Jueves 4 de marzo del 2021

Carlos Rozanski, ex juez de la Cámara Federal y ex presidente del Tribunal Oral en lo Criminal Federal número 1 de La Plata, en diálogo con el equipo de #NoNosQuedaOtra por #La990. La iniciativa de una Reforma Judicial que implica una Comisión Bicameral; la propuesta de Cristina Kirchner durante su gobierno, y los aliados con los que podría contar el actual gobierno si se amplía la propuesta.

Escuchá la entrevista completa:

Carlos Rozansky, ex juez de la Cámara Federal y ex presidente del Tribunal Oral en lo Criminal Federal número 1 de La Plata.

Se ponen en marcha los intentos de Reforma Judicial

“En el ‘lawfare’ no importa nada. No importan los razonamientos, porque son operaciones que no requieren realidad alguna, la realidad la construyen ellos, es parte del plan de la guerra jurídica y actúan en consecuencia. Ellos reproducen aquello que Kafka contaba a manera de ficción sobre un tipo de justicia muy parecida”.

“La propuesta de la creación de una Comisión Bicameral es excelente porque es inobjetable. Al único que no le puede gustar eso es al que pierde privilegios, a los delincuentes. Por eso la Asociación de Magistrados salta en estos días con tanta furia, porque son precisamente la gente que defiende sus privilegios. Creo que la Comisión Bicameral es una excelente iniciativa pero también hay que tener en cuenta que esto no podría nunca alcanzar, porque estamos hablando de una institución de la envergadura del Poder Judicial, que ha venido teniendo poder durante casi 200 años y que no la vas a desbandar con una Comisión Bicameral. Es la suma de decisiones la que va a permitir un cambio real“.

“Al único que no le puede gustar una Cáma Bicameral es al que pierde privilegios, a los delincuentes”

“Descartaría cualquier posibilidad de autodepuración, eso es imposible. Ninguna institución en la historia se autodepura. Hay impedimentos técnicos que tienen que ver con la esencia de la institución. Entonces si el Poder Judicial se mantiene durante 170 años con su sector central reaccionario y conservador, esos no se van a despertar un día diciendo ‘tenemos que cambiar‘. Al tratarse de una gestión estructural de una institución, la forma de encararlo tendría que ser, no desde adentro, porque eso es imposible, sino desde afuera con un abordaje multidisciplinario, y eso traducido se llama ‘análisis institucional’. No se va a encontrar en ningún lado que se hable de eso porque las instituciones no quieren, están atravesadas por fenómenos muy tremendos, fundacionales, miedos, y violentos, y eso es lo que genera la imposibilidad de cambio. Por eso hay que intentarlo desde afuera con este abordaje que yo propongo pero que resulta muy difícil sino tiene las decisiones políticas necesarias”.

Los aliados de Alberto Fernández

Alberto Fernández en el discurso del día lunes mostró que sí quiere apretar el botón, el tema es cómo. Volviendo a Cristina, propuso la democratización de la Justicia a partir de un proyecto de ley extraordinario que el Congreso de la Nación aprobó. Yo estaba el día que lo presentó en la Cámara de Diputados y fue muy emocionante, porque yo tenía plena conciencia de que eso significaba un cambio revolucionario, que esa ley contenía una norma por la cual los integrantes de tres corporaciones que están en el Consejo de la Magistratura  (académicos, jueces y abogados) iban a ser elegidos por el voto popular. Esta historia terminó con que el Congreso la sancionó, la presidencia la promulgó y la Corte Suprema de un plumazo, tomando champagne, la declaró inconstitucional“.

“La fuerza extraordinaria de Alberto y Cristina está en el pueblo argentino, es la suma de decisiones la que va a permitir un cambio real en el poder judicial”

“Con esta experiencia, si en continuidad con el discurso del día lunes, Alberto Fernández propone una modificación de la cantidad de miembros de la Corte Suprema -que se hace por una simple ley del Congreso-, aumentás los miembros de la Corte en manera significativa con lo cual extraditás a los cinco personajes que hoy la están integrando. Ya das un paso enorme para el saneamiento. Al mismo tiempo denunciás a los cinco miembros de la Corte, razones hay de sobra.

“Todo tiene un hilo conductor, porque Gils Carbó, Luis Arias, toda la gente que le pasaron estas cosas tienen un hilo común. Hay diferencia en los casos, porque en mi caso era porque estábamos avanzando en los juicios hacia los cómplices civiles de la última dictadura, y la otra puntual fue la necesidad de liberar a Fariña que estaba preso para que incrimine a Cristina. Por eso Fariña le pide a Garavano en una reunión con su propia abogada, declarado por la abogada bajo juramento, que yo sea separado. Garavano le dijo ‘que se quede tranquilo‘, que me iban a separar. Cuando yo hablaba de abordaje me refería a un abordaje interdisciplinario, vos no podés modificar una institución como el poder judicial con una estructura central corrupta, conservadora, reaccionaria, fascista y sectaria, y en última instancia de clase, con un decreto, con una sola resolución. Esto tiene que ver con una visión más en perspectiva que no la tiene el Derecho solo, que no la tiene la Sociología, la Psicología o la Antropología solas, sino que tiene que ser interdisciplinar y desde esa mirada se puede estudiar cualquier razón”.

Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner en la Apertura de Sesiones Legislativas 2021.

“El gobierno en la oposición no tiene aliados, en la familia judicial tiene un sector que es el sector que no es corrupto, el sector decente, pero si no hay una convocatoria específica no lo van a hacer porque tienen miedo, o porque no se animan o porque no tienen la fuerza suficiente. La fuerza extraordinaria de Alberto y Cristina está en el pueblo argentino, porque el 89 % de la población descree de su Justicia aproximadamente; sin embargo a Alberto y Cristina los votaron el 49 %. Por lo tanto si hubiera una decisión que fuera acompañada con medidas más amplias de sanear ese corrupto poder judicial, el apoyo popular sería mucho mayor incluso que quienes han votado esta fórmula“.