Martes 26 de enero del 2021

Escribe: Sol Miranda

El Centro Universitario de Idiomas (CUI) y la Secretaría de DDHH de la Nación llevaron adelante un curso gratuito de español para migrantes africanos que se desarrolló durante noviembre y diciembre de 2020, y que podría abrir nuevas inscripciones después del verano. El curso fue totalmente gratuito, estuvo orientado a principiantes y otorgó un certificado del CUI-UBA. El objetivo fue garantizar un aprendizaje integral del idioma para insertarse en la sociedad a través de la adquisición de una comunicación fluida y el dominio más profundo de la lengua: la estructura del lenguaje, cómo construir una oración, cómo decodificar los mensajes que se reciben, manejar herramientas de la escritura, y desinhibirse en el habla.

Volante institucional del CUI, donde puede verse a Horacio Pietragalla, Secretario de DDHH de la Nación; Roberto Villarruel, director del CUI; y estudiantes de los cursos gratuitos.

“En los cursos del CUI los alumnos pueden hablar de lo que piensan, de cómo se sienten y expresar sus opiniones. Establecer mecanismos de comunicación más profundos que simplemente poder moverse en la sociedad” detalla Roberto Villarruel, Director General del Centro Universitario de Idiomas-CUI. “Lo que significó el convenio fue un honor. Es un gran paso y es muy importante poder darle una herramienta de ayuda al Gobierno Nacional y a la Secretaría de DD.HH que están haciendo una tarea muy loable y destacable con los migrantes en general, pero especialmente con los africanos, que son muchos más de lo que se imagina que hay en toda Argentina”.

La convocatoria se realizó a través de la Secretaría de DD.HH y en total participaron 35 personas. La mayoría de ellxs viven en Argentina desde hace tiempo y están altamente escolarizadxs, es decir, son universitarixs o cuentan con un título de grado y vienen con la idea de poder mandarles ahorros a sus familias. “Ya habíamos tenido un programa para senegaleses con la Secretaría de DD.HH de CABA. La diferencia es que en este existió una diversidad de nacionalidades e identidades: participaron alumnos del Congo, de Haití, de diferentes lugares de África e incluso del país, de Catamarca, de Córdoba y de otras provincias. El CUI ya tiene muchos años de experiencia y uno de sus valores básicos es la diversidad. Trabajamos con distintas personas, diferentes historias, marcos socioeconómicos, y también tenemos programas especiales para grupos específicos, como cursos de lenguas originarias con organismos oficiales y organizaciones sociales. En este caso, la virtualidad nos posibilitó ampliar aún más el espectro”.

No necesitamos ir a Estados Unidos para hablar de sociedades donde la xenofobia y la discriminación racial estén muy presentes. En Argentina también existen situaciones de discriminación, violencia e invisibilización, que están más presentes de lo que pensamos, especialmente hacia los grupos migrantes que vienen de países limítrofes y de África, quienes son bastante perseguidos, sufren violencia policial y violencia social con comerciantes o en los barrios.

“Los migrantes africanos sufren las mismas situaciones que, adaptadas a la época, en Argentina sufrían nuestros abuelos y bisabuelas al ser tratados de segunda clase. En el caso de los africanos la mayoría realiza trabajos callejeros, y aunque se están insertando cada vez más en distintos ámbitos laborales, sufren un nivel de informalidad y precariedad muy grave, con el prejuicio de que son migrantes, además de “raza” negra, y con la diferencia del lenguaje. Por eso aprender la lengua es central en términos de inclusión, para poder defenderse, tramitar los papeles necesarios, establecer lazos afectivos y laborales; adquirir derechos”. señala Villarruel, y completa: “El lenguaje es un puente importantísimo, es la primera puerta de entrada a una cultura. Poder comunicarse es la mejor manera de desentrañar el corazón de una cultura y abrir una instancia de mayor inclusión”.