19 de octubre de 2020

Oscar Laborde, presidente del Parlamento del MERCOSUR (PARLASUR), y miembro de la Misión de Observación Electoral del PARLASUR para Bolivia, en comunicación con el equipo de #NoNosQuedaOtra AM 740 Radio Rebelde. Triunfo del campo popular en Bolivia y del MAS liderado por Evo Morales: la fórmula Luis Arce-David Choquehuanca cosechó la mayoría de los votos; el rol que jugó Alberto Fernández; nuevo equilibro de fuerzas en Sudamérica; el voto del gobierno argentino contra Venezuela en la ONU; la lucha constante de los pueblos contra el neoliberalismo.

Escuchá la entrevista completa:

Oscar Laborde-Bolivia
Oscar Laborde. Presidente del Parlasur en Bolivia. Imagen: Twitter @oscarlaborde

Triunfo del MAS en Bolivia: la expresión del pueblo

“La presidenta Jeanine Áñez ya dijo que a pesar de que falta el escrutinio oficial, la diferencia que aparece en los cómputos parciales y en los boca de urnas ya son irreversibles, Áñez ya ha reconocido que el próximo presidente de Bolivia será Luis Arce, no hay ninguna duda. La candidatura del MAS terminará sacándole más de 20 puntos, y no solamente ha superado más del 50%, que es una de las condiciones para ganar en primera vuelta, sino que además le saca más de veinte puntos de diferencia”.

Oscar Laborde-Bolivia
Laborde con Luis Arce y David Choquehuanca, posterior a las elecciones. Imagen: Twitter @oscarlaborde

Había todo un plan de producir una situación de inestabilidad y de conflicto, pero el pueblo tuvo la inteligencia colectiva de generar una votación masiva en votar al candidato Arce, a pesar de todas esas maniobras pequeñas que han quedado reducidas. Se le encontró la forma de expresión popular. En seis días el pueblo chileno dará una derrota espectacular a Piñera. Es el pueblo expresándose. Y entre eso puede haber alguna maniobra de hackeo, pero cuando el pueblo se expresa masivamente consigue esto que hoy estamos disfrutando de esta manera tan placentera”.

“Hay una correlación de fuerzas. Ellos saben que en este momento desconocer el triunfo del MAS es una guerra civil; una guerra civil no le sirve ni a Brasil ni a Argentina ni a Chile. Por otro lado, los militares también son partes del pueblo, ¿y qué justificación hay ahora para que Luis Arce no asuma como presidente? A veces se trata de transmitir una fatalidad de que la derecha nos puede ganar, de que una vez que viene el golpe no lo van a soltar”.

Oscar Laborde-Bolivia
Oscar Laborde rodeado por comitiva Parlasur en Bolivia. Imagen: Twitter @oscarlaborde

Elecciones de noviembre de 2019 y golpe

“A las elecciones de noviembre se llega con el candidato Evo Morales, muy querido por el pueblo, pero que había expuesto la pregunta de si podía ser reelecto o no, y a pesar de que se le dijo que no, él obtuvo una declaración de la Corte Suprema de que podía ir. Hubo un desgaste de 13 años, estaba la OEA muy activa, y por ahí la gente pensó que había que cambiar; ahora la gente comprueba que lo que vino fue mucho peor. Por otro lado, estaban más desatentos ante la posibilidad de que pudiera gestionarse desde afuera, con la OEA, un golpe, y la propia comunidad internacional estaba también un poco distante de Bolivia”.

“la OEA, después de un año, no ha comprobado cuáles eran esos elementos por los que había que ir a una segunda vuelta. NO Hubo fraude”

“Jugó un papel importante el PARLASUR. No es tan fácil mentir aisladamente como lo hacía la OEA. El año pasado la OEA dijo había tenido muchas dudas y que debía hacerse una segunda vuelta, y da una cantidad de datos; esos datos fueron revisados por el Instituto Tecnológico de Massachusetts; salió su informe en el New York Times, fueron estudiadas todas las pruebas que presentó la OEA y no se encontró nada. La propia OEA no está pudiendo probar cuáles fueron esos elementos que hacían pensar que había que ir a una segunda vuelta, es que no hubo fraude”.

Llamar a una elección por reforma constitucional en Chile es el temor de Piñera a ser derrocado. Es el pueblo expresándose ante el hartazgo de la política neoliberal: es votando en Argentina, es presionando en Chile y es volviendo a que el MAS gane en Bolivia”.

Argentina y Venezuela

“Hay que mesurar todas las medidas que el pueblo argentino ha tomado con Venezuela. Algunos compañeros, equivocadamente, y algunos medios intencionalmente, hablan solamente del voto en Naciones Unidas. Pero, Argentina reconoce el gobierno de Maduro. Argentina en la asunción de Alberto Fernández invitó a Jorge Rodríguez, el ministro en Venezuela, y eso hizo que se retirara el enviado de Trump. El gobierno argentino reconoció a Stella Lugo como delegada de negocios, como encargada de la Embajada de Venezuela; el gobierno argentino acepta que las elecciones que se dan en diciembre, muy cuestionadas por otra parte, son válidas, y también votó de una forma en Naciones Unidas, porque Alberto Fernández creía que el informe de Bachelet era correcto antes de ser presidente”.

“Por supuesto que cada uno puede dar la opinión que quiere, pero me parece que habría que ser más amplio, habría que mirar cuando se critica tan puntualmente el voto, y hay que recordar que nosotros nos expusimos a que una presidenta en las Naciones Unidas nos critique por el asilo que le dimos a Evo Morales. Yo le pregunto a los compañeros que se preguntaron tanto por eso, ¿en cuánto ayudó al triunfo en Bolivia, que Evo Morales estuviera asilado en Argentina? A mí me gustaría que los compañeros que fueron tan duros con el gobierno por Venezuela, comprendan y lo digan honestamente, que también se alegran de que en el triunfo en Bolivia tuvo mucho que ver el gobierno de Alberto Fernández”.

Arce y Fernádez, Bolivia y Argentina.

Gran oportunidad para el campo popular latinoamericano

¿Por qué la gente quiere que Lula sea presidente? Porque cuando Lula era presidente vivía mejor, y si Lula vuelve a ser presidente va a volver vivir mejor. ¿Por qué la gente vota al MAS? Porque cuando estaba el MAS la gente vivía mejor, y ahora quiere seguir viviendo como antes. Entonces, ni en aquél momento hubo un retroceso irreversible de los sectores populares, ni ahora estamos en una ola ascendente que culminará con la toma del poder de todos los pueblos. Es una disputa. A veces queremos hacer una síntesis, pero esto es una lucha que tiene centenares de años, a veces el enemigo logra imponer sus condiciones, y hay veces que el campo popular logra avanzar. En estas horas no está definido ni para un lado ni para otro. Nosotros vamos a tener tres cuestiones sucesivas: Ayer confirmó la cámara electoral de Ecuador la instalación del binomio Arauz-Rabascall. ¿Esto quiere decir que en los próximos 15 acontecimientos electorales van a ser favorables? No. Hay momentos en los que vamos a ganar y momentos en que vamos a perder, el enemigo también juega”.