Viernes 4 de diciembre de 2020

Escribe: Julián Andreu

Podés también escuchar la nota completa

Empieza diciembre, un mes caliente, no solo por la temperatura sino por lo que se juega en el mapa político argentino. La primera medida que ya está dentro del Congreso, es la discusión por el aborto; la interrupción voluntaria del embarazo, proyecto que mandó Alberto a la Cámara de Diputados: ya se empezó a discutir en Comisiones. Los números estarían dando ya una tranquilidad en Diputados, habría aproximadamente 131 diputados a favor. Se sabe que hay algunos indecisos pero que, en el transcurso de esta semana, con el gran movimiento en la calle que genera la sanción de esta ley, podrían volcar su voto hacia la instancia de aprobación. En sus lineamientos generales habla de una interrupción hasta la semana catorce: hay una pequeña discusión sobre la objeción de conciencia que siempre es un tema a discutir, pero veremos cómo se zanja esa discusión dentro del ámbito de la Cámara de Diputados.

En Hamartia la semana pasada publicamos que los números en la Cámara de Senadores serían un poco adversos. Hay varios problemas a analizar; la cuestión de la llegada de este proyecto no sé si puso muy contenta a la Vicepresidenta de la Nación. En su momento Cristina barajaba números que eran adversos, se cree que hay algún número de senadores, que podrían, hoy, empatar. La situación sería un empate, por ahora, y sabemos que hay un voto que sería el casi confirmado contrario a que se apruebe que es el voto que en el 2018 el ex gobernador de la provincia de Tucumán lo manifestó negativo: Alperovich, que hoy está con licencia por el tema de la causa que se le inició por abuso sexual. Este senador estará con licencia hasta el 31 de diciembre, por eso no se sabe qué va a pasar después. Esto dejaría una posible paridad dentro de lo que es la Cámara de Senadores.

Senado 2020

Pero hay otros problemas que se dan en la Jefatura del Bloque. Sabemos que el senador por Formosa, Mayans, es contrario a la posición del aborto, es un claro voto en contra; pero no solo conlleva la situación de que es un número que resta a la aprobación del proyecto, sino que además no estaría construyendo líneas para que esa mayoría se vuelque hacia la posición verde; también hay un poquito de quietud en lo que es la posición de Cristina: está dejando un poco el terreno para que se muevan distintos lineamientos y mientras tanto, por ahora, ella observa. Por ahora. Creemos que este proyecto en la cámara de Senadores no se estaría tratando den le mes de diciembre sino entre enero y febrero, por lo que habría tiempo para ir manejando los números. Cristina no estaba muy de acuerdo con que este proyecto entrara a finales de diciembre, en un momento en que todavía es complejo en el marco de esta pandemia que sigue dando sus coletazos y que no está la situación normalizada: en esa situación, con problemas en los sectores más bajos, que si bien habría mejorado un poco a los meses atrás; pero también hay un sector medio trabajador que todavía no vio recomponer su salario. En ese momento es una falencia que tiene todavía en discusión el gobierno nacional.

Pudimos leer a Artemio López, que es una posición bastante cercana al gobierno, diciendo que la única forma que la economía empiece a dar señales de movimiento o de avance es la mejora de los salarios, es la discusión paritaria que todavía está empantanada: es un tema que se trató esta semana en la reunión que tuvo la CGT con Alberto Fernández, supongo que es uno de los puntos a tocar y creo que más importante si se dio en esa reunión haya sido la discusión de la paritaria. El sector público vio recomponer su salario un 7% en el mes de octubre, con una inflación que está rondando en un 34%. En este momento no estaría favoreciendo a los trabajadores: por eso lo que se necesita es que esa discusión se aceite y empiece a dar señales para el sector más dinámico de la economía. Creo que es un punto a tener en cuenta y que el gobierno está trabajando para que ese sector empiece a tener la recomposición que necesita. Me parece que es válida la cuestión de esa discusión para que la economía empiece a mostrar mejoras.

Jubilados en pandemia.

En la cuestión que afecta a los jubilados, Cristina metió la lapicera y favoreció claramente a los jubilados teniendo en cuenta que el proyecto original de la mejora para el tema de la nueva fórmula: hablaba de tener un descuento del 5% de este aumento que se les dio ahora a futuro; es decir que en marzo debían descontarle este 5% que se estaba dando, era bastante incoherente; si estás buscando que se recomponga el salario a los jubilados pero en marzo se lo descontarías, de aumento no tiene nada. Fue muy correcta la posición de Cristina y del Senado, corrigiendo ese desfasaje del 5%. No se va a hacer el descuento, es un pequeño beneficio para el sector más postergado en años; se volvería a una fórmula que se dio en el 2009, es una discusión que se está dando. La discusión está si el salario siempre tiene que estar por arriba de la inflación para que esto mejore, el salario de los trabajadores. En ese índice se juega también que vayan acompañando las jubilaciones los aumentos de las paritarias en general, y los aumentos de los salarios de los trabajadores: es una discusión y a futuro tendrá que reverse cuando la economía vuelva a tener dinamismo. Sería bueno que haya una mejora para el sector pasivo, discusión que se viene dando desde hace mucho. Cuando se hizo la reforma de Macri del 2017, le sacaron unos puntos sobre lo que podrían haber ganado y este año se les recompuso a través de decretos: estaba suspendida la ley de movilidad y lo que se hacía se daba por decreto, pero estaría algunos puntos por debajo de lo que es la inflación, pero insisto, en un año bastante complicado donde la economía se derrumbó, eso todavía se está viendo. Estamos viendo un final de este parate total.

Es bueno analizar qué va a pasar en el 2021 con la economía. Se cree que va a tener un despegue bastante importante que va a favorecer al gobierno porque es un año electoral. ¿Pero cómo viene esa interna, tano ene l espacio oficialista como el opositor? Desde marzo vengo insistiendo que a la interna que hay en la oposición hay que meterle más Macri: si hay algo que le molesta a Larreta y a ese sector más dialoguista que esta semana lo vimos un poco más confrontativo; creo que se acabó ese Larreta que mostraba una careta de dialoguista y consensuador, y que resolvía las cuestiones a través del diálogo.

Evidentemente esta semana se terminó con lo que ellos llamaron una quita sobre la transferencia de Nación a la ciudad de Buenos Aires. Al gobierno nacional le faltó informar a la población que esa reducción es volver a los valores del 2016. Lo que hizo el gobierno ahora por ley, es reducirle la partida que, de manera discrecional, es decir, sin tener ningún tipo con ninguna provincia, Macri le aumentó de 1.4 a 3.75, y que después por apriete de los gobernadores porque era una vergüenza lo que estaba pasando, lo bajó a 3.5. Pudimos ver un tweet de Larreta donde decía todo lo que se podía hacer con la reducción de esos puntos: entre ello, dejara de construir 217 escuelas primarias. Si la ministra Acuña no se lo informa, habría que decirle a Rodríguez Larreta que se construyeron según la ministra 54 escuelas, y tampoco ese dato es verídico.

Larreta y Acuña.

Chequeado, que no tiene nada de kirchnerista, dijo que ni si quiera esas 54 escuelas que dijeron que construyeron durante los últimos diez años se construyeron, y que por lo menos 9 de esas escuelas ya estaban reconstruidas y en planificación de gobiernos anteriores. Luego salió a Macri a poyar toda la verborragia de los diputados dentro de la Cámara de diputados, con lo cual dejó un campo para el análisis y plantear ‘quién es el que te defiende’… Si te defiende Macri, quien fue el que hizo el Decreto para mandarle 1 punto y medio más de coparticipación sacándosela al resto de las provincias. En eso faltó un poco de información, pero, claramente, la medida la llevó adelante el gobierno por ley, Macri la había hecho por Decreto. Bueno acá será el Congreso el que le reduzca la partida a la ciudad de Buenos Aires. Más federal que eso no hay nada.

En cuanto a la semana judicial, fue bastante vergonzosa la cuestión ‘cuadernos’: lo que hizo la Cámara, con un apriete bastante importante de los medios, fue avalar las confesiones de los arrepentidos; confesiones que se hicieron en actas escritas, no hay ningún sustento ni auditivo ni fílmico de cómo fueron esas declaraciones en la cual se arrepintieron. Imaginen la situación de que a estos arrepentidos para sacarle esa declaración o esa acta escrita los hubiesen torturado; los metían en un calabozo bastante lúgubre ahí a reflexionar para sacarle su arrepentimiento. Ese era el apriete de Stornelli y de Bonadío, y esa forma de hacer justicia es la que avaló la Cámara de casación, y ya la había avalado la sala donde está Bruglia y Bertuzzi, este fue el segundo paso. Con eso, tranquilamente, se puede torturar a un declarante y que diga lo que quiera y lo voy a escribir, solamente con la anuencia de un fiscal investigado que si no está guardado es porque todavía lo sostiene el procurador interino Casal, puesto por Macri, que todavía no fue removido. Ese es uno de los puntos débiles del gobierno, el haber dejado por lo menos un año, un procurador que sabemos que tiene su remera amarilla, lo puso Mauricio Macri, y es él, desde ese cargo, quien protege a Stornelli; de lo contrario ya Stornelli no estaría como fiscal y estaría dándole cuentas a la Justicia en la causa de Ramos Padilla, defendiéndose de la causa de espionaje.

Stornelli.

La semana termina con la Corte avalando la condena de Amado Boudou, cuando sabemos que hubo vicios en esa causa, entre los que se encuentra otro arrepentido, Vandenbroele, supuestamente el socio de Amado Boudou, lo cual nunca se pudo demostrar en una foto que se conocían. El gobierno de Mauricio Macri le pagó con un restaurant en Mendoza su confesión contra Boudou; con esa confesión viciada lo condenaron a Boudou, y con todo ese estropajo judicial que hicieron es el que la Corte habilita ahora para que la condena quede firme. Esperamos que el juez que está ahora a cargo, Orellano, que fue quien le dio la libertad vigilada con pulsera, continúe por lo menos ese pedacito de justicia que le debemos a alguien que recuperó los fondos de los jubilados, esos que las AFJP se quisieron robar, y esa parte que le sacó al poder Amado Boudou, por lo cual fue perseguido. Esperemos que, como mínimo, el juez lo deje en prisión domiciliaria. No terminamos de gritar todos los días “libertad a todos los presos políticos de la Argentina”.

Hoy se cumplen 40 años de la disolución de Led Zepellin, y si hablamos de Dios que subió al cielo otra vez, como Diego Armando Maradona, que subió al cielo; subió por esta escalera al cielo.