Sábado 19 de diciembre del 2020

Entrevista a Ricardo Ragendorfer, periodista, investigador y escritor, realizada por Roberto Caballero en su programa radial Caballero de día, para Radio Splendid AM990. Charla sobre Carlos Antonio Españadero, represor de la última dictadura cívico-militar argentina, quien fue detenido en 2014 por el secuestro y desaparición de un soldado conscripto en el sur del país y que ahora será juzgado por crímenes de lesa humanidad cometidos entre diciembre de 1975 y marzo del ‘77. La entrevista suma más información a lo ya difundido en“Los Doblados”, libro de Ricardo Ragendorfer, que tiene a Españadero como uno de sus protagonistas.

Entrevista radial realizada el miércoles 16 de diciembre del 2020

Escuchá la nota completa acá:

Ricardo "Patán" Ragendorfer
Ricardo “Patán” Ragendorfer.

Encuentro con Españadero

“Sí, Españadero es uno de los personajes centrales de mi libro ‘Los Doblados’ porque fue una de las primeras fuentes. Yo me había interesado mucho en el tema de las infiltraciones efectuadas por el Batallón 601. Especialmente en lo que hace al intento de copamiento por parte del Ejército Revolucionario del Pueblo en el Batallón de Monte Chingolo. Hecho que, como sabemos, estuvo infiltrado por un soplón al servicio del Batallón. ‘El Oso’ Ranier”.

“Yo me había enterado que el jefe responsable operativo de todas esas infiltraciones era el mayor Españadero. Un golpe de suerte hizo que consiguiera el teléfono de él. Le dije por teléfono que me interesaba mucho ese aspecto de (utilicé la siguiente expresión) ‘la lucha contra la subversión’. Frase que para los represores es como música para sus oídos”.

“Le manifesté también mi interés por el caso de ‘El Oso’ Ranier. Ante lo cual este hombre me dijo ‘un héroe de guerra’. Al día siguiente nos encontramos en Los 36 Billares. Fue un encuentro salpicado por ciertas circunstancias cómicas”. 

“El tipo llegó antes que yo y se sentó al fondo del salón, como buen agente de inteligencia, dominando el ventanal. Pero yo entré por atrás. O sea, Los 36 Billares tiene una entrada por Avenida de Mayo y una entrada trasera por Rivadavia. Yo entré por esta última, cosa que sobresaltó a este hombre. El segundo hecho que lo sobresaltó fue que en el camino hacia su mesa yo me cruzara de casualidad con una persona conocida que se levantó para saludarme. Pero el tercer hecho, que ya casi lo puso en pánico, es que en el salón había un fotógrafo que estaba retratando a una cantante. El tipo pensó que yo le había hecho una terrible cama”.

“Costó calmarlo. Una vez calmado, mantuve esa reunión que fue la primera de aproximadamente 13 ocasiones que me reuní con él; en las que pude reconstruir parte del esquema de las infiltraciones. Esos encuentros se cortaron abruptamente cuando el tipo empezó a desconfiar de mí. No sé. Me habrá googleado, habrá apreciado algunos antecedentes periodísticos claros míos. Me llamó y me dijo que no nos íbamos a ver nunca más”.

Españadero, represor y genocida.
Carlos Españadero, represor y genocida.

“Lo siguiente que me enteré de él fue muchos años después, en el 2014. Había sido detenido en el marco de una condena que había recibido por la desaparición de un soldado conscripto en el sur del país. Su compañero de causa era nada menos que Jorge Rafael Videla”.

“Españadero no era un tipo de alto rango, había tenido grado de mayor, pero en ese momento estaba retirado y era personal civil de inteligencia. PCI, como se decía en la jerga. No obstante, era el tipo pensante del Batallón 601. Era una especie de estratega en las sombras, del cual se valían los entonces jefes del Batallón 601. El coronel Valín y el coronel Ribeiro. No eran seres digamos muy pensantes; pero este tipo era un real cuadro de inteligencia. Analizaba los interrogatorios. Era un tipo muy importante dentro del Batallón”.

Duhalde en la historia

“Por otro lado, ‘El Oso’ Ranier venía del peronismo. Había estado infiltrado, antes de infiltrarse en el ERP, en la FAP. Entonces, tenía relación con ciertos sectores del peronismo bonaerense. Uno de ellos, no me acuerdo como se llamaba, era un tipo muy allegado a Duhalde, que en ese momento era intendente de Lomas de Zamora. Días antes del asalto al cuartel de Monte Chingolo, ‘El Oso’ Ranier va a hacer una visita social a este sujeto (repito, allegado a Duhalde) y se va de boca y le comenta que el ERP estaba a punto de atacar Monte Chingolo”.

“Entonces este sujeto para congraciarse con Duhalde va y le cuenta eso. Duhalde, para congraciarse con los militares porque ya se respiraba un clima de golpe de Estado, va a visitar al entonces jefe del Batallón 601, el coronel Suárez Nelson para decirle que el ERP iba a copar el Batallón de Monte Chingolo. Cosa que desde luego ellos ya sabían”.

Duhalde
Duhalde (sentado en el centro) en 1974 cuando asumió como intendente de Lomas de Zamora, de la mano de el diario El Caudillo y la Triple A.

“Hay un detalle que merece ser refrescado. Cuando Duhalde va a ver a Suárez Nelson, el tipo que le dió la información (o sea el amigo de ‘El oso’), le dice ‘intendente, no se olvide de decirle al coronel que fui yo el que le dí la información. Por supuesto que cuando Duhalde fue a ver a Suárez Nelson omitió ese pedido y se atribuyó a sí mismo la producción de ese dato tan importante”.

Españadero, el taxista

“Españadero estaba muy contrariado en la época de nuestros encuentros. Se ve que los altos mandos de la represión de entonces le habían soltado la mano. Andaba galgueando por la vida. De hecho, poco tiempo antes se había separado y vivía de prestado en un depósito de materiales. Un lugar que le había cedido un amigo de él para poder dormir. En el momento en que me lo encontré, me acuerdo que me llamó la atención que vestía ropas muy gastadas, a diferencia de otros represores a los cuales pude entrevistar. Que digamos, evidencia y hasta ostenta un buen pasar económico”.

“No era el caso de Españadero, quien por cierto tenía ropas raídas. Al notar que a mí me había llamado la atención ese detalle, me dijo ‘para que veas que los represores no hemos robado’. Ese era Españadero, laburaba de taxista. Es un individuo muy siniestro, puesto que hacia el fin de la dictadura, el tipo fue enviado por el Batallón 601 a la embajada alemana; o mejor dicho, contratado por la embajada alemana, para brindar información a los familiares de alemanes desaparecidos durante el terrorismo de Estado en la Argentina”.

“Por ejemplo, está el caso de Elizabeth Keselman, que era un piba de ciudadanía alemana. Hija de un famoso pastor de la Iglesia Luterana alemana, que había desaparecido en la Argentina. Le cobró veinticinco mil dólares para que este hombre recupere el cuerpo sin vida de su hija. Se ve que Españadero no era un gran inversor, porque muchos años después cuando me lo encuentro, repito, estaba sin un mango”.