Domingo 15 de noviembre de 2020

Daniel Llermanos, ex juez Penal, abogado de la HUgo y Pablo Moyano; miembro fundador de Iniciativa Justicia, en comunicación con #NoNosQuedaOtra AM 740 Radio Rebelde. Denuncia al aparato paraestatal de servicios de inteligencia durante la gestión macrista; la autodenominada Mesa de Enlace de las Fuerzas Armadas y de Seguridad y su relación con los funcionarios de Cambiemos; una operación política contra el gobierno y la democracia. Además, los atornillados Casal-Conte Grand, engranajes de la guerra judicial, y el silencio que los encubre.

Escuchá la entrevista completa:

casal
Dr. Daniel Llermanos.

Mesa de enlace de las Fuerzas Armadas y AFI macrista

Para entender mejor la cuestión de la mesa judicial, habría que remitirse a lo que pasó en las ultimas 48 horas con la mesa de enlace de las Fuerzas Armadas y de Seguridad, que están tratando de armar y aglutinar hombres de las fuerzas; son un grupo de militares que estaban alineados con la gestión de Cambiemos. Uno de los integrantes es Claudio Pasqualini, ex Jefe del Estado Mayor del Ejército, de Mauricio Macri. Entonces, habría que preguntarles de inmediato si estas personas que eran subordinadas antes del gobierno siguen siéndolo o se insubordinaron, porque en un país con la historia de los golpes de Estado que ha tenido… Y que, de pronto, se haga una suerte de asociación entre las Fuerzas Armadas y las de Seguridad prescindiendo de las autoridades naturales, que son las autoridades civiles elegidas por las elecciones, genera una cuestión de enorme preocupación. En realidad, estas mesas judiciales están empalmadas con las actividades que se hacían dentro del Ministerio de Seguridad en una división que se llamaba Comisión Nacional de Inteligencia, ahí se reunían lo que hoy se llama esta mesa de enlace. Ahí se reunían hombres de la AFI, algunos de carácter permanente, y otros irregulares o ad-hoc. Estamos hablando de mediados de 2017, como mínimo, en la época en que se termina de trazar el plan de persecución judicial, que si bien había empezado antes, no tenía un esquema tan orgánico. Esa comisión de inteligencia era frecuentada por hombres de distintas fuerzas. Probablemente, se haya armado a través del problema gravísimo que surgió con los mapuches en el sur y la muerte de Santiago Maldonado”.

“el propio estado armó un aparato paraestatal, un estado paralelo”

“El único antecedente que tenemos de eso es la cuestión de la Triple A (AAA), trístemente recordada, por López Rega, crea un aparato paraestatal para combatir lo que ellos creían la subversión”.

Espionaje contra Moyano

“Por distintas versiones habíamos tomado conocimiento de que mi cliente, Moyano, y yo mismo, habíamos sido objeto de tareas de inteligencia. Esta fue la primera noticia que yo tuve, pero luego cuando el juez me cita a mí y a la familia Moyano a ver el expediente de lo que habían secuestrado, de esos secuestros de teléfonos, el legajo más grande era el de Moyano; hay varias situaciones que hacen referencia a actos de inteligencia”.

“En este gobierno, hay quien aprobará y quienes no, el tema de la ley de desalojo de Guernica: muchos estuvimos en desacuerdo por la forma en que se hizo, pero fue una orden judicial transparente, se pudo firmar. Más allá de los juicios que merezca esto, se hizo dentro de un Estado de Derecho. Con relación a lo de los mapuches había un marco legal y un marco paralegal donde, si las cuestiones que el mecanismo ordinario no les resultaba, no tenían dificultades de aplicar otros métodos. Decían, ‘yo creo que los K deben tener muchas cuestiones judiciales pendientes‘, pero si veían que las pruebas no les alcanzaban, las inventaban. Moyano, dice, ‘seguramente debe haber hecho muchas cosas‘, entonces, empiezan a investigar. No encuentran nada y entonces, inventan causas, y así sucesivamente. Luego esta maquinaria empieza a tener sucursales en distintas regiones que cubrían como mínimo la zona de Campana, Lomas de Zamora y La Plata. En La Plata estaba la capital de la mesa judicial bonaerense a cargo de legisladores como Campbell y el caso de Conte Grand, y también el ministerio de Seguridad, por eso es que yo veo que acá hay una cuestión paraestatal. La provincia de Buenos Aires había adoptado el mismo método nacional, en forma copiada o coordinada, pero era evidente que el estilo era el mismo”.

Casal y Conte Grand

“Tenemos que decir que una de las cosas que se está perdiendo en la Argentina es la vergüenza. Por muchos temas menores, he visto a concejales y diputados renunciar ante la mínima sospecha de un acto ilegal, por cuestiones muy pequeñas, o por incidencias. La forma en que algunos funcionarios de la Justicia, como los dos otros procuradores, que son las figuras máximas del Ministerio Público de la Nación y de la Provincia de Buenos Aires, están aferrados cuando es evidente que han encubierto y que han contribuido, y te diría mucho más Conte Grand que Casal. Porque a Casal se le atribuye fundamentalmente haber demorado causas que podían perjudicar a funcionarios judiciales vinculados al macrismo. En el caso de Conte Grand, además, está acusado de armado de causas y armados de calabozos con videofilmación; esto es terrorífico“.

casal
Procurador General Interino de la Nación Dr. Eduardo Casal y el Dr. Julio Conte-Grand.

“No puedo entender cómo estas personas pueden ejercer cuando todo el mundo lo sabe. Hoy hay cinco juzgados federales interviniendo en términos donde Conte Grand tienen influencia directa o indirecta. En el 3° de Kreplak ; en el juzgado de Lomas de Zamora, en el juzgado de Dolores y en el juzgado de Lijo y en un juzgado federal de Comodoro Py, que creo, si mal no recuerdo, que es Capuchetti. Hay una abrumadora prueba que va a ir creciendo con el paso del tiempo. Yo creo que Conte Grand estaría cercano a renunciar, pero haber soportado un año a este procurador que ha sido maquiavélico es una ofrenta para la democracia. La Comisión Provincial Para la Memoria, que preside nada más que Pérez Esquivel, premio Nobel, exigió su renuncia y pidió explicaciones. Realmente una falta de respeto a la ética en un país que ha venido de una época de genocidios. Cuesta entender que esto nos pase. Y también, cuesta entender que en el gobierno provincial haya pocas voces que se alcen contra Conte Grand. La única voz que yo escuché hablar con firmeza fue a la ministra Teresa García; incluso, he visto al ministro de Seguridad de la Provincia lo he visto abrazarse con Conte Grand, trabajar juntos, codo a codo, y me resulta inexplicable”.