sábado, noviembre 17, 2018
Escritor: Pablo Román Malizzia Lo decidido por el Congreso Confederal de esa misma tarde había sido un balde de agua fría para la inmensa mayoría. La CGT había decidido no adelantar la huelga, manteniéndola recién para el día 18. Desilusionados,...
“Llora, llora Urutaú, en las ramas del Yatay. Ya no existe el Paraguay, donde nací como tú..." Carlos Guido y Spano La panza de Ramón hacía ruido, mucho ruido. Había comido poco y nada en los últimos seis días, y eso...
“Prestarás entonces a muchas naciones, mas no tomarás prestado; tendrás dominio sobre muchas naciones, pero sobre ti no tendrán dominio.”   Deuteronomio,15:6 —Este es el mejor bourbon que he probado, Paul. —El mejor de Kentucky, su Señoría. —Vamos, creo que a esta altura puedes llamarme Tom. —Muy...
Otra vez la misma sensación terrible, después de tantos años: la de estar sumergido en medio del río tratando de dilucidar dónde era arriba y dónde era abajo, y el brazo fantasma le volvió a quemar. En el ‘bunker’...
Los largos años de la guerra infructuosa, el peso de la sangre y de los muertos, la vejación espiritual de los traidores, la victoria que se escapa al alcance de los dedos, todo el pasado que cargaba sobre los hombros quien otrora fuera el Protector de los Pueblos Libres parecía ahora otorgar una tregua al atribulado corazón de Artigas.
La Casa Rosada eructó una bola de fuego que se convirtió en columna de humo negro.
Grandes empresas, empresarios poderosos, narcotraficantes, políticos y faranduleros habían utilizado los servicios ilegales de ese banco para lavar dinero y fugar cientos de miles de millones afuera del país, en una verdadera asociación ilícita en contra del Estado Nacional