Carlos Caramello, analista político, periodista, escritor, ex director de Radio Provincia, en diálogo con #NoNosQuedaOtra AM 740 Radio Rebelde. El debate hacia dentro del Frente de Todos; los equilibrios de poder en el gobierno; ¿Alberto Fernández presidente del PJ?; qué se discute y quiénes ganan.

Escuchá la entrevista completa:

Der a izq: Julián Saúd y Carlos Caramello.

Debate mediático y público: ¿a quién le suma?

“Horacio González es un gran cuchillero de la palabra y debatidor. Me parece que, en este caso, vaya a saber qué motivo lo llevaron a personalizarlo tanto e ir tanto al hombre. Te diría que se desnaturaliza el discurso crítico en esa especie de enjundia que muestra respecto de Eduardo Aliverti. Les tengo respeto a los dos y entrar en ese debate sería muy complejo. No tengo relación con ellos, pero me parece que esa especie de debate que establecen a través de Página/12, al que yo le doy la bienvenida, porque se abre un espacio para que uno, de alguna manera, haga su catarsis, ya que no hay espacios físicos en donde uno pueda expresar su mirada, se establezca por medios escritos, electrónicos; no las redes porque en las redes es una especie de pelea de egos y no me parece que la cuestión esté para poner la cosa en la pelea de egos”

“Si uno quiere establecer un buen debate y sale a responder a alguien, le tiene que responder sobre lo que ese alguien expresa. Si yo digo que el gobierno corre riesgo de ser arrollado por una canalla opositora y te contestan que si no hubiera matices y diferencias no hubiéramos ganado las elecciones, puede parecer que hablamos de lo mismo, pero no es lo mismo. Quiero poner esta verdad contrafáctica que se ha tornado como una verdad de puño sobre que si no hubiera habido alianza con el Frente de Todos no hubiéramos ganado las elecciones. No hay ninguna forma de comprobarlo, no estoy absolutamente convencido que la construcción de ese frente sea la que determina el triunfo electoral de Alberto Fernández. No me parece que hoy los dirigentes tengan la capacidad de arrastre de un grupo de votantes de manera de trasladarlos de un lugar a otro”.

Alejandro Grimson, antropólogo, escritor, y asesor de Alberto Fernández.

“Es un debate de minorías entre comillas. Me parece que ellos no representan el núcleo duro del 80% de los votos, no son el peronismo, Alejandro Grimson no es el peronismo, es una persona que escribe sobre el peronismo advirtiendo que no es peronismo. Es un debate de lo que yo diría que es el espacio más pequeño. Ahora ese espacio más pequeño lleva voces que sí pueden representar al espacio más amplio. La idea de que hay una ringlera de funcionarios macristas que siguen en casi todas las reparticiones, es una cosa que tiene que ver con el sentimiento de un montón de compañeros que votaron a Alberto, no para ir al gobierno, pero sí que esperaban una respuesta diferente y que hoy no se sienten representados para nada y ven cómo hay funcionarios que quedaron del macrismo trabajando y haciendo de las suyas. La idea de Mempo Giardinelli sobre la TDA congelada, la persistencia de un cuestionable sistema de pautas publicitarias que solo favorece a los multimedias… Nos enteramos que Clarín ha recibido en lo que va del año más de 600 millones de pesos: si a mí a esta cuestión me la contestás con que estamos todos orgullosos de que se haya logrado un nuevo mapa de la República con nueva plataforma continental… ¿De qué me está hablando? Este es el quid de la cuestión. El debate bienvenido sea. No estoy haciendo una crítica a Alejandro Grimson, pero te podés defender con lo que tenés a mano. El debate entre Mempo Giardinelli y Grimson no es un debate entre peronistas, pero si de una franja pequeña del Frente de Todos que hoy no se siente representada”.

Mempo Giardinelli, periodista y escritor.

Macri llegó, metió un DNU y volteó la ley de medios: una ley debatida por cinco años, que pasó por la Corte Suprema y fue aprobada, que tuvo más de cien foros, se le introdujeron más de 170 cambios del proyecto original que llegó al Congreso. Con un DNU volteó todo. Entonces, Alberto tiene estas características de pensar la política y la vida como si fuera un Primer Ministro, y no es un Primer Ministro, es el Presidente. En estos días le van a ofrecer la presidencia del PJ y la va a aceptar seguramente; ahora, hace cuatro meses atrás en Perfil dijo que no era peronista, que era socialdemócrata, y que estaba más cerca del movimiento hippie que de las veinte verdades. Entonces a mí me parece que Alberto opera en un imaginario político en donde de alguna manera ha vuelto a recuperar su rol de operador político; es decir, le dice a cada sector casi que, al oído, lo que ese sector quiere escuchar. Eso me parece peligroso, porque frente a eso, empieza a haber un debate interno en el Frente de todos, un debate que no creo que necesiten de ese debate para ser destituyentes, ahora ese debate fundamenta alguna cuestión más a los grupos destituyentes. Clarín hace dulce con el debate entre Giardinelli y Grimson al día siguiente. No se daría ese debate públicamente si se abrieran espacios para el debate realmente, si se volviera de alguna manera el gobierno permeable a las ideas de los otros. Cuando vos escribís y un día el presidente dice, qué me importa, que sigan escribiendo total yo gobierno, ahí se acabó la cosa, se acabó el debate”.

“El presidente dijo que hay un alto grado de concentración en los medios. muchas veces el presidente actúa como un comentarista de la realidad”

El debate hacia dentro en el Frente de Todos

“El problema está en la actitud casi inocente de creer que de alguna manera este Frente, que es lo que expresa Alejandro Grimson, puede conquistar a tipos cuya actitud antipopulista y antiperonista y anti todo lo que tenga que ver con los Derechos Humanos y reivindicaciones sociales, se pueda ganar un voto de ese lado, porque el 90% se manifiesta antipolítico, y después te dicen que todos votaron a Cambiemos. Este es el debate que se han ganado. Hacia adentro, ninguno de los grupos que se incorpore al peronismo con buenas, y otras veces, peligrosas intenciones, nos hará peligrar a nosotros”.

“Para que los años más felices sean peronistas, tiene que conducir el peronismo, y no digo que vayamos sin frentes”

“Lo que tenemos que recuperar es la conducción y la intervención del peronismo en el debate. El presidente si va a asumir la conducción del Partido Justicialista debe querer representar los intereses del peronismo, entonces lo que no debe permitir es que desde adentro mismo del peronismo, los que como decía Perón se incorporan con buenas y otras veces malas intenciones, sean los que conduzcan; porque si no te pasa Vicentín, el control del Río Paraná, o los incendios forestales sin que haya ni un detenido. Alberto en su buena intención de tener a todos metidos bajo un mismo destino para el país, pone de relevancia a sectores y escucha las voces de sectores, que como dice Perón, tienen problemas de intereses. Las corporaciones tienen una injerencia fenomenal. Tenemos que ser muy cuidadosos en general, me parece que el peronismo es más conducible desde lo ideológico que desde lo partidario”.