Sábado 27 de febrero del 2021

Escribe: Gabriel De Milo

Como dijimos en notas anteriores, es el año del 30 aniversario de muchos de los mejores discos de los 90′. Vamos a ir haciendo un repaso de dichos discos, tratando de poner en  contexto los mismos.

En septiembre de 1991, unos muchachos de Los Ángeles lanzan al mercado “Blood Sugar Sex Magik”, el disco sería elogiado por la critica y vendería solo en los Estados Unidos 9 millones de copias (al día de hoy el disco lleva vendidas 15 millones de copias alrededor del mundo).

Red Hot Chili Peppers

Pero para que esto suceda, antes pasaron muchas cosas en las vidas de los Red Hot Chili Peppers (RHCHP). Tal vez la más importante sea que el productor Rick Rubin, haya decidido trabajar con ellos. Si, definitivamente, ya que a finales de los 80′ el mismo Rick se había negado a hacerlo, luego de ir a verlos a un ensayo y no llevarse una buena impresión, alegando que eran unos músicos geniales, pero era muy “junkies” (“drogadictos”). Esto mismo fué confirmado por Flea, el bajista de la banda “Teníamos una nube oscura de drogas encima nuestro, por lo que ellos se incomodaron y se fueron”.

Luego de unos años, mucho más enfocados en la música que en las drogas, contaban con dos integrantes nuevos en la banda: Chad Smith, en batería, reemplazando a Jack Irons, quien había renunciado a la banda, y a un joven admirador de 18 años en la guitarra, llamado John Frusciante, en reemplazo de Hillel Slovak quien falleció de sobredosis en 1988. Con esta nueva formación grabaron “Mother’s Milk” (1989), el cual ya mostraba un cambio en el sonido y cierta madurez. Fue en la gira de este disco que Rick Rubin los volvió a ver y quedó impresionados por el cambio. Ahora, con interés de ambas partes, los muchachos de Los Ángeles firman un abultado contrato con Warner Bross y eligen como productor a Rubin.

Rick Rubin.

Ahora, con la idea de aumentar el rendimiento creativo y afianzar vínculos, buscaron para grabar el disco un marco poco convencional. Fue el propio Rubin quien sugirió alquilar la mansión (supuestamente embrujada) en la que había vivido el mago Harry Houdini. Durante 30 días los integrantes de la banda, que tenían un cuarto cada uno en un rincón diferente de la mansión, se dedicaron a componer y grabar las canciones del álbum. Anthony Kiedis, el cantante de la banda, grabó todas las canciones desde su cuarto, que tenía el espacio suficiente para los equipos de grabación.

Durante las sesiones del disco “Blood Sugar Sex Magik”, nació el corte principal del álbum y el cual los catapultaría hacia la cima: “Give It Away”. Según relató el mismo Anthony Kiedis, Frusciante, Flea y Chad Smith solían improvisar de manera caótica mientras él los observaba desde un rincón de la misma habitación. “En un momento Flea comenzó a tocar esta enajenada línea de bajo, y Chad lo siguió de manera alocada. Yo siempre tuve ideas de fragmentos de canciones e incluso frases aisladas en mi mente. Tomé el micrófono y cante a grito la frase ‘Give it away, give it away, give it away now’. Posteriormente escribiría el resto de la letra, que tuvo su origen en una conversación que tuve con Nina Hagen, respecto al altruismo y a lo insignificante que eran en su vida las posesiones materiales”.

John Frusciante declaró que “cuando estabamos tocando ‘Sir Psycho Sexy’ en lo que más me concentraba era en esta sensación de que había una chica hermosa ahí en el estudio. Yo pensaba que si Anthony no tenía sexo esa noche, entonces yo no iba a hacer bien mi trabajo como guitarrista, porque esta era la canción más sexy que había oído en mi vida”

Para el arte del disco, fotografías, pinturas y dirección artística fueron atribuidas al conocido director de cine Gus Van Sant. La carátula del disco, mostraba un dibujo de los cuatro rostros alrededor de una rosa. Las letras blancas en fondo negro en el libro interior del álbum, estaban escritas a mano por Anthony Kiedis. El folleto también incluía varias fotos en collage, de los miembros de la banda y sus tatuajes.

Blood Sugar Sex Magik

La crítica los amó, los elogios eran cosa común, esto “expandía el rango musical y emocional” de la banda, decían los críticos. Sobre el tema “Under the Bridge”, canción que relata los días en los que Anthony estaba muy ligado a la heroína y las anfetaminas, y de como una vez, la cual recuerda como muy traumática, termino debajo de un puente peatonal en un guetto, fue calificada como la indudable gema del disco. El medio “All Music Guide” describió a la canción como un “sentimiento conmovedor”.

Durante la gira del disco, en 1992, ocurriría el primer alejamiento de Frusciante, que había comenzado a sentirse incómodo con la fama y la popularidad que la banda había ganado en los últimos tiempos. De todos modos, en 1998, luego de recuperarse de una adicción a la heroína que lo había dejado en la ruina. Volvió para grabar “Californication”, el disco más popular de los Red Hot Chili Peppers hasta la fecha.