Jueves 14 de enero del 2021

Escribe: Magy Meyerhoff

En un acto en el Museo del Bicentenario de la Casa Rosada, el presidente Alberto Fernández encabezó hoy la promulgación de la Ley de Regulación del Acceso a la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) y a la Atención Postaborto, aprobada por el Congreso Nacional el pasado 30 de diciembre. Acompañado por la ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta; el ministro de Salud Ginés González García; el jefe de Gabinete Santiago Cafiero y la secretaria Legal y Técnica de la Presidencia, Vilma Ibarra, el jefe de Estado declaró: “Hoy estamos haciendo una sociedad un poco más igualitaria, más justa”.

La ley 27.610 dispone que el sistema de salud argentino tiene el deber de garantizar la voluntad de cualquier mujer o persona gestante de interrumpir voluntariamente su embarazo hasta la semana 14 inclusive. Así pone fin a una legislación vigente desde 1921, que criminalizaba a las personas por interrumpir su embarazo.

La norma regula también que fuera de ese plazo sólo se podrá acceder en caso de violación o si estuviere en peligro la vida o la salud integral de la persona gestante y avala el derecho a ejercer la “objeción de conciencia” del profesional o la profesional de la salud que deba intervenir de manera directa en la interrupción del embarazo.

La ministra Elizabeth Gómez Alcorta, quien tuvo un rol clave en la motorización de la iniciativa del Poder Ejecutivo, se mostró emocionada y puntualizó que todavía la lucha no terminó con un eufórico: “A seguir conquistando derechos”, mientras que Vilma Ibarra le agradeció al presidente “por hacerse cargo de este problema de salud pública”.

En la sala estaban también referentes de los colectivos que reclamaron durante años la legalización y despenalización del aborto, como la Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, que tras quince años de lucha estaban de festejo.

Por su parte el jefe de Estado se mostró feliz y recalcó su compromiso con la causa: “Yo hice campaña diciendo que iba a promover esto, y esto hoy es ley”. Al mismo tiempo destacó la necesidad de “garantizar una ley de educación eficiente en todos lados para prevenir embarazos que no se quieran”.

Después de sus palabras se promulgó también la Ley Nacional de Atención y Cuidado Integral de la Salud durante el Embarazo y la Primera Infancia -conocida como el Plan de los 1.000 días- que recibió un apoyo unánime en el Senado para su sanción, también el 30 de diciembre último.

Este plan establece una el pago una vez al año por Cuidado de Salud Integral para ayudar al cuidado de cada niño o niña menor de tres años, y la extensión de la Asignación Universal por Embarazo, de seis meses a nueve meses, entre otras medidas de acompañamiento.