Miércoles 11 de noviembre de 2020

Gisela Bustos, abogada, integrante de la cooperativa de trabajo 19 de diciembre, y asesora legal de la Dirección de Empresas Recuperadas del ministerio de Desarrollo de la Nación, en comunicación con #NoNosQuedaOtra AM 740 Radio Rebelde. Los trabajadores de La Nirva S.A. en búsqueda de volver a producir; el proceso que llevó a la empresa a dejar de pagar los sueldos y por qué se evita la quiebra; el Estado presente, y un lento Poder Judicial que no da respuestas a las urgencias de los trabajadores.

Escuchá la entrevista completa:

Trabajadores y trabajadoras de La Nirva S.A. en lucha por recuperar la fábrica y volver a producir.

La Nirva S.A: El proceso de otra empresa a recuperar

“Al parecer los trabajadores y trabajadoras fuimos aprendiendo a recuperar fábricas y también los empleadores y la patronal fueron sacando algunas cuentas. En el último tiempo vimos muchos casos de empleadores que se concursan y evitan las instancias de la quiebra, porque en la instancia de la quiebra se hallanan los caminos para que los trabajadores y trabajadores organizados en cooperativas puedan recuperar su fábrica. El caso de La Nirva es un caso típico en donde el empleador se concursó, y en ese contexto, se hace muy complejo que la cooperativa pueda hacerse legalmente de la continuidad empresaria. Estos trabajadores habían quedado, como la mayoría de los trabajadores en una firma concursada, en un limbo jurídico; es así que por mucho tiempo se comieron lo peor de la pandemia, estaban sin cobrar salarios; sin estar dados de baja como dependientes de la firma, con lo cual tampoco podían acceder a ayudas o programas de asistencia que podíamos brindar desde el ministerio de Desarrollo Social, es una situación muy dramática para los trabajadores en esa instancia, pero frente a eso no nos queda más que organizarnos, organizar los recursos que tenemos y dar la pelea, que es lo que estamos haciendo en La Nirva”.

La Nirva S.A. fabrica los conocidos alfajores “Grandote” y “Recoleta”.

“Hemos tenido, incluso, alguna denuncia penal que logramos contrarrestar dando cuenta que estamos frente a un conflicto de índole laboral y no así en una instancia penal: no hay un delito, sino una defensa de los trabajadores de su fuente de trabajo, vaya si es legítimo ese derecho. Si hay alguien que no está cometiendo un delito son estos más de 60 trabajadores y trabajadoras”.

Los comienzos de la caída de la fábrica

“Ocurre como ocurre con muchas pymes del conurbano bonaerense que son formadas por familias tradicionales de la industria pyme; llegado un momento, sobre todo a principios de los 2000, en la segunda década, deciden dejar el rubro: se da mucho en la familias pymes el tema de la segunda generación; en tiempos de macrismo el primer problema eran las tarifas, y el segundo tema, el tema de la segunda generación: padres o abuelos que formaron la fábrica y que no tienen continuidad para que la sigan, entonces la venden, la entregan a capitales o intereses que vienen a intermediar, que gestionan o gerencian por determinado tiempo pero lo hacen con una vida útil muy acotada y finalmente terminan concursándose. En el medio ocurre que empiezan a bajar las condiciones de trabajo, a escatimar los pagos, a producir sin cumplimientos de todo tipo por parte de la patronal, y ese fue el caso que se dio en productos La Nirva, hasta que finalmente que la empleadora se presenta en concurso“.

“no podemos seguir tolerando que el Poder Judicial se lave las manos”

“Tanto es así que entre los acreedores del concurso preventivo de la empleadora actual, de la empresa actual, se encuentra, incluso, como acreedor el antiguo dueño de la firma, porque en la venta que hubo el intermediario no terminó de cumplir con los compromisos asumidos; entonces, no solamente son los trabajadores acreedores de la empleadora, de esta última empleadora, sino también el Estado, otros acreedores privados, proveedores y demás y también el antiguo dueño de la firma. Nosotros a lo que asistimos y vemos con más dramatismo es al accionar de intereses espurios que lucran, que no se han privado de lucrar con nada: tienen pisos en Miami, de los gustos no se los han privado; pero más allá de esa gente que ya sabemos que existe, lo que sí no podemos seguir tolerando es que el Poder Judicial se lave las manos, eso es algo que en estos tiempos no podemos seguir tolerando, el caso de productos La Nirva es uno de ellos”.

Nueva gestión: políticas concretas de apoyo a cooperativas

“Yo soy integrante de cooperativa 19 de diciembre que tiene 18 años como empresa recuperada, es un autopartista de Villa Ballester, y en todos los años que nosotros llevamos peleando siempre peleamos desde afuera del Estado y las instituciones. Hoy te puedo decir desde de la Dirección Nacional de Empresas Recuperadas que depende del ministerio de Desarrollo Social de la Nación -esa Dirección se creó en diciembre de 2019- que nos tocó y nos sigue atravesando la pandemia y no dejamos ni un solo día de trabajar y estamos convencidos de que es una tarea esencial, porque la necesidad la conocemos muy bien, porque todos los que integramos la Dirección somos integrantes, además, de alguna empresa recuperada. Tratamos de representar a todos y a todas de la mejor manera posible. Sabemos que todavía estamos muy lejos de lo que los trabajadores y trabajadoras merecen y merecemos, estamos convencidos de que tenemos una tarea muy grande para hacer y para construir todas las herramientas necesarias para atender la urgencia y para atender también las cuestiones más estratégicas de este sector”.

“hoy los compañeros de La Nirva están apoyados por un Estado que, con muchas debilidades, podemos decir que está presente”

“En abril presentamos un proyecto de ley de recuperación de unidades productivas en el Congreso nacional, y para nosotros es un paso cualitativo hacer la presentación del proyecto, pero nuestra convicción está en que tenemos que ir a impulsarlo y dejar todo para que eso se convierta en ley. Todavía estamos lejos, pero la buena noticia es que avanzamos muchos casilleros. Hoy los compañeros de La Nirva no están solos como lo estaban los compañeros de la19 cuando afrontaban este proceso tan traumático de defender su fuente de trabajo. Sabemos que hay una deuda pendiente muy grande de sectores como el Poder Judicial que deberían actuar mucho más comprometidos, no con nosotros, sino con la justicia, con la sociedad, con la comunidad, con la calidad de vida y con derechos fundamentales como el trabajo. Necesitamos un Poder Judicial que esté a la altura de las circunstancias y de los tiempos que vivimos y para eso todavía falta, pero haremos todo para seguir avanzando”.