimidad que no tenemos. Creo que la idea del nido es linda, y si es sincero y es honesto y hay amor es muy importante, pero para estar con cara de culo mejor separarse. Mientras está bueno, está bueno”.

Según Roxi

“La serie salió en 2012. Del 2012 a ahora el cambio de paradigma fue a una velocidad tan grande que miramos los primeros capítulos y es realmente una antigüedad. Cuando salió la serie, lejos de estar de moda la sororidad, la mujer existía en una situación de competencia, que ahora está muy reemplazada por la amiga que banca, la amiga que rescata, no es el hombre ya el que rescata a la protagonista de sus peligros.”

“Cambió todo un paradigma en cuanto a cómo se cuentan las historias de las mujeres en lo audiovisual”

“Eramos muy poco conscientes con algunas cuestiones de contexto, y sentíamos que los “progres” estábamos más protegidos con el gobierno kirchnerista, y después bueno, cuando asume Macri en el gobierno, empezamos a tomar más conciencia de un montón de cosas y cambió todo. La propuesta vino de la Secretaría de Cultura de Avellaneda, me llamó Victoria Onetto, que maneja la programación del teatro y estas cuestiones y nos pusimos las pilas”.

“En el fondo es siempre lo mismo, reírnos de nosotras mismas y reírnos de nuestra exigencia de perfección”

“Armamos con la estructura del último espectáculo, que era monólogos y canciones, pero cambiando contenidos por cuestiones vinculadas a la cuarentena: por ejemplo, los temas habituales que nosotras tocamos como la alimentación o las excusas para no hacer gimnasia, las cuestiones que nos quitan el sueño, el “fumochupobailo”, de la madre que termina detonada por el extremo aprovechamiento de la falta de ocio de una mamá… El “fumochupobaile” es nuestra religión, y ahora en cuarentena tomamos Campari en la cocina hablando con amigas y diciendo ‘cuando esto termine…’”.