Domingo 3 de enero del 2021

Escribe: Bernardita Castearena

Hamartia se comunicó con el Subsecretario de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, Martín Olmos, para hablar sobre los principales puntos de la nueva Prestación Básica Universal (PBU): un sistema de tarifas que tiene como objetivo universalizar el acceso a los servicios de internet, cable, telefonía celular y telefonía fija.

A partir del 1 de enero de 2021, los prestadores de servicios de telecomunicaciones tienen la obligación de garantizar el acceso de un sector de la población -que incluye aproximadamente a 10 millones de personas- a planes accesibles que permitan el acercamiento de los servicios de internet, telefonía y cable en los hogares de las personas pertenecientes a los sectores más vulnerables. Para eso, las empresas tienen la obligación de difundir en sus páginas institucionales, facturas y redes sociales, información clara sobre los precios y pasos a seguir para acceder al nuevo sistema de tarifas.

La población alcanzada son jubilados, pensionados con remuneración inferior o igual a dos salarios mínimos, trabajadores en relación de dependencia con remuneración inferior o igual a dos salarios mínimos, beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo, entre otros. La nueva reglamentación incluye tarifas que van desde los $150 y pueden ajustarse según las necesidades del consumidor.

Esta nueva política pública se puso en funcionamiento a través del decreto 690, en el cual, además, se declaró a las Tecnologías de la Información (TIC) como servicios públicos. Según el subsecretario, “El espíritu del 690 es garantizar el acceso a las TIC y las comunicaciones primando su carácter de servicio público esencial, estratégico y en competencia”, además, agrega “con ese norte, nos reunimos con las distintas cámaras del sector, cooperativas y asociaciones de usuarios para definir los alcances de la medida.

El presidente Alberto Fernández, y el jefe de Gabinete de Ministros, Santiago Cafiero.

Olmos hace hincapié en algo fundamental: si bien la nueva prestación es un avance muy importante en materia de acceso, no es la única medida que se tomó desde el gobierno de Alberto Fernández. Según detalla el subsecretario, en septiembre pasado, el Presidente lanzó el Plan Conectar, un programa federal para universalizar el acceso a las TIC. En los próximos tres años, el Estado Nacional invertirá $37.900 millones para construir y lanzar el tercer satélite geoestacionario de ARSAT, construir 4.408 kilómetros de fibra óptica, ampliar la capacidad de conectividad de la REFEFO, revalorizar la Televisión Digital Abierta y mejorar el Centro Nacional de Datos. Por otro lado, el 23 de diciembre se autorizó la transferencia de más de 500 millones que serán destinados a la renovación, actualización y ampliación del equipamiento del Centro de Datos de la empresa estatal y va a permitir crear la Nube Pública Nacional y así darle continuidad de servicios que se vienen brindando y ampliar la oferta de servicios tanto para organismos públicos como empresas privadas y cooperativas.

Subsecretario de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, Martín Olmos

Respecto a la respuesta de las empresas prestadoras de servicios, Olmos expresó: “Confiamos que cumplirán con la prestación del PBU tal como establece la reglamentación. Siempre privilegiamos las instancias de diálogo directo: nos reunimos con las grandes empresas, las cooperativas y los medianos y pequeños operadores del país con el objetivo de garantizar el acceso a la conectividad a la población más vulnerable en tiempos de dificultades como las que atravesamos por la pandemia”.