Miércoles 20 de enero del 2021

Escribe: Sol Miranda

El lunes se iniciaron las obras para determinar si existieron enterramientos clandestinos de detenidxs-desaparecidxs de la última dictadura cívico-militar dentro de Campo de Mayo, acorde a los testimonios de lxs sobrevivientes. El trabajo conjunto nuclea a la Secretaría de Derechos Humanos, el Ministerio de Defensa, la asociación Abuelas de Plaza de Mayo, el Equipo de Antropología Forense (EAAF), el juzgado que investiga los crímenes cometidos en la Zona IV a cargo de Alicia Vence y la asistencia técnica de la Facultad de Ciencias Astronómicas y Geofísicas de la Universidad Nacional de La Plata.

En la foto la Jueza Alicia Vence – Horacio Pietragalla – Nicolas Rapetti – Lorena Battistiol – la Abogada de Abuelas Carolina Villella y Marcelo Castillo por el EAAF. Septiembre 2020. Foto EAAF – Viviana D´Amelia.

El lunes por la mañana despegó un vuelo especial de cinco horas con un equipo de escaneo terrestre desde la Base Aérea de Morón hasta Campo de Mayo, con el fin de examinar las 5 mil hectáreas que componen el área -lo que representa cerca de un cuarto de la superficie de la Ciudad de Buenos Aires- y la zona aledaña denominada “Plaza de las Aguas”.

El plan de trabajo consta de dos etapas: en principio, la evaluación de las 10 hectáreas que conforman el ex centro clandestino “El Campito” donde se desarrollará un Espacio de la Memoria, anunciado el año pasado por el presidente Alberto Fernández en el marco de la Ley Nacional de Sitios de Memoria. Luego avanzar con la examinación de Campo de Mayo en su totalidad y su zona anexada.

18 de enero de 2021. Foto EAAF – Viviana D´Amelia.

La iniciativa será implementada a través de nuevas tecnologías que se aplicarán por primera vez en el país para delitos de lesa humanidad. El sobrevuelo de los terrenos se produce con un equipo de escaneo terrestre denominado “LIDAR aéreo” el cual permite el relevamiento de las particularidades de los suelos, como las curvas y depresiones. Esa información será analizada por unos meses, y en las áreas llamativas se incorporará un grupo de segundas tecnologías con cámaras especiales y sondas electromagnéticas para investigarlas por debajo del nivel del suelo. Al indagar sobre esta nueva información, se decidirá en qué lugares realizar las excavaciones.

“Los resultados se irán dando en distintos momentos. El trabajo de procesamiento de imágenes va a llevar mucho tiempo. Lo importante es poder definir las zonas de interés y encontrar restos para su posterior identificación. No nos fijamos en una fecha de los resultados, sino en una metodología de trabajo que lleve a resultados concretos y demostrables para dar certeza a los familiares”, aclara Marcelo Pablo Castillo, coordinador de la unidad de búsqueda del EAAF.

En la foto previo al relevamiento y toma de puntos de referencia dentro del Campito, se explica cómo era el lugar. 12 de enero de 2021. Foto EAAF– Viviana D´Amelia.

En el año 2005 Abuelas de Plaza de Mayo se puso en contacto con el EAAF para trabajar en conjunto con Cacho Scarpati, sobreviviente de Campo de Mayo, quien se fugó de allí en 1979. Durante 2006 se trabajó en la toma de testimonios a Scarpati para entender el funcionamiento del ex centro clandestino de detención “El Campito” y con la Secretaría de DDHH para la investigación preliminar, que se entregó a la justicia en 2008. A partir de ese momento el EAAF tuvo la oportunidad de empezar un trabajo en campo y luego de búsqueda de posibles enterramientos en Campo de Mayo, con distintas etapas de excavaciones en base a testimonios parciales y según los requerimientos de la justicia.

En la Foto el Prof Dr Daniel Del Cogliano de la FCAG-FI Universidad Nacional de La Plata verifica el Punto EAAF. 12 de enero de 2021. Foto gentileza EAAF – Viviana D´Amelia.

“En el año 2020 desde el EAAF junto a la Secretaría de DDHH se propuso avanzar en la investigación y el nucleamiento de información que genere un proyecto de agotamiento de exploración de los ex centros clandestinos donde hay testimonios de enterramiento”, señala Castillo sobre los orígenes del proyecto. “El plan que armamos con la Secretaría es continuar con otros lugares donde hay zonas de este interés, como Santa Fe, Córdoba y Tucumán”.

Campo de Mayo fue una de las dependencias del Ejército Argentino en donde funcionaron cuatro centros clandestinos durante la última dictadura militar: la prisión militar, “Las Casitas”, “El Campito” y el Hospital Militar. Por su circuito represivo pasaron alrededor de 5 mil víctimas que fueron detenidas, torturadas y desaparecidas, sumado a las mujeres que parieron en clandestinidad y en medio de condiciones insalubres y violentas. Sus hijxs fueron secuestradxs y apropiadxs de su identidad, y al día de hoy solamente algunxs pudieron recuperarlas. Las madres, abuelas y familiares continúan en esta lucha por la memoria, la verdad y la justicia.

“Nosotros tenemos la posibilidad de seguir indagando y darle respuesta a los familiares, que son los que han sostenido esta búsqueda sobre la que el EAAF se apoya y quiere dar respuesta. Después de más de 40 años es muy importante asistir y acompañar a los familiares para dar respuesta a este reclamo histórico”.