Un suicidio con olor a apriete.

Entrevista: Julián Saud y Juan Carlos Romero López.

En el marco de la muerte del joven jujeño, sobrino de un preso político de la Tupac Amaru, que previamente había denunciado presiones para prestar falso testimonios contra Milagro Sala; #NoNosQuedaOtra dialogó con Gabriela Pickman, editora del portal “El submarino de Jujuy”, a fin de entender mejor la situación en la provincia. La periodista aseguró que hay expectativas en la investigación de la causa y reveló que hay ocho penitenciarios detenidos, entre ellos, el vice director de la institución. “La medida se tomó por una serie de irregularidades. Primero las autoridades del penal demoraron tres horas en dar aviso a la fiscalía de lo que estaba ocurriendo; y esto era nada menos que tenian un joven muerto en una celda. Después, cuando llegó el ayudante del fiscal, le dieron explicaciones confusas. Y además está el tema de la represión, que no se comprende, porque no está claro cómo se inició y cuáles fueron los hechos. Eso es lo que el fiscal quiere investigar y por eso ordenó las detenciones”.

La editora aseguró que, pese a los disturbios de ayer y al gran operativo policial que la rodea, la cárcel funciona con normalidad. Asimismo, reveló que existe una alejamiento por parte de la policía provincial con el gobernador y que, si bien todavía falta que la investigación avance como para determinar si el supuesto suicidio del joven tiene relación con las amenazas denunciadas por su tío, no quedan dudas de que Morales ha perdido las riendas de las fuerzas de seguridad. “Hay algunos testimonios de familiares de otros detenidos que fueron a ver cómo estaban las cosas; y hay mucha tensión porque hay internos que fueron heridos ayer en este supuesto motín que ocurrió. Hubo balas de goma, golpes y hay un par de presos que fueron trasladados al hospital con fracturas. Me parece importante señalar que ya había una tensión de base, porque las fuerzas de seguridad y penitenciarias hicieron la semana pasada a través de sus familiares, una movilización por mejoras, como aumentos de sueldo y una serie de cuestiones que, hasta donde sabemos, no han tenido respuesta todavía. Así que ahí hay otro problema. Por otro lado, en ese mismo penal se encuentra detenido el tío del muchacho cuya muerte se investiga. Si bien es difícil separar las cosas, sería muy arriesgado ligar la muerte del joven con la situación de los presos políticos. Lo que sí se pone de manifiesto es que hay al menos una situación de falta de control político de lo que ocurre dentro de las cárceles. Y esto es preocupante”.

Con respecto a la situación social que se vive en la provincia, planteó que la misma oscila entre el terror y una falsa sensación de libertad. “En principio lo que se puede decir es que hay mucho temor en jujuy.  Hay miedo en general, aunque por momentos no pueda saberse bien a qué. Por un lado están los que temen preventivamente a los Tupaqueros; y por otro los que se encuentran aterrados porque la persecución a los militantes es ostensible, porque aunque traten de esconderla, se conoce y se sabe. También hay una falta de apego a ciertas cuestiones vinculadas con los derechos y su ejercicio en ciertos sectores de la sociedad, que es el que hoy celebra que puede andar tranquilo por la calle porque no hay cortes ahora que Milagro Sala está presa. Lo que por otra parte no es verdad, porque ayer mismo el Perro Santillán, titular del sindicato de municipales, que tiene sus propias lineas de negociación con el gobierno, hizo un corte de ruta en la zona de Ledesma. Y también lo han hecho el sindicato de azucareros de Ledesma y la gente de la economía popular. Entonces se instaló en el imaginario, que por lo menos por el centro de Jujuy se puede caminar tranquilo, lo que no es verdad”.

Antes de despedirse, Pickman señaló que los reclamos de los organismos supranacionales no le desvelan al gobernador de la provincia, pero sí empiezan a horadar la imagen del Gobierno Nacional. Y la relación con éste es clave para la administración jujeña. “Los posicionamientos internacionales no les han movido el amperímetro. Lo que sí le preocupa a Morales es su relación con la Nación. Jujuy es una provincia dependiente en términos de recursos económicos y esto no es nuevo sino que es una situación que se da hace rato por una cuestión de matriz productiva. Todos los meses el gobierno de la provincia recibe directo de Buenos Aires, dinero para pagar los sueldos. Entonces la filtración nacional y ahora la internacionalización del problema, por supuesto que le trae sus dificultades a la hora de disponer de esos recursos, no tengo dudas”.

Escuchá la entrevista completa acá.