Viernes 25 de septiembre del 2020

Sergio Chouza, economista, docente e investigador en la Universidad de Buenos Aires (UBA) y Titular en la Universidad de Avellaneda (UNdAv), en comunicación con el equipo de #NoNosQuedaOtra AM 740 Radio Rebelde. Medidas sobre el control de cambio, la incertidumbre generada por la opinión pública; y el plan económico del gobierno nacional.

Escuchá la nota completa:

Sergio Chouza, UBA y UNDAV.

Medidas sobre el control de cambio

“Es una semana atípica, teóricamente no están en funcionamiento de forma plena las medidas que se sancionaron con la resolución 7106 el martes pasado. Hay que darles tiempo para que funcione de verdad, de hecho uno de los hitos va a ser a inicio de septiembre, que se va a ver cuántos y cuántas compradores de dólares en estos más de 4 millones que se fueron en este mes; cuánto termina quedando los primeros días de cada mes, donde se habilita el cupo de los 200 dólares: ahí vamos a tener una primera señal de impacto; también después en materia de recaudación de ganancias anticipadas, producto de que todas las operaciones van a cursar este 25% anticipado, ahí vamos a tener otro parámetro para evaluar la efectividad de la medida. Son parches. Hoy en día tenés un segmento de personas que no solamente compran los dólares para ahorro, sino que también hacen gastos con tarjeta en moneda extranjera, a partir de estas medidas van a tributar el 35%: es un goteo que era incesante. Es así, lamentablemente, tenemos una escasez de divisas y esto que es por goteo va sumando y hoy, lamentablemente, tenemos una economía globalizada y hay un montón de cosas que se terminan pagando en moneda extranjera”.

La incertidumbre generada por la opinión pública

“Hay un efecto sobre las empresas producto de que el anticipo de la deuda en muchos casos fue exagerado, previendo que ese chorro se iba a cortar, y hoy en día se da el efecto contrario, se empiezan a pre cancelar algunas líneas de créditos que tal vez no son necesarias, y obviamente especulan que puede haber un salto cambiario. De eso en los últimos años tuviste un aumento del stock de la deuda de casi 20 mil millones de dólares de la deuda y eso comercialmente no se justifica; y después el efecto de personas que, quizás, tiene menor volumen en lo mensual, pero está todos los meses ahí de forma creciente conforme se ensancha la brecha y conforme crece un clima de incertidumbre producto de la trayectoria de reservas. Ahí te das cuenta de que, si funciona mal un segmento y te funciona mal el otro segmento, este funcionamiento del mercado de cambio no está siendo sano. Hay que darle un tratamiento estructural: requiere audacia, y una toma de decisión a mediano plazo“.

“Es importante que se haya dado ese paso; entre no hacer nada y hacer esto, es mucho mejor hacer esto”

“Valía la pena esperar y tener la prudencia de ver cómo respondía el mercado al cierre del canje. A pesar de que hoy tenés un súper cepo que genera insatisfacción en una parte significativa de la población, hay que pensar si vos podés quedarte con un funcionamiento que sea consistente con un modelo económico de crecimiento en los próximos años, porque si esto te empieza a limitar el crecimiento en años donde tal vez macroeconómicamente sería natural que rebotes y empieces a recuperar lo perdido en este año, es un problema, porque no es cuestión de si puedo comprar los 200 dólares o no, es cuestión de que puede restringir posibilidades de que la economía crezca, genere empleo y producción. No es sencillo, lógicamente, si existiera una solución evidente y definitiva, tanto el Banco Central y el Ministerio de Economía no tendrían ningún problema en tomar una decisión”.

 

“La insatisfacción en los factores de poder y de opinión está asignada por el momento que pasamos, eso contribuye a un clima de pesimismo general”

“Si tuviéramos una situación más normal, quizás el ánimo promedio sería otro, pero las discusiones estructurales hay que darlas. Hay una valoración que es muy difícil de revertir, en algunos puntos tiene una razón de ser y en algunos puntos es una exageración, como es la tributación que asfixia a los argentinos y argentinas y que no deja producir. Más allá de lo real, hoy desde lo simbólico es difícil pensar que vos tenés espacio para ampliar tu base de tributación, para ampliar la carga impositiva en este contexto estructural. Me parece que esa discusión tiene que ser estratégica en términos de hacer un sistema impositivo más estable, más consistente, y simplificado. No son discusiones que solo se dan en Argentina.”.

“Tenes que transitar esa delgada cuerda floja de, por un lado, tratar de disponer de alguna medida estratégicamente para que sea percibida como que alivia la carga sobre las empresas; Hay algo de cierto, podés propiciar mejores condiciones para la inversión por ejemplo favoreciendo a empresas medianas y chicas, y en simultaneo, a partir de eso tratar de trabajar aspectos como bajar los niveles de emisión que en Argentina son significativos. Me parece que es importante trabajar las señales y aspectos más vinculados a las expectativas, quizás con un poco más de dialogo, y avanzar en algún programa que empiece a dar logros en materia macroeconómica y creo que en 2021 parte de eso se va a empezar a ver”.