Daniel Santoro, el reconocido pintor, militante y referente cultural peronista, en el programa “El Gato Escaldado“, por Radio AM 750. Análisis cultural y político sobre lo ocurrido en la toma del Capitolio en Estados Unidos. Culturas locales, referencias históricas, y mitología norteamericana.

Escuchá la columna completa:

Daniel Santoro, pintor argentino.

La Toma del Capitolio de Estados Unidos: revolución imposible

“Yo tengo algo que se llama pulsión esópica; es decir, primero miro y después escucho. Es una forma de tramitar con el mundo. En general los pintores hacemos eso, primero nos impacta lo visual. Y claro, como a todos, me impactaba la imagen que se veía ahí. Una sobre todo, la de este muchacho que parecía Jamiroquai; el hombre con el sombrero curioso. Ahí entré por otro lado, no entré por el lado del escándalo, de la imagen esa que se presentaba, sino por el fondo cultural que tiene esa presencia. Después me enteré de quién era ese personaje, un ser detestable y racista, de lo peor que uno puede imaginarse; pero su disfraz y su forma imaginaria tiene otro fondo, y me parece que merece una reflexión un poco más aguda o un poco más atenta de la que se dijo; porque se decían palabras como “republiqueta bananera”, y términos buscados para ofender, y a mí me parece que hay que poner un freno. Nosotros que somos peronistas, incluso, tendríamos que poner un freno de manos más importante, porque estamos ante el espesor de lo que se está expresando ahí, que es la reaparición de las culturas locales. Algo que en Estados Unidos parecía ya superado a partir de los parámetros que impone la globalización, es decir la cultura internacional y la muerte de las culturas locales o convertir las culturas locales en una mercancía más“.

Jake Angeli, (líder pro- Trump en la toma al Capitolio), conocido por ser una de una de las caras del movimiento de ultraderecha QAnon. Foto: AFP

La reaparición de paradigmas culturales locales es uno de los fenómenos que me parece que sucedió, y aparecen como aparecen las cosas, fantasmalmente; aparecen como lo reprimido, lo obsceno: esas reapariciones no son fáciles de digerir. Uno se interroga, ¿eso es lo que estaba ahí atrás? ¿Qué otra cosa podría haber ahí adentro que no sabíamos que estaba? Estoy diciendo palabras que me parecen limítrofes con algunas significantes o sintagmas que nos afectarían mucho a nosotros como peronistas, por ejemplo. Estoy diciendo, sin decirlo, estoy diciendo aluvión zoológico. Y ahí es donde la cosa es nos complica. Entonces nosotros los peronistas nos estamos riendo de otro aluvión zoológico. Así que ahí es donde hay que frenar. Lo estoy diciendo porque a mí también me causó gracia, daba para la chanza, el tipo con los cuernos… Eso es Buffalo Bill, es Daniel Boone; hay muchos personajes mitológicos, cinemátográficos y demás”.

“El paradigma cultural norteamericano es eso, un hombre armado, libre ante la soledad del territorio, conquistándolo, el oeste.

“Es la representación de la tierra norteamericana profunda, que reaparece siempre de la forma de un hombre armado ante la soledad del territorio. El paradigma cultural norteamericano es ese: un hombre armado, libre, ante la soledad del territorio, conquistándolo, el Oeste. Se expresa de manera obscena, con unos gordos infernales armados con rifles de asalto, como vimos a este que se electrocutó los testículos. Obscenamente, pero se expresa. Hay un fondo cultural del que no podemos reírnos tan fácilmente. Removió un liderazgo incompetente, con estrechez de miras, estoy hablando de Trump. Un tipo narcisista y violento, tal vez lo más parecido fue Macri. Sin embargo ese liderazgo trabajó sobre un lugar oscuro, que había quedado en sombras. Estados Unidos es un extenso territorio iluminado por los lados, como en un teatro barroco, de los dos costados hay columnas de luces que iluminan: Nueva York, California y demás. Y se ríen de ese cono que queda en sombra, en el centro de Estados unidos, y todos ellos se ríen porque son el motor de la cultura internacional. Estados Unidos deja de ser una nación en sí misma para convertirse en el garante de la cultura internacional. Y los medios de comunicación y de estas empresas, que no les interesa una nación, sino usar de plataforma a eso que era una nación, a eso que dice Trump de que quiere volver a ser grande de nuevo; un sueño loco porque me parece que ya es tarde, ya eso es una plataforma, no tiene la estructura de una nación”.

“Hay un fondo cultural del que no podemos reírnos tan fácilmente”

“Lo que reaparece es ese sustrato cultural que fue ofendido por este nuevo sistema de globalización, que quiere volver a construir una nación. En ese sentido, podríamos decir, bienvenidos Estados Unidos a los Estados nacionales de nuevo. Le damos la bienvenida y los respetamos con su cultura, incluida con ese solitario hombre armado que anda por el territorio queriendolo conquistar. Va a ser la vieja nación imperialista de siempre, nuestro viejo enemigo, lo será nuevamente, eso sí es así. No compremos, tampoco, lo de algunos despistados compañeros que hablaron del Perón norteamericano, una paparruchada. Pero sí se despertó el sueño de una vieja nación que quiere volver a serlo. Pensaba en Hopper, en uno de los pintores ejemplos de ese nacionalismo, de ese regionalismo. Hopper estaría más bien del lado de Trump, sin duda. Hubiera apoyado, no sé si a Trump porque es muy difícil, pero la idea de reconstruir la nación norteamericana. Hay una pintura regionalista que tiene una vieja historia: Below, Grant, se acuerdan el del “Gótico Norteamericano”, esos dos campesinos de frente, que miran de frente, con esa casa detrás, ese cuardro fantástico. Ese regionalismo en contra de Pollok, de Rothko, del estilo internacional. Hay un regionalismo norteamericano en el arte, y un estilo internacional, que es el expresionismo abstracto que trabajó Nueva York, sobre todo. Es el que proyectó culturalmente a Estados Unidos como la que impone un estilo internacional y olvida sus raíces. Esas raíces olvidadas reaparecen es forma obscena, en forma monstruosa incluso, ahora, y nosotros deberíamos verlo con más cuidado”.

“American Gothic”, una pintura de Grant Wood.

“Detrás de todo esto lo que sucede es un liderazgo fallido, el de Trump, insoportable. Si hubiera tenido cabeza esto hubiera sido de otra manera. No sé si da espacio para estas ideas de renovar la idea de nación, pero lo de Trump fue una payasada insoportable entonces se presta para el tiro al muñeco, lo hicieron pelota. Ahora, yo veo los editorialistas de CNN y demás y a me hace sentir más del lado de Trump que del lado de estos hijos de puta; ante dos hijos de puta tengo más empatía con uno, pero no con el sistema global. Si Trump hubiera tenido una posición más humana con respecto a la pandemia no hubiera perdido, pero no tuvo cabeza para eso”.

Cine norteamericano

“Construir una cultura cinematográfica básica como hizo Estados Unidos donde estaba siempre claro el bueno y el malo… Hay una buena noticia para nosotros ahí, hay un tercero que aparece y que les va a costar construirlo como malo, porque ya lo que están haciendo en los medios de comunicación y demás es construir este nuevo malo que es Trump, que encarna todos los vicios. Y sin embargo, aparece como una fuerza política, entonces este tercero que aparece como fuerza política que será una deriva del partido republicano seguramente, pero no solamente, es un factor interesante. Se les empioja a ellos, se les empioja el sistema político a ellos; no sé qué va a pasar con Biden, a Biden no sé si le va a ir tan bien. Si no le va a un poco bien a Biden, les puede ir muy mal la próxima. Para nosotros es una muy buena noticia, fantástico, que el imperio tenga problemas en su interior, y graves problemas”.

“En un punto, parte del caudal de Trump debería tocarse con Sanders, ahí habría una solución, eso se llamaría peronismo, pero no sé si dan para tanto. No podemos negar el contenido nacional y popular del votante de Trump, y el sentido progresista de Sanders; si esos dos mundos se juntan, podemos empezar a conversar en otro nivel. La buena noticia sería que trataríamos con una nueva nación y no con el imperio global”.